BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 26 de marzo de 2017
NOTICIAS
Arribas negó haber recibido sobornos ante la Bicameral de Inteligencia
Frente a los legisladores y al igual que lo hizo en la Justicia, el jefe de la AFI aseguró que solamente recibió un depósito de 70.475 mil dólares por la venta de un inmueble. Fue citado al Congreso para la primera semana de marzo.
2 de febrero de 2017
En una reunión secreta y reservada que comenzó pasado el mediodía de este jueves con un clima tenso, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, rindió cuentas ante los legisladores de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia.

Citado en dos oportunidades por el kirchnerismo, el jefe de los espías accedió a concurrir para dar explicaciones sobre las transferencias que habría recibido por parte de Leonardo Meirelles, operador de la empresa brasileña Odebrecht, quien se encuentra preso en Brasil por el escandaloso caso de corrupción denominado Lava Jato.

Acompañado por su segunda, Silvia Majdalani, Arribas negó haber recibido la cantidad de 594.518 mil millones de dólares, a través de cinco depósitos, y reiteró que solamente recibió un cobro de 70.475 mil dólares por la venta de un mueble -no un inmueble, tal como había expresado originalmente- en Brasil.

Al finalizar el encuentro, que fue bajando de tono con el correr de los minutos, el presidente de la bicameral, el senador radical Juan Carlos Marino calificó a la reunión como “excelente”. Contó que el titular de la exSIDE “lo que hizo fue contarnos lo mismo que contó ante la Justicia”. “Nosotros no somos jueces para juzgar la conducta de Arribas, nuestra función es otra. Ahora hay que esperar que la Justicia dictamine”, expresó.

Además, Marino remarcó que al momento de recibir las supuestas transferencias Arribas “no era funcionario y ni tenía domicilio en Argentina. Esto sucedió en 2013”.

Por su parte, la diputada Teresa García (FpV-PJ) repitió que el jefe de la AFI “no entregó documentación, sino que explicó la documentación que presentó ante la Justicia”. “No somos un organismo que pueda indagar, vamos a dejar que la Justicia avance”, coincidió.

La expresidenta de la bicameral detalló que se le entregó a Arribas una lista de alrededor de 20 preguntas para que responda por escrito y resaltó que, sobre todo, “la sospecha que existe es sobre la cantidad de depósitos que recibió”.

A pesar de que “el 90 por ciento de la reunión estuvo dedicada al tema de las transferencias”, García reveló que los legisladores del FpV-PJ le trasmitieron al jefe de los espías “otra inquietud” vinculada a la difusión ilegal de las escuchas.

Según sostuvo la diputada, Arribas consideró de “extrema gravedad” la circulación del audio sobre una conversación telefónica entre la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el exjefe de la AFI, Oscar Parrilli, en la que conversaban sobre el supuesto armado de causas contra Antonio Jaime Stiuso.

“No está sostenida la necesidad de difusión de las escuchas en este proceso”, indicó la legisladora, que además dijo que se trata “estrictamente de un hecho de persecución política”. También confirmó que el titular de la AFI fue citado para la primera semana de marzo con el objeto de que dé cuenta del funcionamiento de inteligencia respecto a las escuchas.

Otro de las “preocupaciones” que se plantearon fue la que tiene que ver con el decreto firmado por el presidente Mauricio Macri en el que se dispuso que el presupuesto destinado al organismo de inteligencia sea secreto.

El papel de los legisladores oficialistas en la reunión de este jueves se limitó a destacar la presencia de Arribas en la comisión. Pero el kirchnerismo no quedó satisfecho. "Dejó mucho sin responder", observó García, y además aclaró que la bicameral tiene la facultad de evaluar la idoneidad de los funcionarios.

La denuncia contra Arribas tomó estado público tras una investigación del diario La Nación, pero fue la diputada Elisa Carrió (CC-ARI) quien la ratificó en la Justicia para que luego el fiscal Federico Delgado abriera una causa.