BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 24 de septiembre de 2017
LEGISLATURA PORTEÑA
Crearon una red para frenar la baja en la edad de imputabilidad
Diputados porteños del FpV, especialistas y organizaciones sociales de infancia conformaron la red "Argentina No Baja", que pretende articular las voces de quienes están en contra de la medida propuesta por el ministro de Justicia, Germán Garavano.
11 de enero de 2017
Los diputados porteños del FpV, y organizaciones sociales de infancia conformaron la red "Argentina No Baja", una iniciativa que propone articular las voces de quienes están en contra de la medida propuesta por el ministro de Justicia, Germán Garavano, de bajar la edad de imputabilidad a 14 años.

La actividad se realizó en la Legislatura porteña y fue convocada por la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos y la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Casa, y conto con la presencia de los legisladores Andrea Conde, Paula Penacca, José Cruz Campagnoli. La iniciativa surgió conjuntamente con el Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (Cepoc) y el espacio de ATE Capital, entre otros espacios.

Conde explicó que “hay que separar las discusiones: necesitamos una ley penal juvenil que garantice el cumplimiento de derechos de los adolescentes, quienes de ninguna manera pueden ser juzgados como adultos” y afirmó que “un proyecto en este sentido no tiene por qué incluir la baja de la edad de punibilidad” ya que “no hay ninguna prueba de que bajar la edad mínima de responsabilidad penal sirva para mejorar la seguridad”.

En este sentido la kirchnerista expresó que “cárceles no son la solución, son parte del problema, seguridad es que nuestros pibes tengan padres y madres con trabajo y un plato de comida todos los días” y añadió que “para bajar la inseguridad, lo que necesitamos es frenar el brutal ajuste que está aplicando el gobierno, no bajar la edad de punibilidad".

A su turno, Campagnoli subrayó que “la baja de la edad de punibilidad es pura demagogia, típica de un Gobierno que estigmatiza y persigue a los jóvenes mientras saquea y empobrece al conjunto del pueblo” y destacó que “problema es el ajuste, no los pibes; los organismos internacionales sostienen que bajar la edad no soluciona la inseguridad sino que la empeora, no podemos pensar que bajar la edad de los pibes de 16 a 14 años es la solución".

Mientras que Penacca remarcó que “decimos Argentina no baja porque no queremos seguir descendiendo en el acceso a nuestros derechos” ya que “la baja de la edad de imputabilidad no es una herramienta contra la inseguridad, es una mentira más de este gobierno para ocultar sus medidas de ajuste, que generan cada vez más exclusión y nos hacen estar cada vez menos seguros".

Una de las creadoras del Cepoc , Claudia Cesaroni, aseguró que desde la organización “sostenemos que es preciso discutir un nuevo régimen penal juvenil sin bajar la edad de punibilidad, establecida en los 16 años, que es la misma edad en la que nuestros adolescentes pueden votar, trabajar legalmente y disponer de su propio cuerpo”. En este sentido expresó que “bajar la edad de punibilidad sería regresivo, y por lo tanto inconstitucional, además de hipócrita, ya que se busca castigar al eslabón más débil de la cadena delictiva, en vez de ir a las causas de por qué niños y niñas que deberían estar en la escuela, los clubes, los talleres o en sus casas, disfrutando de su infancia, se ven involucrados en situaciones dañosas para otras personas y para ellos mismos”.

“El Estado debe garantizar todos los derechos para todos nuestros niños, niñas y adolescentes, antes de buscar nuevas formas de castigar a la franja de 14 y 15 años, cuya incidencia en el delito, por otra parte, es ínfima", completó.

Una de las representantes de ATE Capital en la reunión fue Luciana Pandullo, quien aseveró que “desde ATE Niñez aspiramos a fortalecer esta iniciativa, a sumar actores y organizaciones sociales y políticas que realicemos acciones coordinadas en contra del proyecto del macrismo para bajar la edad de punibilidad por ser contradictorio a la normativa vigente y regresivo a los derechos humanos”.

Pandullo además explicó que “entendemos que el hecho de que un joven llegue a cometer un delito a los 14 o 15 años es consecuencia de fallas del Estado, de políticas públicas ausentes y organismos de derechos que no cumplen sus función así como de responsabilidades que no cumplieron el Estado, los adultos, la familia, las instituciones de cuidado, la sociedad entera”.