BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 25 de mayo de 2017
ENTREVISTAS
Representantes de un Congreso distinto
El senador Federico Pinedo y la diputada Graciela Camaño fueron los ganadores del Premio Parlamentario en el Senado y Diputados, respectivamente. Y ante Parlamentario detallaron las sensaciones y el balance que les ha merecido este año tan especial y diferente a los que venían dándose en el Congreso de la Nación.
18 de diciembre de 2016
Por Agustín Alvarez Parisi

Propios y extraños coinciden en que el año que está por concluir fue bien distinto a los que todos estaban acostumbrados en el Congreso de la Nación. Producto de las elecciones, ya no hay un oficialismo mayoritario que puede hacer y deshacer a su antojo, sino que debe consensuar con la oposición en todos los proyectos. Y los ganadores de los Premios Parlamentario en ambas cámaras son justamente actores principalísimos de esas negociaciones. La diputada Graciela Camaño, en su rol de jefa del bloque massista de la Cámara baja, que a su vez fue una de las llaves que le permitió al oficialismo abrirle paso a las leyes que necesitaba; y el senador Federico Pinedo, presidente provisional de un Senado donde el oficialismo es clara minoría y por lo tanto hace falta una muñeca muy especial para timonear las negociaciones.

Y fue un año especial donde brilló el consenso en el Congreso, aunque el choque del final por el tema Ganancias opaque esa visión. “Al final estamos desbarrancando”, se lamenta el senador macrista, algo que la diputada rechaza y da sus argumentos en contrario.

Parlamentario los reunió y dialogó con ellos a fondo, del premio, del año que concluye, de lo que vendrá, y por supuesto del conflicto por Ganancias.

- En su trayectoria como legislador siempre –salvo un año– estuvo entre los diez más laboriosos. Y este año obtiene por primera vez el Premio Parlamentario como el “senador del año”. ¿Qué significa este premio para usted?

FEDERICO PINEDO.- Nunca lo había ganado, supongo que más que a mis aptitudes, obedece más a mi función actual, que es más visible. La verdad ha sido un año muy intenso donde hemos aprobado muchísimas leyes y todas han sido de mucho acuerdo, con muchas modificaciones y con mucha búsqueda de la mirada del otro, así que hubo mucho trabajo.

- De todos los legisladores nacionales usted es la más ganadora -cinco veces ha obtenido el Premio Parlamentario-. Ya había superado a un reconocido y recordado dirigente del peronismo, Antonio Cafiero, que obtuvo esta distinción tres veces. ¿Cómo recibió la noticia de esta nueva distinción?

GRACIELA CAMAÑO.- Yo no voy a ser tan modesta con el senador Pinedo, que es un hombre muy humilde: a mí me encanta recibir el premio, los tengo en mi oficina, los exhibo, exhibo cada plaqueta, cada medalla que me entregan porque es gratificante el reconocimiento. A mí, la actividad parlamentaria me apasiona, y supongo que eso se evidencia y que una vez al año lo gratifiquen distinguiéndolo, para mí es un honor y una enorme satisfacción, a mí me gusta mucho recibir este Premio Parlamentario.

- ¿Considera que esto es un premio a dilatada labor legislativa?

GC.- Sí, a mi trabajo, al trabajo de mis asesores, de mis colaboradores en mi despacho y que hacen posible que yo pueda exhibir trabajo, conocimientos, etcétera, porque uno no sabe todo, entonces necesita de gente que sabe más que uno y que son nuestros asesores y es nuestro equipo que nos sostiene. Y también a mis compañeros de bancada, porque supongo que este año al tener la posibilidad de presidir el bloque del Frente Renovador y a pesar de que esto significa un gran sacrificio de trabajar para el conjunto, mis compañeros también tienen que ver en toda la tarea que se hizo.

- ¿Cómo se trabajó este año en el Parlamento?

GC.- Este año ha sido algo totalmente distinto el trabajo en la Cámara de Diputados, porque al no haber una mayoría automática, se requiere de consenso y de diálogo en búsqueda de las mejores leyes. Entonces eso genera que todos seamos útiles, que todo lo que pensamos y que podamos aportar se pueda ver traducido en lo que finalmente es la producción legislativa, y que es la sanción que nosotros damos en Diputados.

