BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 23 de octubre de 2017
INFORMES
Cuánto hablaron los diputados en el recinto durante 2016
Apenas 11 legisladores fueron los que a lo largo del año no se expresaron nunca durante las sesiones. Como suele suceder, el titular del Cuerpo fue el que más habló en el año, pero la nota la dio el nombre de quien se ubicó en el segundo lugar, toda una novedad.
19 de enero de 2017
El año 2016 quedará en la historia por sus características especiales a nivel legislativo. Un año inédito en cuanto a la relación de fuerzas entre el oficialismo y la oposición, que contrastó claramente con lo que se daba no solo en los años recientes, sino desde la renovación democrática. Un interbloque oficialista con un número lejano incluso al quórum necesario para abrir las sesiones; un sector importante de la oposición que colaboró con el oficialismo para la aprobación de las leyes, y un núcleo duro empecinado desde el vamos en hacerle sentir al Gobierno todo el rigor posible, aunque no le alcanzara para hacerle daño con sus proyectos. Pero sí al menos se hizo notar a la hora de los discursos, con una aspereza notoria y un desfile interminable de discursos de sus miembros a lo largo de cada sesión.

Porque eso hizo especialmente el kirchnerismo a lo largo del año pasado. Sin poder suficiente para aprobar leyes que incomodaran al Gobierno, y limitado por las circunstancias para obturarlas, no dudó en anotarse en cada sesión para no pasar desapercibido y así lo muestran las interminables transcripciones taquigráficas de cada sesión. Porque si hay algo que prueba la aseveración de que 2016 fue un año de muchísimo trabajo legislativo es no solo el número de sesiones, sino la extensión de las mismas.

Porque ya está dicho que 2016 dobló en la Cámara baja el número de reuniones del año anterior, pero suele pasar en cada comparación entre los años pares y los años electorales; al comparar con 2014, el número de sesiones fue inferior -levemente- a ese año de la era K. pero una prueba de que las sesiones del año pasado fueron mucho más extensas que las de 2014 la da un hecho simple: la cantidad de palabras emitidas entre un año y el otro. Y claramente 2016 tuvo más discursos, pues hay una diferencia de alrededor de 40.000 palabras.

Es más, la marca alcanzada en 2016 es superior a todos los antecedentes, remontándonos a 2007, primer año en el que Parlamentario comenzó estas mediciones para su Indice de Calidad Legislativa.

La izquierda está de fiesta

Otro dato que habla de las particularidades especiales del año que acaba de concluir la da la participación de la izquierda en las sesiones. Sin número suficiente para incidir de algún modo en las votaciones, le alcanza para hacerse notar en cada reunión, y por cierto que lo hacen. Tan es así que entre los diez diputados que más hablaron a lo largo del año, están tres de los cinco diputados que tiene la izquierda. Además, el diputado Juan Carlos Giordano, que participó solo de las dos reuniones extraordinarias tras ocupar el lugar de Myriam Bregman, alcanzó a sumar 3.348, un número más que elevado de palabras.

Pero el dato superlativo para la izquierda es que haya podido ubicar en el primer lugar a uno de sus miembros. Pues dejando de lado al titular del Cuerpo, Emilio Monzó, fue nada menos que Néstor Pitrola el diputado que más habló a lo largo del año, con 39.738 palabras. No debería llamar tanto la atención si se recuerda que en 2014, en su debut legislativo en el Congreso, tanto él como su colega de la izquierda Nicolás Del Caño se ubicaron en el cuarto y quinto lugar, respectivamente. Ese año Pitrola expresó 32.795 palabras, aunque al año siguiente, de muchas menos sesiones, había descendido al trigésimo lugar, cuando el diputado del PO marcó 5.814 palabras.

Ya que estamos con la izquierda, en el cuarto lugar se ubicó la mencionada Myriam Bregman, que renunció el 4 de diciembre, con 36.230 palabras, y sexto se ubicó el salteño Pablo López, con 30.560.

El presidente de la Cámara

Pero salgamos de la izquierda para ir a quien se ubicó en el primer lugar de la lista. Algo que es habitual, solo alterado en 2010, cuando Agustín Rossi habló más que el presidente de entonces, Eduardo Fellner, y 2014, cuando Julián Domínguez quedó en el segundo lugar, desplazado por el radical Mario Negri. En 2016, Monzó fue por lejos el que más habló, con 78.598 palabras, y esa distancia de casi 40 mil palabras respecto del segundo podría ser una muestra más de la diversidad imperante en la Cámara baja, como así también habla de la gran cantidad de horas que insumieron todas las sesiones del año.


A lo que tenemos que agregar dos circunstancias más que engrosaron la cantidad de palabras expresadas en el año. La primera, cuando fue reelecto al frente del Cuerpo, y expresó un discurso de 1.091 palabras. La segunda, fue la verdadera razón de que Emilio Monzó haya marcado un récord, convirtiéndose en el diputado que más palabras expresó en el recinto desde que Parlamentario hace estas mediciones. Fue cuando la oposición impuso su proyecto sobre el impuesto a las Ganancias, y se realizó la engorrosa lectura del proyecto para la votación en particular, que estuvo a cargo del secretario Parlamentario, Eugenio Inchausti, primero, y luego la prosecretaria, Marta Alicia Luchetta. Promediando la lectura por parte de esta última y apurado por concluir la sesión, Monzó pidió permiso para continuar leyendo él y lo hizo a una velocidad envidiable: esa lectura insumió nada menos que 38.668 palabras, y fue entonces la causa central para haber registrado una marca que será muy difícil de superar.

