BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 26 de julio de 2017
COYUNTURA
Números rojos
Crece la preocupación en la administración de Mauricio Macri por la delicada situación fiscal. El equipo económico comenzó a analizar todo el cuadro fiscal para tomar algunas decisiones.
18 de diciembre de 2016
La situación fiscal del país comienza a ser un frente de tormenta cada vez más grande para el Gobierno y un punto de gran temor para la llegada de inversiones.

Tanto en Casa de Gobierno como en el propio Ministerio de Hacienda son conscientes de que el déficit fiscal se ha disparado más de lo que se había calculado y por eso, el presidente Mauricio Macri dio la orden en los últimos días de buscar la forma de mejorar el balance de las cuentas públicas hacia el corto plazo.

Hay que considerar que tal como ha sido la evolución de Tesorería aparece difícil poder cumplir con la pauta de déficit fiscal del 4,8 por ciento del PBI para este año.

Este panorama se da en medio de la gran discusión por el tratamiento de las modificaciones del impuesto a las Ganancias que pesa sobre los trabajadores y que implicaría, según diversos analistas, imposible de poder cumplir con la pauta de déficit fiscal del 4,2 por ciento establecida para el año 2017.

Algunos números concretos dan cuenta de la situación. En los primeros nueve meses del año, el déficit del balance de las cuentas públicas fue de 184 mil millones de pesos, es decir, casi un 32 por ciento más que en el mismo período del año pasado.

Esos números son los que provocaron enormes luces de alerta en la Casa Rosada, las cuales se agigantaron tras la aprobación que hizo la Cámara de Diputados del proyecto de Ganancias que llevó adelante el Frente Renovador, el Frente para la Victoria, el bloque Justicialista y otros espacios políticos de la oposición.

De allí es que en las últimas horas se fueron sucediendo puertas adentro del equipo económico intensas reuniones para analizar todo el cuadro fiscal y empezar a tomar algunas decisiones.

Uno de esos funcionarios lo explicó con claridad. “Está claro que tenemos que empezar a disminuir el nivel del aumento del gasto público. El punto central es donde empezamos a recortar o a restringir, porque sin dudas, que en cualquier lugar que uno recorte el Presupuesto va a tener un conflicto, que en muchos casos podría ser severo”, admitió el funcionario del Palacio de Hacienda.

Por el momento, lo que se está efectuando es generar líneas de recorte de gastos en aquellos sectores menos sensibles.

Uno de esos sectores es el gasto destinado al personal en el exterior, de embajadas y consulados, como también habría recortes en lo que hace a partidas de presupuesto para bienes y servicios en determinadas áreas del Estado.

Igualmente, otro funcionario de Hacienda fue categórico al concluir que “teniendo en cuenta que en 2017 hay mucho en juego, el gran ajuste va a tener que concretarse en 2018”.