Ha sido un año distinto, porque además tenemos un presidente de la cámara muy respetuoso y realmente los temas se debaten, y creo que todo esto genera que sea gratificante venir a discutir al Congreso.

- Senador Pinedo, ¿cuál es el balance de este año legislativo 2016?

FP.- Sí yo fuera más peronista de lo que soy, diría que recibimos de la Cámara de Diputados 21 proyectos de ley del Poder Ejecutivo con media sanción y en el Senado le dimos sanción plena. Tratamos temas muy importantes, hicimos un gran trabajo y un ejemplo de colaboración entre la oposición y el oficialismo, porque la oposición ha sido realmente constructiva este año hasta el final… aunque al final estamos desbarrancando…

- ¿Qué rol le asigna en todo esto al presidente del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, teniendo en cuenta que este bloque tiene amplia mayoría en el Senado?

FP.- A mí me gusta la imagen de Pichetto, que dice que el peronismo es por un lado los gobernadores y algunos intendentes, o sea el poder territorial, y por otro la CGT. Simplificando dice eso y él tiene que conducir un bloque muy heterogéneo y con un sector ultrakirchnerista que tiene posiciones muy distintas de las del bloque en general. Han sido importante él y otros senadores que han sido muy importantes en sus materias, como (Juan Manuel) Abal Medina en Presupuesto, (Rodolfo) Urtubey en Acuerdos, (Pedro) Guastavino en temas penales... Precisamente este año se ha trabajado intensamente en temas penales; Diputados trabajó mucho en esta materia y nos envió muchos proyectos al Senado. Pero me parece que Pichetto ha tenido una tarea muy ardua, muy difícil. Debo decir también que han trabajado otros presidentes de bloques.

- En muchos proyectos de ley el Frente Renovador, con Sergio Massa a la cabeza y usted también, apoyó al oficialismo, que siendo minoría en ambas cámaras logró que se aprobaran muchas leyes importantes. ¿A qué atribuye esto?

GC.- Creo que tiene que ver con la responsabilidad democrática, y en esto Sergio (Massa) tiene una formación distinta a lo que arrastramos muchos años y entonces tenemos las mochilas con más resentimientos. Uno lo ve también en mucha gente joven: tienen una visión distinta, tienen una manera de relacionarse y de establecer diálogo. Creo que Sergio ha decidido formar parte de un país distinto que incluso lo puede encontrar como protagonista principal en algún momento de su vida, porque precisamente es joven y tiene de alguna manera una carrera cuidada y que la va a seguir cuidando.

- ¿Usted siente que el Frente Renovador tiene la llave para que el oficialismo pueda aprobar una ley o para trabar su aprobación?

GC.- Esta circunstancia electoral del 2015 nos dejó un mapa y una realidad, y hay que asumir responsabilidades y las responsabilidades tienen costos. Cuando uno asume una responsabilidad hay gente que le gusta y gente que no le gusta. Nosotros creemos que hemos pagado un costo político por haber decidido acompañar desde un lugar que no fue un lugar cómodo, porque fue un lugar que a nosotros nos exigió mucha negociación con el oficialismo. Pero además le dimos a una metodología de negociación que no existía en la Cámara, que era la posibilidad de que se comprendiera que todos representamos algo que dijimos en la campaña y que por lo tanto así como es lógico acompañar aún con modificaciones los proyectos del Ejecutivo, resulta lógico pedir que se acompañe aquellos temas en los que nosotros tenemos compromisos.

- ¿Cuáles por ejemplo?

GC.- Por ejemplo el tema de la seguridad que es lo que de alguna manera hace que haya una buena producción legislativa en materia de derechos de víctimas, ley de armas, extinción de dominio, corrupción, es decir una serie de temas que formó parte de la negociación parlamentaria la posibilidad del tratamiento. Y esa es la magia de la composición de la Cámara de Diputados que no solamente produce legislativamente los temas que trae el oficialismo. Nosotros con Federico (Pinedo) participamos juntos en una estrategia para tratar de contener que la Cámara de Diputados solo tratara los proyectos que venían del Poder Ejecutivo. Aquello que no había que tocar, que modificar, que no se podía cuestionar, que se buscaban argumentos de los más variados y que finalmente en el análisis político que tiene que dar la Cámara de Diputados se les advirtiera la inconstitucionalidad de muchas de las normas que se estaban tratando. Pero como en el oficialismo no existía el análisis y existía el gran número, existía mayoría, las cosas pasaban y después la justicia tenía que declarar la inconstitucionalidad de algunas leyes como algunas veces ha sucedido. Creo que lo virtuoso de la composición de la Cámara ha sido eso.