Otros diputados que presidieron las sesiones fueron, en primer lugar después del macrista, la radical mendocina Patricia Giménez, que figuró en el puesto 49°, con 8.836 palabras. También presidió numerosos pasajes el sanjuanino vicepresidente primero, José Luis Gioja, en tanto que en algún momento también se sentaron en el sitial de Monzó el radical Mario Barletta, los diputados del Pro Luciano Laspina y Pablo Tonelli, el massista Felipe Solá, y la santiagueña Mirta Pastoriza, quien pronunció 2.672 y presidió la sesión preparatoria en su condición de legisladora de más edad.

Los diez primeros

Completa el podio de los diputados que más hablaron durante el año el kirchnerista mejor ubicado en esta medición, Axel Kicillof. En su primer año como diputado nacional, el exministro de Economía sumó un total de 36.230 palabras, y fue el único miembro del Frente para la Victoria entre los diez primeros.

En el quinto lugar aparece el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri (30.811), primer oficialista dejando de lado al titular de la Cámara. Dos escalones detrás aparece el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, ya debajo de la línea de las 30.000 palabras. Un diputado que obviamente tuvo mucha participación en las sesiones por las características de los proyectos tratados. Y en el octavo puesto encontramos al diputado de Unión por Córdoba Juan Brügge, muy presente en los principales debates de la Cámara.

En el noveno tenemos a la presidente del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, Graciela Camaño, protagonista central de las sesiones en general y la actividad parlamentaria en particular. Y cerrando el cuadro de los diez primeros diputados aparece el radical mendocino Luis Petri, muy activo en su condición de presidente de la Comisión de Seguridad Interior.

Presidentes de bancadas

Ya mencionamos entre los primeros diez a Pitrola (FIT), Negri (Cambiemos) y Camaño (Federal UNA). En el escalón siguiente nos encontramos en el undécimo lugar con el presidente del bloque FpV-PJ, Héctor Recalde, que arrancó el año presidiendo un bloque de un centenar de miembros y terminó con una treintena menos.

El siguiente presidente de bloque está en el puesto 20° y es Darío Giustozzi (Juntos por Argentina); 23° la socialista Alicia Ciciliani; 29° Luis Lusquiños (Compromiso Federal), y 31° Victoria Donda Pérez (Libres del Sur);

El presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, figura en el 33° lugar, bien lejos de quien suele ser mencionado como referente de ese bloque, Diego Bossio (14°). En el puesto 38° aparece Elisa Carrió (CC-ARI); 61° el misionero Jorge Franco (Frente de la Concordia Misionero); Leonardo Grosso (Peronismo para la Victoria) está 76°; el tucumano Juan Casañas (Del Bicentenario) 80°; el santiagueño Cristian Oliva (Frente Cívico por Santiago) 81°; María Inés Villar Molina (MPN) 83°; la chubutense Nelly Lagoria (Trabajo y Dignidad) 85°; Eduardo Brizuela del Moral (Frente Cívico y Social de Catamarca) 142°, y Claudia Rucci (Unidos por una Nueva Argentina) 178°.

El presidente de bloque que menos habló es el del Pro, Nicolás Massot, quien apenas pronunció 553 palabras y se ubicó en el 229° lugar. Claramente lo suyo son las negociaciones, pues en el recinto habló solamente en tres oportunidades. El 27 de abril, en oportunidad de la primera presentación del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la Cámara baja; la segunda vez el 18 de mayo, cuando tomó la palabra para proponer a Mario Barbosa Moreira como prosecretario Administrativo. Y la última fue el 26 de octubre, cuando habló en nombre del oficialismo en el marco del homenaje a Néstor Kirchner, al cumplirse un nuevo aniversario de su fallecimiento. Lo curioso en esa oportunidad fue que, a diferencia de los que lo antecedieron, Massot no derramó elogios sobre el santacruceño. “Señor presidente: voy a ser muy breve. En nombre del Interbloque Cambiemos adhiero a este homenaje omitiendo cualquier juicio de valor y consideraciones -como se han hecho- y destacando principalmente la investidura presidencial, en especial su rol de padre, en este caso, de un colega de esta Cámara”, fueron las 48 palabras de su discurso.

Figuras destacadas

Al elaborar las listas electorales del año pasado, la entonces presidenta Cristina Kirchner se encargó de poner figuras de su gabinete en las nóminas. Para cubrir de fieles las nóminas, se dijo entonces; para darles fueros, infirieron otros. Y el salto del Ejecutivo al Legislativo de parte de esos exfuncionarios no fue digno de ser destacado, pues ninguno de ellos figuró entre los cien primeros lugares. Recién en el 119° encontramos al primer exministro, Julio De Vido, que tuvo un primer año tormentoso, jaqueado por las cuestiones judiciales que lo acechan y los pedidos de desafuero. Con todo, habló más que Facundo Moyano, quien lo sigue en el listado, y bastante más que Nilda Garré, ubicada en el puesto 139°.

