BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 25 de junio de 2018
NOTICIAS
Solá y las acusaciones: “Hay una actitud un poco sobradora desde Presidencia”
Para el legislador nacional, el acuerdo por el Correo debió haberse hecho “de otra manera” y respecto de la economía, limitó el accionar oficial a la espera del “rebote”.
12 de febrero de 2017
El diputado nacional Felipe Solá cuestionó duramente el acuerdo del Ejecutivo sobre el Correo, apuntando que “tendrían que haberlo hecho de otra manera en lugar de poner a negociar a un funcionario de baja categoría”. A su juicio, “hay una actitud un poco sobradora desde Presidencia respecto de las obligaciones que tiene que cumplir”.

Citó como ejemplo la actitud en el caso de los Panamá Papers, y con el decreto que habilitó el blanqueo para familiares de funcionarios, que él objetó a través de un amparo.

Respecto de la situación económica, consideró que en el Gobierno “están esperando el rebote”, y cuestionó que “en lugar de estar activos están pasivos. En este momento la política económica es la pasividad, alguna estratagema con los precios como el Ahora 18 o Precios Transparentes, que han tenido un resultado parcial no convincente”.

“Lo único que quieren es que baje la inflación como sea y que el crecimiento se va producir por rebote. Eso es cuando se llegó al fondo, es decir, más pobreza, más hambre, menos trabajo y menos recaudación. Esperar el rebote es esperar que la economía baje tanto para rebotar y tiene que encontrar un piso firme sino no rebota”, sostuvo en una entrevista con Diario Popular.

Alertó que “no sabemos cuál es el piso de la Argentina, porque el verdadero piso es la herencia recibida. Si eso lo limita tanto como dicen, es piso blando, entonces no va rebotar. El crecimiento vendrá o no vendrá, como que no depende de ellos”.

Para Solá, en el Gobierno “nunca comunicaron un plan económico: lo único que hicieron es un traslado de ingresos de abajo hacia arriba más tarifazos que hace que pensemos que la inflación de febrero va a ser más alta”.

Ponderó la actitud de la CGT respecto del Gobierno, que consideró “ha sido bastante madura y racional”, y consideró que se bajó de las conversaciones porque “está harta que la paseen por el Ministerio de Trabajo y otras carteras sin que las cosas cambien. No es un problema de comer asado con los muchachos sino de medidas concretas. Va a ser un año difícil”.

Advirtió asimismo que al Gobierno “les interesa mucho más como meta política levantar el perfil de Cristina que generar un crecimiento económico”, y estimó que “tienen más estudiosos en cómo atacar y cómo visibilizar una imagen por la vía de la corrupción pasada, dando mucha información sobre lo juicios, que gente preparada para mejorar la actividad económica”.

Respecto de los audios que se filtraron en el último tiempo, señaló que “la verdad es que por la forma que se habla hoy día, ninguno de nosotros resiste una selectiva grabación. Si toman nuestras últimas 20 conversaciones, van a encontrar una en la que decimos algún brulote. No podemos en una República como la queremos defender, y como dijimos que Cristina no defendía, usar ese sistema mafioso”.

Respecto de un acercamiento entre el Frente Renovador y el kirchnerismo, dijo no ver posibilidades “en este momento”, aunque reconoció haberlas visto en otro momento, “pero ahora no”. Señaló que “el kirchnerismo se cierra sobre sí mismo y sobre todo no está dispuesto a hacer una autocrítica frente a la sociedad”.

“Cristina Fernández de Kirchner, en lugar de atacar, debería explicarles a los argentinos por qué había tantos millones de dólares en la caja de seguridad de su hija, lo de Lázaro Báez o lo de la ‘Rosadita’ ni que hablar los bolsos de (José) López. Pero nadie se siente obligado a explicar nada. Tampoco ahora se siente Macri a hacerlo”, señaló.