- ¿Esa es la diferencia con el Gobierno anterior, que tenía mayoría en el Parlamento?

GC.- Exactamente, esto tiene el virtuosismo del trabajo, pero también tiene como correlato la responsabilidad y en esto un poco haciendo hincapié en esto que dice Federico, que al final desbarrancamos, yo creo que no desbarrancamos. Creo que en esto de representar intereses quienes hemos dicho que el salario no era ganancia, teníamos la responsabilidad de que este año se resolviera el tema. Sinceramente lo digo, nosotros lo que advertíamos era que el oficialismo no iba a resolver este año al tema de Ganancias.

- ¿Y todo lo que venía diciendo no pasó con el proyecto de Impuesto a las Ganancias?

GC.- Nosotros no hemos sido convocados, a diferencia de otras leyes en donde cuando ingresaba un proyecto del PE, inmediatamente nos poníamos a trabajar en conjunto. Nosotros esperamos, llamamos, preguntamos qué van hacer, les dijimos trabajemos juntos, y no tuvimos respuesta. Entonces tuvimos que responsablemente buscar otras alianzas para tratar esa ley, pero esto no quiere decir que estemos parados en otro lado. Nosotros estamos parados en el mismo lugar que estábamos y de hecho vamos a abordar la agenda que el Ejecutivo envió a extraordinarias y lo vamos hacer como lo hicimos hasta ahora.

- El acuerdo del proyecto de Ganancias que se logró aprobar en Diputados fue con el alineamiento de todos los sectores del peronismo. ¿significa que van en busca del poder?

GC.- Dejemos en claro lo siguiente: hubo 140 diputados que votaron a favor del dictamen y que no solamente tenían que ver con el peronismo; hubo otras expresiones políticas que acompañaron el dictamen y esto tiene que quedar claro. El hecho de que nuestro interbloque haya planteado con mucha vehemencia al oficialismo la necesidad que se discuta en este año este tema tiene sus razones. Lo que le dijimos al presidente de la cámara, al presidente de Cambiemos y al presidente del Pro, es que lo que advertíamos era que este tema no podía pasar a febrero, porque si esto ocurría condicionaba toda la discusión paritaria. No queremos que la discusión paritaria que tienen que ver con la recuperación del poder adquisitivo del salario choque siempre con una estrategia que ya tenía el Gobierno anterior, y que ya tuvo este Gobierno a principio de año, que era el Impuesto a las Ganancias en el medio como terciando para poner techo. En esto no hubo comprensión, por eso nosotros antes que terminen las ordinarias hicimos un acuerdo con los socialistas, con el FAP, con el GEN, con los justicialistas que preside el diputado (Oscar) Romero y con el Movimiento Evita que preside el diputado (Leonardo) Grosso. Con este grupo nosotros pedimos la sesión extraordinaria; luego el Frente para la Victoria advirtió que iba a participar porque también tenía interés y entonces teníamos el número para la sesión especial antes que comiencen las extraordinarias.

- ¿Qué pasó luego?

GC.- Vinieron al Congreso los ministros (Rogelio) Frigerio y (Alfonso) Prat-Gay, y con ellos hicimos una reunión, que fue todo público, y en esa reunión ya se sentó a la mesa el Frente para la Victoria y hubo un compromiso por parte de Cambiemos de traer el tema a extraordinarias y llegar al día 6 de diciembre con el dictamen al recinto. Cumplimos todos, cumplió el oficialismo, a pesar de que no buscó consensuar con todos los bloques con los que siempre logra acordar y a pesar de todo esto se realizó la sesión. Lo que sucedió en el medio de la sesión es que la estrategia iba a que no hubiera ley, entonces cuando nosotros advertimos esto y vemos la predisposición del Frente para la Victoria de actuar responsablemente, fue así que llegamos a tener los 140 votos. No hay ningún otro misterio.

- Daría la impresión que, ya pensando en las elecciones del año que viene, el peronismo se encolumna detrás de la figura de Sergio Massa en busca del poder…

GC.- Mire, hay dos cosas: primero, no nos busquen para conspiraciones porque no estamos para eso. Con un liderazgo de 43 años, es una estupidez suponer que vamos a suicidar ese liderazgo en ese tipo de cuestiones. Y en segundo lugar, tampoco nos busquen para enemigo, para la pelea se necesitan dos y nosotros no estamos para la pelea, nosotros estamos para la construcción del país.