Un escalón después, en el puesto 140° se ubicó el exviceministro de Desarrollo Social, Carlos Castagneto, mientras que la extitular del INCAA Liliana Mazure quedó en el 188° lugar; Eduardo “Wado” De Pedro 222°, y el exsecretario de Transporte Alejandro Ramos 245°, con apenas 30 palabras simplemente para hacer constar su voto negativo durante una votación en general.

Siguiendo con los kirchneristas, el integrante de La Cámpora mejor ubicado en la lista es Luis Rodolfo Tailhade, 27°, con 14.435 palabras. Y hablando de La Cámpora, su líder, Máximo Kirchner, expresó solo 1.115 palabras que lo ubicaron en un lejano puesto 197°. Todas en un mismo discurso, el que expresó cuando se trató el pago a los holdouts, en el inicio del período ordinario: después no volvió a hablar en el recinto.

El presidente del Consejo Nacional del PJ, el sanjuanino José Luis Gioja, figuró en el puesto 64°, con sus 7.224 palabras; Diana Conti, más aplacada que otros años quedó 41°. Juliana Di Tullio, otrora titular del bloque K, solo pronunció 2.427 y figuró 156°.

Carlos Kunkel, que suele figurar en estas mediciones con números muy bajos, limitados a peleas con otros legisladores, también tuvo este año ese tipo de expresiones -“¡Vergüenza te tiene que dar! ¡Cuarenta muertos en la calle dejaron cuando se fueron!”, le gritó a Mario Negri durante la sesión de la Reparación Histórica a los Jubilados-, pero también pronunció dos discursos de homenaje. Uno a la memoria de Néstor Kirchner, y otro por la Batalla de la Vuelta de Obligado.

La figura más importante de la oposición es sin dudas el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien no se caracteriza por hablar en las sesiones. Hasta ahora solo lo había hecho en 2014, cuando pronunció 1.311 palabras en dos sesiones en minoría. El año pasado pronunció 791 palabras; primero en la sesión del 16 de noviembre, cuando se aprobó la norma para proteger a las víctimas de delitos, de la que era autor junto a Graciela Camaño. Esa tarde pronunció 704 palabras, y luego volvió a intervenir, ya de madrugada, cuando se trataba el proyecto sobre tarjetas de crédito y pidió a las 3.15 hacer una reunión de 15 minutos para tratar de resolver el problema que había empantanado la discusión.

Margarita Stolbizer se ubicó en el 16° puesto, con 18.630 palabras, un lugar por encima de la ascendente radical María Gabriela Burgos. El presidente de Asuntos Constitucionales Pablo Tonelli quedó en el 21° lugar, y un puesto detrás el economista Marco Lavagna.

En el puesto treinta figura Felipe Solá, y en el 187° Ricardo Alfonsín. Otro excandidato presidencial como el socialista Hermes Binner apenas figuró en el lugar 220°.

Mudos en el recinto

No fueron muchos los que en todo el año no hablaron en el recinto. Apenas 11, la cifra menor desde que el Indice de Calidad Legislativa realiza sus mediciones, en 2007. En términos porcentuales, apenas un 4,2% del Cuerpo.

Por el oficialismo, Juan Carlos Núñez y Paula Arroz, del Pro; los radicales Julián Dindart, Héctor Roquel y María de las Mercedes Semhan, y Amado Quintar (Frente Cívico de Catamarca); del FpV-PJ no hablaron Analuz Carol y Dulce Granados; Eduardo Fabiani y Sandro Guzmán, de Juntos por Argentina y Adrián San Martín (MPN).

De todos estos, tres repitieron su “mudez” del año anterior: Dulce Granados, Adrián San Martín y Sandro Guzmán, quien tampoco había hablado en 2014. Esto es, no habló nunca desde que es diputado nacional.

Pero hay casos especiales que no quedaron en cero de manera casi fortuita. Como el ya citado de Alejandro Ramos, que pronunció 30 palabras tan solo para hacer constar su voto; o el macrista Pablo Torello, cuyas 14 palabras fueron: “Señor presidente: como me levanté, el sistema no tomó mi voto, que fue afirmativo”.

El camporista Rodrigo Rodríguez pronunció 9 palabras, también para hacer constar un voto negativo, y la radical santacruceña Susana Toledo apenas dijo una vez “voté por la afirmativa”: 4 palabras.

En el caso del cordobés Ramón Bernabey, sus 48 palabras rompieron su constante de dos años en silencio. Las expresó en su condición de miembro de un bloque unipersonal, en la reunión de ratificación de las autoridades, para elogiar a Monzó, primero, y luego acompañar el resto de las postulaciones.

La que también salió del silencio también fue la macrista Soledad Martínez, que llevaba tres años sin expresar palabra, pero este año pronunció 547.

