BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 20 de julio de 2018
NOTICIAS
El Gobierno buscará bajar la edad de imputabilidad a 14 años
Actualmente rige la ley 22.278 promulgada por el dictador Videla, que tiene como límite los 16 años. Se trabajaría en un anteproyecto y la búsqueda de consensos, y la norma sería tratada en el Congreso recién en 2018.
4 de enero de 2017
La consecuencia inmediata de toda baja de la inflación es, reconocen los políticos, que en la consideración popular el tema de la inseguridad pase al primer lugar. Esa es una máxima que no falla, sobre todo cuando hay elementos que lo justifiquen. Y se sabe que la inseguridad no da tregua.

Así las cosas, con el tema instalado en un primer lugar de la atención, frente a un año electoral el Gobierno de Cambiemos se encuentra ante la necesidad de dar respuestas, máxime cuando administra nada menos que la provincia de Buenos Aires, epicentro de la mayoría de los casos de inseguridad, y la Ciudad de Buenos Aires, a cargo ahora de la seguridad en ese distrito.

Por eso no debe llamar la atención que anuncie la intención de tratar una reforma del régimen penal juvenil, atento a que la ley vigente rige desde la dictadura y hace tiempo que todo el mundo considera que amerita una modificación. Lo confirmó el ministro de Justicia, Germán Garavano, quien señaló que en la discusión “se pondrá sobre la mesa el tema de la edad de imputabilidad pero, principalmente, el tratamiento de los jóvenes en conflicto con la ley penal”.

Según informa este miércoles el diario Clarín, dicha mesa será coordinada por un representante del Ejecutivo y participarán de la misma jueces, fiscales, expertos en justicia penal juvenil, educación y salud. Se analizarán allí los resultados de las jornadas realizadas en todo el país durante el año la Subsecretaría de Política Criminal, a cargo de Martín Casares.

En ese marco se confirmó que la idea es bajar de 16 a 14 años la edad de imputabilidad, con distintas escalas según el delito cometido. Así las cosas, la pena de prisión sería sólo para los casos más graves, como homicidio, violación y delitos con armas. Se baraja además que para los casos de jóvenes entre 14 y 16 años, la carga de la prueba sea de la fiscalía para demostrar que el autor comprendía la criminalidad del acto, a diferencia de lo que ocurre en el resto de las causas. Garavano reconoció a Clarín que “la realidad demuestra que en el sistema penal tanto las víctimas como los imputados son mayormente jóvenes”, y señaló que el objetivo es que “en el futuro haya menos jóvenes en conflicto con la ley penal; que cada vez sean más los que estudien y trabajen y que sean valorados socialmente para lograr una sociedad más pacífica”.

El nuevo régimen penal juvenil buscará la reinserción de los jóvenes más que el castigo y el cumplimiento de una condena, con lo cual será tarea de la comisión analizar el tratamiento que se le dará a esos jóvenes, sin apartarse de la Convención sobre los Derechos del Niño que establece que los menores de edad deben cumplir sus penas apartados de adultos y no pueden ser castigados en ningún caso con prisión perpetua.

El Gobierno no tiene dudas de que el proyecto podrá avanzar en el Parlamento, habida cuenta de la anuencia que el tema encuentra en el massismo y el propio peronismo. En incluso el kirchnerismo, donde avanzó en 2009 un proyecto que alcanzó media sanción en el Senado, aunque luego se empantanó en Diputados. La iniciativa tomaría estado de anteproyecto a lo largo de 2017 y se debatiría en el Parlamento recién el próximo año.

“Quisimos que durante este año haya una discusión seria para que el tratamiento legislativo recién sea el año que viene, y no en un año electoral. Quisimos abrir la discusión y la comisión para que trabaje este año y recién después de las elecciones se presente el proyecto”, puntualizó el ministro Garavano en declaraciones a Radio Nacional.