Y el tema del liderazgo joven no es un tema menor, Sergio tiene el mundo por delante, entonces bajo ningún punto de vista a nosotros nos van a ver cometer ese tipo de errores, ni de falta de responsabilidad, ni de conspiraciones, ni de ninguna de esas estupideces que por ahí se elucubran en algunos laboratorios de consultores, no estamos ahí. Nosotros hemos demostrado que en la vida democrática nos comportamos democráticamente y tratando de representar los intereses de las personas que nos votaron, nada más que eso, porque a nosotros también nos votaron. Y también nos votaron por lo que dijimos, por lo que prometimos que íbamos hacer. Entonces no pueden ofenderse cuando vamos a la búsqueda de eso que prometimos.

- El presidente Macri manifestó que hubo irresponsabilidad al aprobarse el proyecto de la oposición de Ganancias…

GC.- Obviamente que no voy a compartir esa conceptualización, el proyecto del Ejecutivo ingreso sin financiamiento. Cuando pedimos la sesión especial, nosotros planteamos un techo para Ganancias, un piso y plantemos fundamentalmente financiamiento. Usted podrá discutir si nuestros números son más finos o más gruesos, pero dijimos claramente el sector del juego, el sector de determinados sectores financieros, el sector de las retenciones mineras, incorporamos a los nuevos jueces de acuerdo con la acordada de la justicia, hay una ley que dice que los jueces tienen que pagar Ganancias y hay una acordada que dice que no porque nuestros sueldos son intangibles, pero aparentemente los nuevos magistrados pueden pagar, por eso resolvimos ese tema y los incorporamos. Y después está el tema del consumo que produce haberle puesto un tope de 44.000 pesos, que sinceramente creo que es un tope moderado. Nosotros no creemos que sea ni poco ni mucho, creemos que es algo responsable.

El presidente en un sistema democrático puede decir lo que quiere y ahora queda el examen de la Cámara alta, que es tan importante porque en ella está representado el interés de los estados provinciales. Pero cuando las cosas llegan a esta cámara, más allá del comentario político no me tengo que meter más por respeto a los senadores.

- ¿Cuál es su mirada en torno a este tema?

FP.- Valoramos la otra mirada, pero la mirada nuestra es que la Argentina está pasando por un momento muy difícil y el Gobierno en lugar de ir a una estrategia justa y de shock, decidió ir despacio con un nivel de gasto elevado para que la economía no se desbarrancara. El Gobierno tiene que cuidar los números, porque lo que creo que hemos evitado este año es un colapso como podría haber sido el de las hiperinflaciones o el de 2002. Creemos que hay que ir despacio, en forma gradual y ser prudentes, y por ahí uno no puede hacer todo lo que quiere en un año, entonces tiene que hacerlo en un poco más de tiempo y esa es nuestra mirada.

- El Gobierno impulsó con mucha fuerza una reforma electoral, pero el proyecto quedó trabado en el Senado. ¿A qué lo atribuye?

FP.- Creo que siempre hay resistencia a los cambios y la reforma electoral, es un tema que les preocupa mucho a los políticos. Me parece que en el Senado se juntaron dos líneas: una muy enemiga del Gobierno, que vota todo en contra de lo que el Gobierno busca y que es el kirchnerismo más extremo, y otra de algunos dirigentes provinciales que quieren seguir con el mismo sistema. Entonces esa conjunción de intereses paralizó por el momento la reforma electoral, pero nosotros creemos que la reforma sigue y creemos que en algún momento ser va a aprobar, así que vamos a seguir trabajando en eso.

- ¿Se terminó la luna de miel con la oposición?

FP.- La verdad que no, tengo que reconocer la responsabilidad de la oposición durante todo el año y no vi dirigentes opositores que trabajaran en contra de la Argentina, más bien lo contrario. Así que no creo que eso cambie radicalmente el año que viene.

- La economía no arranca, hay despidos, cayó el consumo y no vienen inversiones. ¿Por qué pasa todo esto?