CUÁNTO HABLARON LOS DIPITADOS EN 2016

1°) Monzó, Emilio 78.598 palabras

2°) Pitrola, Néstor Antonio 39.738 palabras

3°) Kicillof, Axel 36.230 palabras

4°) Bregman, Myriam 34.048 palabras

5°) Negri, Mario Raúl 30.811 palabras

6°) López, Pablo Sebastián 30.560 palabras

7°) Laspina, Luciano Andrés 28.869 palabras

8°) Brügge, Juan Fernando 27.521 palabras

9°) Camaño, Graciela 27.178 palabras

10°) Petri, Luis Alfonso 26.962 palabras

11°) Recalde, Héctor Pedro 25.765 palabras

12°) Kosiner, Pablo 21.394 palabras

13°) Heller, Carlos Salomón 20.101 palabras

14°) Bossio, Diego Luis 19.893 palabras

15°) David, Néstor Javier 18.821 palabras

16°) Stolbizer, Margarita Rosa 18.630 palabras

17°) Burgos, Maria Gabriela 18.186 palabras

18°) Argumedo, Alcira Susana 17.754 palabras

19°) Ferreyra, Araceli 16.627 palabras

20°) Giustozzi, Rubén Darío 16.546 palabras

21°) Tonelli, Pablo Gabriel 16.502 palabras

22°) Lavagna, Marco 15.924 palabras

23°) Ciciliani, Alicia Mabel 15.922 palabras

24°) Pastori, Luis Mario 15.863 palabras

25°) Raffo, Julio 15.573 palabras

26°) Lipovetzky, Daniel Andrés 15.308 palabras

27°) Tailhade, Luis Rodolfo 14.435 palabras

28°) Copes, Ana Isabel 13.915 palabras

29°) Lusquiños, Luis Bernardo 13.500 palabras

30°) Solá, Felipe Carlos 13.130 palabras

31°) Donda Pérez, Victoria Analía 12.088 palabras

32°) Carlotto, Remo Gerardo 11.337 palabras

33°) Romero, Oscar Alberto 10.889 palabras

34°) Pedrini, Juan Manuel 10.803 palabras

35°) Sosa, Soledad 10.580 palabras

36°) Masso, Federico Augusto 10.409 palabras

37°) Carmona, Guillermo Ramón 10.373 palabras

38°) Carrió, Elisa 10.305 palabras

39°) Cleri, Marcos 10.289 palabras

40°) Soria, Maria Emilia 10.103 palabras

41°) Conti, Diana Beatriz 10.012 palabras

42°) Martínez, Norman Darío 10.002 palabras

43°) Amadeo, Eduardo Pablo 9.895 palabras

44°) Díaz Roig, Juan Carlos 9.686 palabras

45°) Sánchez, Fernando 9.502 palabras

46°) Gaillard, Ana Carolina 9.324 palabras

47°) Abraham, Alejandro 9.041 palabras

48°) Litza, Mónica Edith 8.899 palabras

49°) Giménez, Patricia Viviana 8.836 palabras

50°) Riccardo, José Luis 8.485 palabras

51°) Pereyra, Juan Manuel 8.470 palabras

52°) Cabandié, Juan 8.454 palabras

53°) Daer, Héctor Ricardo 8.116 palabras

54°) Conesa, Eduardo Raúl 7.991 palabras

55°) Rossi, Blanca Araceli 7.983 palabras

56°) Caviglia, Franco Agustín 7.963 palabras

57°) Solanas, Julio Rodolfo 7.848 palabras

58°) Martínez, Oscar Anselmo 7.802 palabras

59°) Snopek, Alejandro Francisco 7.673 palabras

60°) De Mendiguren, José Ignacio 7.509 palabras

61°) Franco, Jorge Daniel 7.288 palabras

62°) Closs, Maurice Fabian 7269 palabras

63°) Barletta, Mario Domingo 7.251 palabras

64°) Gioja, José Luis 7.224 palabras

65°) Horne, Silvia Renee 6.971 palabras

66°) Marcucci, Hugo María 6.953 palabras

67°) Grandinetti, Alejandro Ariel 6.936 palabras

68°) Rubin, Carlos Gustavo 6.772 palabras

69°) Olmedo, Alfredo Horacio 6.696 palabras

70°) De Ponti, Lucila Maria 6.685 palabras

71°) Cousinet, Graciela 6.369 palabras

72°) Arenas, Berta Hortensia 6.308 palabras

73°) Fernández Mendía, Gustavo 6.279 palabras

74°) Lospennato, Silvia Gabriela 6.186 palabras

75°) Alonso, Horacio Fernando 6.066 palabras

76°) Grosso, Leonardo 6.011 palabras

77°) Troiano, Gabriela Alejandra 5.852 palabras

78°) Bianchi, Ivana María 5.847 palabras

79°) Alegre, Gilberto Oscar 5.660 palabras

80°) Casañas, Juan Francisco 5.510 palabras

81°) Oliva, Cristian Rodolfo 5.474 palabras

82°) Martínez, Silvia Alejandra 5.385 palabras

83°) Villar Molina, María Inés 5.375 palabras

84°) Tomas, Héctor Daniel (1) 5.321 palabras

85°) Lagoria, Elia Nelly 5.177 palabras

86°) Ziliotto, Sergio Raúl 5.029 palabras

87°) Borsani, Luis Gustavo 5.014 palabras

88°) Guzmán, Andrés Ernesto 4.987 palabras

89°) Olivares, Héctor Enrique 4.955 palabras

90°) Depetri, Edgardo Fernando 4.889 palabras

91°) Moreau, Cecilia 4.888 palabras

92°) Tundis, Mirta 4.835 palabras

93°) Pérez, Raúl Joaquín 4.829 palabras

94°) Castro, Sandra Daniela 4.808 palabras

95°) Furlán, Francisco Abel 4.741 palabras

