BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 26 de abril de 2017
SU OPINIÓN VALE
Ciudadanos con sustitución de identidad: 15 años reclamando a nuestros representantes
Por Graciela Palma Arizaga
15 de febrero de 2017
Si bien no existen estadísticas concretas se calcula que alrededor de 3 millones de ciudadanos tenemos sustitución de identidad y no conocemos nada sobre nuestros orígenes, ni siquiera la fecha y lugar de nacimiento. Esto se debe porque al nacer no fuimos entregados de manera legal, no fuimos adoptados sino adquiridos y anotados como hijos propios. Una conducta social naturalizada, aceptada y que sigue ocurriendo en la actualidad llamándola "adopción por izquierda".

Desde el año 2003 se han presentados proyectos de ley en el Congreso Nacional que fueron perdiendo estado parlamentario al no ser tratados por nuestros representantes.

Nuestra problemática siempre fue esquivada, quizás porque abarca a todas las clases sociales y a todos los tiempos históricos.

Mil veces explicamos que nuestras búsquedas no significan perseguir ni juzgar a nadie, que pedimos se realicen garantizando respeto y confidencialidad para las partes involucradas.

En diciembre del pasado año perdió estado parlamentario un proyecto de la diputada Carrió para recuperar el Banco Nac. de Datos Genéticos, restringido para nosotros a partir de una ley del kirchnerismo en el 2009.

Lo mismo ocurrió con un proyecto de la senadora (mc) Morandini para la ampliación de la CoNaDi.

El gobierno nacional a través de la Secretaría de DDHH y Pluralismo Cultural de la Nación va a crear un equipo de trabajo para nuestras búsquedas. Pero lo que necesitamos son las leyes que sostengan firmemente nuestro Derecho y que tanto la CoNaDi como el BNDG, que son organismos estatales, no discriminen a ningún ciudadano con su derecho a la identidad vulnerado.

Nos resistimos a creer que existan diputados y senadores que se opongan a la Universalidad del Derecho a la Identidad.

Como lo expresara Norma Morandini en su proyecto: "Porque somos parte de ese legado, de ese camino que inició la democratización, cuando el Estado debió reparar lo que había provocado, hoy debemos consagrar lo que es de todos: el derecho a la identidad. Se haya nacido en cautiverio, fruto de una violación,producto del abandono o simplemente se trate de un ciudadano que busca su verdad. Las víctimas no tienen distinción y los instrumentos de reconocimiento y garantía de los Derechos Humanos deben estar en consonancia con el principio que los sustentan: la igualdad y la universalidad".

Graciela Palma Arizaga (Ciudadana sin Identidad)

DNI (con datos falsos) 16.496.527

palmagraciela@gmail.com