BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 23 de marzo de 2017
COYUNTURA
El alejamiento de Prat-Gay tras un año económico muy duro
La salida del ministro de Hacienda y Finanzas fue sorpresiva, aunque venía barajándose desde hace tiempo. Una salida por la puerta grande.
28 de diciembre de 2016
El final de 2016 fue marcado por el sorpresivo alejamiento del ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, tras un año económicamente muy duro y con algunas señales algo más alentadoras que se empezaron a observar en el transcurso de los últimos 30 días.

En primer término, el alejamiento de Prat-Gay era algo que venía barajando desde hace tiempo, aunque nadie estimaba que se podría producir hacia fin de año.

Las elocuentes diferencias del ministro saliente con el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, con el titular de Energía, Juan José Aranguren y especialmente con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, terminaron de sellar su continuidad en el cargo.

Pero hay que considerar que Prat-Gay es muy reconocido dentro del Gobierno y especialmente por el presidente Mauricio Macri.

De allí es que se considera que es muy factible que no inmediatamente, pero quizás hacia marzo de 2017 pueda ocupar de nuevo un cargo muy trascendente en el Ejecutivo.

Su salida del Gobierno fue por la puerta grande. No sólo por las fotos del presidente Macri con Prat Gay en Villa La Angostura, sino esencialmente porque se va con el logro económico más importante después de la salida del cepo cambiario y del acuerdo con los holdouts.

Los 90.000 millones de dólares conseguidos en adhesión al blanqueo fiscal es una cifra récord que incrementa la figura del ministro saliente.

Sin dudas, que desde el punto de vista económico, el año 2016 fue marcado por una recesión complicada, tal como lo admiten en el propio Gobierno.

El año va a finalizar con una baja en el nivel de la actividad económica del orden del 2,5 por ciento, casi un punto más de lo que se había estimado en un primer momento, con un déficit fiscal previsto en 4,8 por ciento del PBI, con superávit comercial y con una desocupación en torno al 8,5 por ciento.

Esa es la radiografía central de la economía de fin de año, dentro de un contexto de una inflación más baja, un tipo de cambio estable y un nivel de reservas monetarias del orden de 37 a 38 mil millones de dólares.

Quizás el punto esencial es que a partir de noviembre la economía empezó a recuperar algo de terreno y en este fin de año se observó que el consumo de la población también empezó a mejorar.

En definitiva, algunos tenues brotes verdes, aunque el desafío para el Gobierno y particularmente para el nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sea darle a la economía un perfil más dinámico, con mejor balance de las cuentas públicas, mejora de los índices sociales, dentro de un año electoral trascendente como es 2017.