96°) Mercado, Verónica 4.729 palabras

97°) Frana, Silvina Patricia 4.707 palabras

98°) Austin, Brenda Lis 4.680 palabras

99°) Gallardo, Miriam Graciela 4.562 palabras

100°) Doñate, Claudio Martín 4.535 palabras

101°) Vega, María Clara Del Valle 4.455 palabras

102°) Hernández, Martín Osvaldo 4.423 palabras

103°) Igon, Santiago Nicolás 4.234 palabras

104°) Estévez, Gabriela Beatriz 4.194 palabras

105°) Torroba, Francisco Javier 4.186 palabras

106°) Balbo, Elva Susana 4.144 palabras

107°) Mestre, Diego Matías 4.101 palabras

108°) Carrizo, Ana Carla 4.010 palabras

109°) Raverta, María Fernanda 3.972 palabras

110°) Basterra, Luis Eugenio 3.909 palabras

111°) Huss, Juan Manuel 3.853 palabras

112°) Roberti, Alberto Oscar 3.846 palabras

113°) Miranda, Pedro Rubén 3.842 palabras

114°) Cremer de Busti, María Cristina 3.806 palabras

115°) Goicoechea, Horacio 3.778 palabras

116°) Echegaray, Alejandro Carlos 3.762 palabras

117°) D’Agostino, Jorge Marcelo 3.695 palabras

118°) Poggi, Claudio Javier 3.625 palabras

119°) De Vido, Julio 3.615 palabras

120°) Moyano, Juan Facundo 3.530 palabras

121°) Volnovich, Luana 3.519 palabras

122°) Morales, Mariana Elizabet 3.488 palabras

123°) Pérez, Martín Alejandro 3.465 palabras

124°) Valdés, Gustavo Adolfo 3.458 palabras

125°) Schwindt, María Liliana 3.411 palabras

126°) Giordano, Juan Carlos 3.348 palabras

127°) Barreto, Jorge Rubén 3.315 palabras

128°) Banfi, Karina 3.290 palabras

129°) Cigogna, Luis Francisco 3.249 palabras

130°) Durand Cornejo, Guillermo Mario 3.221 palabras

131°) Bardeggia, Luis María 3.220 palabras

132°) Bermejo, Sixto Osvaldo 3.199 palabras

133°) Taboada, Jorge 3.163 palabras

134°) Rista, Olga María 3.160 palabras

135°) Wisky, Sergio Javier 3.040 palabras

136°) Grana, Adrián Eduardo 3.009 palabras

137°) Baldassi, Héctor 2.900 palabras

138°) Kunkel, Carlos Miguel 2.881 palabras

139°) Garré, Nilda Celia 2.846 palabras

140°) Castagneto, Carlos Daniel 2.841 palabras

141°) Rodríguez, Matías David 2.818 palabras

142°) Brizuela del Moral, Eduardo 2.817 palabras

143°) Mendoza, Sandra Marcela 2.815 palabras

144°) Alvarez Rodríguez, Maria Cristina 2.792 palabras

145°) Plaini, Francisco Omar 2.711 palabras

146°) Carrizo, Maria Soledad 2.705 palabras

147°) Pretto, Pedro Javier 2.697 palabras

148°) Terada, Alicia 2.692 palabras

149°) Santillán, Walter Marcelo 2.690 palabras

150°) Pastoriza, Mirta Ameliana 2.672 palabras

151°) Seminara, Eduardo Jorge 2.525 palabras

152°) Spinozzi, Ricardo Adrian 2.506 palabras

153°) Garretón, Facundo 2.495 palabras

154°) Carrizo, Nilda Mabel 2.488 palabras

155°) Martínez Campos, Gustavo 2.466 palabras

156°) Di Tullio, Juliana .427 palabras

157°) Risko, Silvia Lecia 2.388 palabras

158°) Llanos, Ana 2.384 palabras

159°) García, María Teresa 2.315 palabras

160°) Villalonga, Juan Carlos 2.309 palabras

161°) Nazario, Adriana Mónica 2.303 palabras

162°) Gutiérrez, Héctor María 2.089 palabras

163°) Ziegler, Alex Roberto 2.047 palabras

164°) Costa, Eduardo Raúl 2.043 palabras

165°) Ruiz Aragón, José Arnaldo 2.015 palabras

166°) Gervasoni, Lautaro 2.009 palabras

167°) Moreno, Carlos Julio 1.941 palabras

168°) Lopardo, María Paula 1.919 palabras

169°) Britez, María Cristina 1.886 palabras

170°) Nanni, Miguel 1.879 palabras

171°) Abdala de Matarazzo, Norma 1.869 palabras

172°) Maquieyra, Martín 1.868 palabras

173°) Pitiot, Carla Betina 1.829 palabras

174°) Ciampini, José Alberto 1.756 palabras

175°) Masin, María Lucila 1.754 palabras

176°) Madera, Teresita 1.744 palabras

177°) Di Stéfano, Daniel 1.738 palabras

178°) Rucci, Claudia Mónica 1.731 palabras

179°) Molina, Karina Alejandra 1.729 palabras

180°) Patiño, José Luis 1.714 palabras

181°) Brezzo, Maria Eugenia 1.696 palabras

182°) Mendoza, Mayra Soledad 1.646 palabras

183°) Incicco, Lucas Ciriaco 1.607 palabras

184°) Juárez, Myrian Del Valle 1.605 palabras

185°) Schmidt Liermann, Cornelia 1.581 palabras

186°) Besada, Alicia Irma 1.488 palabras

187°) Alfonsín, Ricardo Luis 1.450 palabras

188°) Mazure, Liliana Amalia 1.447 palabras