FP.- Y porque estamos en el proceso de dar vuelta la página. Por suerte no hay ningún analista serio que diga que el año que viene no vamos a crecer, todos están de acuerdo que próximo año vamos a crecer y que se van a generar empleos y eso es dar vuelta la página, porque venimos de cinco años que la Argentina no crece y no genera empleos en el sector privado. Creo que el sufrimiento de este año va ser la base del crecimiento.

- Felipe Solá disparó duras críticas contra el presidente Mauricio Macri por el decreto que permite a familiares de funcionarios poder ingresar al blanqueo de capitales. ¿Cuál es su opinión en torno a este tema?

FP.- Está claro que lo que el Congreso buscaba era que no pudieran blanquear los parientes de funcionarios. Lo que hizo el Ejecutivo es interpretar que si había bienes anteriores al día en que alguno de la familia paso a ser funcionario eso debía estar afuera de la prohibición. Porque está afuera del objetivo del Congreso evitar el contubernio entre los funcionarios y sus parientes mientras son funcionarios obviamente. Eso fue lo que dijo el Ejecutivo, lo que obviamente está sujeto a debate y a discusión.

- ¿Cómo observa el panorama de las elecciones intermedias del año que viene?

FP.- Nosotros creemos que hay que interpretar las necesidades de una enorme mayoría de argentinos que no se ocupa de los acuerdos de los dirigentes políticos, que están en la vida diaria en sus trabajos con su familia, con sus problemas Creo que hay que ser fiel a eso y buscar soluciones a problemas muy serios que hay. La política muchas veces es un programa de necesidades y me parece que tiene que pasar a ser un programa de soluciones. Y esas soluciones hay que buscarlas con realismo y con buena fe sobre todo. Creo que vamos a poder desarrollar un año constructivo el año que viene a pesar de la competencia electoral. No veo una cosa dramática el año que viene cada uno tiene su representación, nosotros estamos haciendo un cambio importante respecto al kirchnerismo en muchas materias, empezando por decir la verdad y de ahí en más reconocer los problemas que tenemos y ver cómo los podemos solucionar en conjunto.

- ¿Cuál es balance de un año de gestión de Mauricio Macri?

GC.- Considero que como todos los gobiernos tiene sus claros y sus oscuros. A mí a veces me enoja cuando el oficialismos se parece al kirchnerismo, eso sí me enoja.

- ¿En qué se parece?

GC.- Se parece en algunas cosas cuando construye relato, es horrible, cuando tiene memoria selectiva, nombró (en Mendoza ) funcionarios kirchneristas al lado de Cornejo que fue el gobernador que promovió el radicalismo con el kirchnerismo, olvidándose que su embajador en Estado Unidos fue el ministro de economía del kirchnerimso y la enorme cantidad de funcionarios que tiene este Gobierno que provienen del Gobierno anterior. Ese tipo de chicana es lo que le baja la estatura ya ni a la fuerza del Gobierno sino al propio presidente, no lo puede decir él.

- ¿Eso sería parte de lo negativo y habría algo positivo para destacar?

GC.- Algo que me parece que el Gobierno ha acertado y hay que reconocer el mérito es el tema educativo, porque por primera vez en el país han comenzaron las clases y no hemos tenido el grado de conflictividad constante en todas las provincias. En este país hubo provincias que no comenzaron las clases hasta mediados de año. Entonces en esto hay un mérito en la gestión, y no es un tema menor porque a veces la tormenta de la política nos hace olvidar las cosas importantes. Fundamentalmente se pone en la mesa de discusión lo económico y en realidad tendríamos que poner más énfasis en la educación saber cuál es el norte en materia educativa, creo que ahí no se equivocó. Sí critico mucho y ahí tienen otro funcionario que estaba en el kirchnerismo, el ministro de Ciencia y Tecnología. Lo critico mucho porque ese fue un tema muy fuerte de Cristina Kirchner y lo llevó bien y parece ser que tener el mismo funcionario no es lo mismo si no tiene los mismos recursos y si no hay una política con una mirada a lo científico. Nosotros tenemos una producción científica impresionante en la Argentina y me ha dolido tanto escuchar al ministro decir que se tienen que ir los científicos como lo dijo en la comisión de Diputados, porque le faltó decir “a lavar los platos”... Decir que un científico es más importante porque publica en MasScience el mismo día que teníamos dos científicos publicando en MasScience dos cosas absolutamente novedosas, ni siquiera tomarse el trabajo de ver de qué nuestros científicos están trabajando, están publicando.

