BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de octubre de 2018
NOTICIAS
Parrilli rechazó el pedido de detención y denunció una “persecución armada desde Macri”
“No voy a obstaculizar ninguna acción de la Justicia”, se defendió el extitular de la AFI, acusado de encubrir al exprófugo Pérez Corradi. Habló de una “triple infamia” orquestada por “algunos medios, sectores de Comodoro Py y los servicios de inteligencia”.
7 de febrero de 2017
Minutos después de que el fiscal Guillermo Marijuan pidiera su detención, el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, denunció una “persecución armada desde (Mauricio) Macri” y culpó a la “triple alianza” orquestada por “algunos medios, sectores de Comodoro Py y los servicios de inteligencia”.

Acompañado por numerosos diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, Parrilli advirtió que “estamos en un estado de emergencia democrática” y adelantó que prepara una respuesta al pedido de Marijuan en la causa por supuesto encubrimiento a Ibar Pérez Corradi, investigado por el triple crimen de General Rodríguez.



El exsecretario general de la Presidencia de Cristina Kirchner sostuvo además que las escuchas filtradas “están editadas” y aclaró: “Cristina nunca me pidió que apretara a ningún juez, quien está apretando jueces es el Poder Ejecutivo”.

“No le tengo miedo a nada”, expresó Parrilli en las oficinas del bloque presidido por Héctor Recalde, que lo aplaudió cuando recordó que, en diciembre pasado, la jueza María Servini de Cubría dictó la falta de mérito de Pérez Corradi. “Yo encubrí a alguien que no es delincuente”, ironizó el exfuncionario.

En ese marco, centró sus críticas en lo que denominó como “la triple infamia”, integrada por “algunos medios, sectores de Comodoro Py que actúan a través de esos medios y los servicios de inteligencia”; puntualmente, señaló que el espía Antonio “Jaime” Stiuso “está atrás de todo esto”.

“Es gravísimo que los servicios de Inteligencia sigan dando a conocer conversaciones privadas”, consideró Parrilli, quien dijo ser víctima de una “intervención directa” de su teléfono “para ver si tenía una conexión con Pérez Corradi, que ya estaba detenido”. “Es decir –concluyó- que fue un espionaje político”.

Con una copia de la causa sobre la mesa, el exfuncionario kirchnerista subrayó que el juez Ariel Lijo “argumentó el procesamiento con escuchas radiales” y además aclaró que no tenía el paradero de Pérez Corradi, tal como se le acusa, sino algunas pistas a través de Facebook.

Por otra parte, arremetió contra el Gobierno por supuestas “presiones” sobre el Poder Judicial, al mencionar los casos de la integrante de la Corte Elena Highton de Nolasco –quien cumple el límite de edad-; los jueces Eduardo Freiler y Daniel Rafecas; y el hijo de Servini de Cubría, administrador general del Consejo de la Magistratura.

La solicitud que Marijuan efectuó este martes deberá ser resuelta por la Sala II de la Cámara Federal; Parrilli enfatizó en la conferencia que el fiscal “no está cumpliendo su función”, sino “actuando por órdenes de Stiuso”, y lamentó finalmente que ninguna de las ocho causas contra el agente de inteligencia avanzó en la Justicia.