189°) Gómez Bull, Mauricio Ricardo 1.433 palabras

190°) Wechsler, Marcelo Germán 1.432 palabras

191°) Bazze, Miguel Angel 1.372 palabras

192°) Orellana, José Fernando 1.368 palabras

193°) Buil, Sergio Omar 1.246 palabras

194°) Monfort, Marcelo Alejandro 1.244 palabras

195°) López Koenig, Leandro Gastón 1.197 palabras

196°) Duré, Lucila Beatriz 1.138 palabras

197°) Kirchner, Máximo Carlos 1.115 palabras

198°) Tentor, Héctor Olindo 1.095 palabras

199°) Cáceres, Eduardo Augusto 1.072 palabras

200°) Isa, Evita Nélida 1.017 palabras

201°) Peñaloza Marianetti, María Florencia 977 palabras

202°) Acerenza, Samanta Maria Celeste 884 palabras

203°) Bevilacqua, Gustavo 851 palabras

204°) Villavicencio, María Teresita 850 palabras

205°) Massetani, Vanesa Laura 845 palabras

206°) Scaglia, Gisela 838 palabras

207°) Tomassi, Néstor Nicolás 837 palabras

208°) González, Gladys Esther 829 palabras

209°) Sorgente, Marcelo Adolfo 821 palabras

210°) González, Josefina Victoria 815 palabras

211°) Snopek, Guillermo 803 palabras

212°) Massa, Sergio Tomás 791 palabras

213°) Gayol, Yanina Celeste 781 palabras

214°) Hers Cabral, Anabella Ruth 778 palabras

215°) Ehcosor, María Azucena 765 palabras

216°) Rach Quiroga, Analía 741 palabras

217°) Herrera, Luis Beder 741 palabras

218°) Wolff, Waldo Ezequiel 738 palabras

219°) Arrieta, Gustavo Héctor 732 palabras

220°) Binner, Hermes Juan 692 palabras

221°) Caselles, Graciela María 675 palabras

222°) De Pedro, Eduardo Enrique 658 palabras

223°) Selva, Carlos 643 palabras

224°) Roma, Carlos Gastón 633 palabras

225°) Larroque, Andrés 626 palabras

226°) Kroneberger, Daniel Ricardo 601 palabras

227°) Lotto, Inés Beatriz 579 palabras

228°) Albornoz, Gabriela Romina 563 palabras

229°) Massot, Nicolás María 553 palabras

230°) Passo, Marcela Fabiana 549 palabras

231°) Martínez, Soledad 547 palabras

232°) Herrera, José Alberto 545 palabras

233°) Guerin, María Isabel 523 palabras

234°) Castro Molina, Enrique (2) 500 palabras

235°) González, Alvaro Gustavo 488 palabras

236°) Juárez, Manuel Humberto 486 palabras

237°) Martínez Villada, Leonor 473 palabras

238°) Macias, Oscar Alberto 466 palabras

239°) Huczak, Stella María 439 palabras

240°) Martínez, Ana Laura 328 palabras

241°) Calleri, Agustí Santiago 259 palabras

242°) Navarro, Graciela 188 palabras

243°) Soraire, Mirta Alicia 171 palabras

244°) Bernabey, Ramón Ernesto 48 palabras

245°) Ramos, Alejandro 30 palabras

246°) Torello, Pablo 14 palabras

247°) Rodríguez, Rodrigo Martín 9 palabras

248°) Toledo, Susana María 4 palabras

249°) Carol, Analuz Ailén -

Dindart, Julián -

Fabiani, Eduardo Alberto -

Granados, Dulce -

Guzmán, Sandro -

Núñez, José Carlos -

Quintar, Amado (3) -

Roquel, Héctor Alberto -

San Martín, Adrián -

Semhan, María de las Mercedes -

Urroz, Paula Marcela -

1.557.287 palabras

Fuente: Indice de Calidad Legislativa

(1) Falleció el 12 de diciembre pasado.

(2) Falleció el 24 de mayo pasado.

(3) Falleció el 11 de noviembre pasado.

Informes del jefe de Gabinete

Marcos Peña concurrió dos veces a la Cámara de Diputados y expresó 55.729 palabras. Como el año anterior no había habido informes del jefe de Gabinete de turno, el antecedente más inmediato hay que encontrarlo en 2014, con el muy expresivo Jorge Capitanich, quien asistió cuatro veces ese año a la Cámara baja, o sea el doble que Peña. Y habló también casi el doble: 105.514 palabras.

Según pasan los años

2016: 1.557.287 palabras

2015: 628.877 palabras

2014: 1.517.704 palabras

2013: 885.294 palabras

2012: 1.085.975 palabras

2011: 432.574 palabras

2010: 1.070.213 palabras

2009: 748.842 palabras

2008: 1.232.372 palabras

2007: 712.749 palabras

Diputados en cero

2016: 11

2015: 35

2014: 14

2013: 33

2012: 14

2011: 80

2010: 43

2009: 55

2008: 35

2007: 68

Apostillas de los debates

Por no haber jurado en la sesión preparatoria del año anterior, Silvia Horne lo hizo recién en la primera sesión de 2016. Y sus primeras 9 palabras en el recinto fueron para invocar a la líder de la Tupac Amaru: “Y por la libertad de Milagro Sala, ¡sí, juro!”.