- ¿Qué habría que hacer?

GC.- Creo que hay que ponerle el acento el tema de ciencia y tecnología. Y hay dos cosas que van medio emparentadas, que son educación y ciencia y tecnología, donde yo tengo un balance al final del año totalmente distinto. Creo que en materia educativa ha habido un compromiso y lo que se ha hecho con las provincias, que no tengamos ese tremendo dislate de tener los chicos fuera del colegio; se ha trabajado en el tema de la sala de tres, que no es un tema menor, por más que critiquemos el tema del financiamiento, que lo criticamos para tratar de mejorarlo, pero el tremendo y profundo fracaso en ciencia y tecnología.

- ¿Cuál es el balance que usted hace de su Gobierno?

FP.- Creo que es un gobierno que tomó la presidencia con la necesidad de pagar este año una deuda de 47 mil millones de dólares y no tenía crédito el país. Finalmente pagamos 47 mil millones de dólares. Una Argentina que tenía el 30 por ciento de pobreza, 30 por ciento de inflación, 6 por ciento de indigencia 9 por ciento de desocupación, cinco años sin generar empleos privados, cinco años sin crecer y un desajuste de tarifas que era una cosa increíble por el congelamiento durante muchos años en los que la Argentina tuvo un 600 por ciento de inflación y que no se tuvo en cuenta. Con todo ese conjunto de situaciones, lo más previsible era que chocáramos contra el piso y no solamente no se chocó, sino que empezamos entre todos los partidos del Congreso a estabilizar el avión y esperamos que estemos en condiciones de ascender de ahora en más. Considero que fue un año duro, pero un año de verdad, pero la verdad a veces es dolorosa y es lo que pasamos. Y si el año que viene crecemos como todos dicen vamos a haber dado vuelta la página, así que va ser recordado como un buen año.

- Desde algunos sectores de la oposición dicen que Macri gobierna para los ricos…

FP.- Decían que el presidente iba a eliminarlos planes sociales y en realidad aumentó los planes sociales, hubo aumentos importantes. Aumentos de la AUH a un millón de personas más, de asignaciones por hijo, y se estableció el pago universal a la vejez, lo que me parece que es un paso muy relevante en la Argentina. Y creo que este Presupuesto que se acaba de votar es el Presupuesto que tiene más prestaciones sociales de los que recuerdo.

Me parece que el presidente ha sido cuidadoso frente a una situación social muy comprometida y termina el año sin grandes explosiones, con mucha gente pesándola mal pero con mucha esperanza de que estamos en el camino de la mejoría y no del retroceso.

- ¿Milagro Sala es una presa política?

GC.- No, decididamente no, creo que hubo una mala actuación de la Cancillería que tiene que ponerse a tono, estos temas no hay que descuidarlos hay que seguirlos. Hay que dejar el tema donde está, que es en la justicia y tampoco vulnerar las autonomías provinciales, porque no solo estamos opinando sobre lo que decide la justicia sino que además estamos opinando lo que decide la justicia de una provincia. Que Milagro Sala ha hecho política, sí, por supuesto que ha hecho política con dineros públicos, también es cierto, y que eso ha traído consecuencias por las cuales se la está investigando, también es cierto. Que su grupo de defensores ha acudido a los organismos internaciones también es cierto y que estos organismos se han expedido también es cierto. Y acá estamos frente al problema, creo que ahí hay que tener una mejor muñeca en materia de información que se intercambie con los organismos internacionales. Considero que es una solución que los organismos internacionales puedan venir y con estos resguardos; autonomía provincial, Poder Judicial puedan hacer su tarea de vigilancia de cumplimiento de los derechos humanos.

- Algunos sectores del kirchnerismo sostienen que no se cumplieron con tratados internacionales…

FP.- El Gobierno quiere que se respeten absolutamente los derechos humanos y por lo tanto lo que ha hecho es invitar a los organismos internacionales que vengan a la Argentina y con absoluta transparencia se entrevisten con todos aquellos que tengan algo que decir, con los jueces, con los fiscales que tomen nota de las pruebas que hay y después que formen su opinión. También creemos que uno de los derechos humanos fundamentales es que exista una justicia que tienen que ser independiente y que tiene que aplicar la ley. En eso queremos respaldar a la justicia también.