***

Otra Silvia, pero oficialista, en este caso Lospennato, tuvo que emitir su voto “a viva voz” en una oportunidad, “ya que el sistema de mi banca no me reconoce, según me han dicho, por mi peso. Es por ello que quiero dejar constancia de mi voto por la negativa”.

***

En la sesión sobre el pago a los holdouts, Axel Kicillof concluyó agradeciendo “la paciencia que me han tenido”. No aclaró si se refería a ese discurso, o bien a su gestión ministerial. Igual lo aplaudieron.

***


En esa misma sesión, al hablar a continuación de Julio De Vido, Graciela Camaño consideró “una falta de respeto” que el exministro se hubiera excedido en tres minutos. “Máxime cuando se trata de una autoridad del anterior gobierno que jamás contestó a ningún requerimiento del Congreso. ¡Nunca contestó a un pedido de informes el diputado que acaba de hablar!”, exclamó.

***

El diputado Julio Raffo trazó una analogía entre la derrota de Cancha Rayada y el endeudamiento. Remontándose a la historia, el legislador recordó que “en la noche del 18 al 19 de marzo de 1818 el Ejército Libertador, integrado por el Ejército de los Andes y el ejército chileno, comandados por San Martín y O’Higgins -que estaban en el lugar-, fue atacado por los españoles, y se venía una derrota terrible, total y completa. El general Las Heras se encontraba a cargo de una división, porque no estaba Hilarión de la Quintana, quien debía comandarla; y en medio de la noche, entre los tiros en ese desastre, hizo formar a sus tres mil hombres y les dijo: ‘Guarden silencio y de acá nos vamos’. Dejó mulas, heridos, pertrechos militares y sacó de la situación a esos tres mil hombres. Si después se hubieran ido todos a sus casas, estarían en la lista de los grandes traidores de la historia argentina; pero no se fueron a sus casas; se quedaron y conformaron el núcleo que permitió recuperar a los dispersos, las municiones y rearmar el Ejército Libertador, con el resultado en Maipú que todos conocemos”. Después aclaró que no se alegraba de esa batalla que “fue un desastre”, pero le daba satisfacción que alguien hubiera salvado algo “para hacer lo que esperamos que hagan en este caso, con el endeudamiento”. Y puntualizó: “Si el endeudamiento, como alguien dijo acá, es para llevar el dinero a jugar a los casinos de Cristóbal López -un hombre muy de moda y notorio en estos días-, entonces va a ser un desastre porque se va a malgastar. Si ese endeudamiento es para invertirlo en las necesidades productivas de la Nación, yo lo aplaudo”.

***

Muy recordado fue el discurso de Silvia Lospennato cuando la oposición impuso su proyecto sobre Ganancias, abortando la serie de discursos que se proponía dar el oficialismo. Ante ello, la secretaria Parlamentaria de Cambiemos planteó una cuestión de privilegio por eso y reclamó a viva voz: “¡Nos quieren cortar el uso de la palabra! ¡No son democráticos! ¡No saben ser democráticos! ¡No les alcanza con perder las elecciones! ¡Siguen siendo tiranos!”.

***

En la sesión del 15 de junio, la macrista Alicia Besada incluyó en un discurso un texto de Tato Bores, de 1990, sobre los jubilados en tiempos de Carlos Menem. Fueron 213 palabras que trajo a colación en la discusión del proyecto de pago de la deuda a los jubilados.

***

Se debatía el reintegro del IVA para la canasta básica y la radical riojana María Clara Vega les pasó factura a los “que se convierten en maestros para indicar cuáles son las falencias de este proyecto y que han sugerido modificaciones” y sin embargo no estaban sentados en sus bancas. “Sin duda deben estar en un raid televisivo, pasando de Intratables a la mesa de Mirtha Legrand. Ahí nunca hablaron de las bondades ni de las posibilidades que este proyecto podría brindar a los trabajadores. Se olvidan de la gente, a pesar de que se dicen peronistas. Hablan de que son la renovación y sin embargo han ido dejando de lado cada una de las banderas que tuvieron. Hicieron pedazos la dignidad que da el trabajo durante estos diez años. Bailaban con la música de Abel Pintos cada vez que Cristina terminaba un acto político, y ahora se les pianta un lagrimón cuando escuchan la marchita”. Y luego ponderó: “¡El presidente que tenemos, sin ser peronista, sin cadena nacional, sin discursos rimbombantes y sin utilizar la marchita piensa más en los que menos tienen que todos ustedes que ahora me critican!”.

***

En la sesión en que se pidió el desafuero de Julio De Vido, Fernando Sánchez la emprendía contra el exministro cuando Diana Conti lo interrumpió gritándole: “¡Seguí haciendo actos de onanismo público, Sánchez! ¡Cómo cambiaste!” “A pesar de que la señora diputada Conti está gritando, vamos a discutir la procedencia de este proyecto, y lo vamos a fundar. Efectivamente, la Constitución Nacional, ya lo dijo el señor diputado Tonelli, establece expresamente cuáles son las prerrogativas que tenemos los diputados como representantes del pueblo”, replicó el diputado de la CC.

***

En la sesión del 1 de junio, Diana Conti presentó una cuestión de privilegio que, curiosamente, dijo plantear en nombre de la bancada oficialista. Lo hizo porque la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional había publicado un comunicado expresando su preocupación por “las permanentes imputaciones y cuestionamientos proferidos por una figura de la política al señor presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y sin mayor especificación, a los jueces federales”. “¡Soy yo! Presente”, gritó entre las risas de los presentes Elisa Carrió, a lo que Juliana Di Tullio le acotó que la estaban defendiendo. Y Conti concluyó: “No todas, pero muchas de las cuestiones que la señora diputada señala son compartidas por un gran número de legisladores de esta Cámara”.

***

Durante el segundo informe del jefe de Gabinete, la rionegrina María Emilia Soria dio la nota exhibiendo una manzana y le enrostró: “¿Sabe qué es esto, señor ministro? Es una manzana de Chile. ¿Usted sabe, señor jefe de Gabinete, que gracias a la política macroeconómica del Gobierno tenemos más de 700.000 kilos de manzanas chilenas que compiten en este momento con la producción de Río Negro? ¿Esa es la ayuda que ustedes quieren dar a los productores y chacareros rionegrinos?”.

***

Durante ese mismo informe, Marcos Peña detalló que la meta fiscal del Gobierno era del 4,8%, y propuso “una meta gradual” para el ejercicio presupuestario de 2017, a lo que Axel Kicillof le gritó: “¡Pero las cuentas están todas mal!”. Sereno, el jefe de Gabinete le dijo que no iba a entrar en el debate y remarcó que “nuestros números son estos y creemos que son correctos. Creer que el año pasado hubo un déficit fiscal de 1,9, a nuestro entender no resiste análisis alguno. En todo caso, pueden seguir discutiéndolo con el ministro Prat-Gay cuando venga a defender el presupuesto. Seguramente, alguna vez los economistas de todas las fuerzas se pondrán de acuerdo”.

***

Al filo de la medianoche del 30 de junio, el chaqueño Juan Manuel Pedrini se despachó con una originalidad, al advertir que “estamos a escasos minutos del comienzo de la era gloriosa de la Argentina: el segundo semestre, tan esperado por las pymes y la comunidad nacional”. La respuesta que partió desde el bloque oficialista fue también original: “¡Sí, se puede! ¡Sí, se puede! ¡Sí, se puede!”.

***

Si no fuera porque este conteo está dedicado solo a los legisladores, habría que incluir 33 palabras del periodista Jorge Lanata, que se colaron durante un debate. Fue el 19 de octubre, cuando la camporista Fernanda Raverta habló de “la violencia y el odio hacia las mujeres”. Citó el reciente femicidio de una joven asesinada en Mar del Plata y luego puso como ejemplo de construcción de “este odio hacia las mujeres y ese discurso que permite una violencia inusitada que tanto nos indigna”, un audio de Lanata dedicado a Cristina Kirchner, en el que decía: “Ahora, usted sin nada es solo una pobre vieja enferma y sola peleando contra el olvido y arañando desesperadamente un lugar en la historia que ojalá la juzgue como la mierda que fue”.

***

En esa misma sesión, la chaqueña Sandra Mendoza presentó una cuestión de privilegio contra Mario Negri con un argumento sorprendente y simple: “Me tiene repodrida con sus gritos”.

***

En la sesión del 16 de noviembre, la misma diputada planteó otra cuestión de privilegio esta vez contra la radical Silvia Martínez, por “la caradurez que tiene en los programas de televisión”, donde evidentemente la había mencionado, por lo que le sugirió a la jujeña “que antes de hablar del apellido Mendoza se tiene que lavar la boca con lavandina”.

El diputado kirchnerista Juan Manuel Huss reclamó la apertura de los palcos para el público, reclamando no tener miedo “a ningún tipo de abucheo ni postura en nuestra contra”. 83 palabras le dedicó a ese tema y cuando se adentraba en su discurso la presidenta le advirtió que se había quedado sin tiempo. “Tenía cinco minutos para hacer uso de la palabra, y recién empecé. No puede ser que se haya agotado mi tiempo; tal vez haya un problema con el reloj”, reclamó el legislador, que ante la insistencia de ir cerrando, repitió: “No puede ser, señora presidenta. Recién me acaba de dar la palabra y no puedo haber consumido los cinco minutos”.

“Me parece que perdió el tiempo hablando de las galerías”, le facturó Patricia Giménez.

***

En la sesión del 6 de abril, el diputado Alfredo Olmedo hizo un curioso pedido de modificación del reglamento, que ya había sugerido en un anterior período como diputado: “Uno puede concurrir a la sesión o no venir y no dar quórum. Pero si no quiere que empiece la sesión y después quiere discutir hasta las cinco o seis de la mañana y termina votando, lo que planteo es que modifiquemos el reglamento de forma tal de que el que no dio quórum no hable pero tenga derecho a voto. Algunos podrán estar de acuerdo y otros no. De lo contrario, nos pasamos toda la sesión hablando con quienes querían hacerla fracasar”. La moción no prosperó.

***

Se las vio de figurillas la jujeña Gabriela Burgos cuando salió a cuestionar la defensa del kirchnerismo a Milagro Sala, entre los gritos de la oposición. “¡Después hablan de la violencia de género! ¡Déjenme hablar! ¿De qué tienen miedo?”, les enrostró.