BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 24 de septiembre de 2017
LEGISLATURA PORTEÑA
El Pro logró la sanción definitiva del Paseo del Bajo con amplio rechazo de la oposición
La Legislatura porteña aprobó con 33 votos a favor, 11 en contra y 12 abstenciones la mega obra que busca desarrollar un corredor vial por carriles de 6 kilómetros de extensión para conectar el Puerto y la Autopista Buenos Aires - La Plata con la Autopista Illia.
16 de marzo de 2017
El cuerpo de diputados del Palacio Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires aprobó con 33 votos a favor, 11 en contra y 12 abstenciones, la mega obra “Paseo del Bajo” que desarrollara un corredor vial por carriles de 6 kilómetros de extensión para conectar el Puerto y la Autopista Buenos Aires - La Plata con la Autopista Illia.

El oficialismo alcanzó la cantidad de votos necesarios para reglamentar la medida gracias a los tres legisladores del Bloque Peronista -María Rosa Muiños, Silvia Gottero y Claudio Heredia-, y al diputado de Frente Renovador Javier Gentilini. Mientras que la rechazaron el FpV, Bien Común, FIT y PSA; además, se abstuvieron el bloque PS, Confianza Pública y Suma+.

El presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano, Agustín Forchieri (Pro), explicó que “el Paseo del Bajo tiene 100 metros de ancho, de los cuales solo 25 metros corresponde a la trinchera para los camiones y colectivos; mientras que los otros 75 son para transporte liviano, bicisendas y espacios verdes” y agregó que “va a permitir la construcción de 1.500 cocheras para garantizar la vialidad del polo gastronómico que funciona en el lugar”.

“Es una de las obras más importantes de los últimos 50 años, y no solamente viene a solucionar el problema del tránsito sino que también es una solución urbanística”, destacó y afirmó que “por estos motivos tenemos que generar las utilidades para solventar la superficie del Paseo del Bajo, es lo que conocemos como el parque lineal”.

El presidente del FIT, Marcelo Ramal, aseveró que “este no es el Paseo del Bajo, es el Paseo Calcaterra” y advirtió que “detrás de esta mega obra vial costosa y de dudosa eficacia, están entregando los últimos lotes de la Ciudad a los Irsa y Constantini para extender Puerto Madero hacia norte y sur”.

Por su parte, la legisladora de izquierda Laura Marrone aseguró que desde el bloque “cuestionamos el aspecto financiero del proyecto, dado que son U$D 750.000.000” y resaltó que “estamos hablando de un endeudamiento de gran nivel que afectará a la Ciudad de Buenos Aires; objetamos este endeudamiento y que se vendan tierras para financiar este tipo de mega obras”.

De esta manera, Marrone indicó que “el proyecto en cuestión apunta a especulaciones inmobiliarias, no a la creación de espacios públicos y construcción de viviendas sociales” y advirtió que “nosotros estamos tratando esta ley acá en segunda lectura, cuando en realidad la licitación ya se hizo, las obras comenzaron y el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, ya inauguró la obra. ¿Esta sesión es una cuestión formal o una parodia?”.

A su vez, el diputado de Bien Común Gustavo Vera subrayó que “se trata de un negocio de especulación inmobiliaria” y denunció que “están vendiendo terrenos, cuando estas tierras se podrían usar para la construcción de escuelas, teniendo en cuenta el contexto de falta de vacantes que atraviesa a la Ciudad”.

“Este proyecto a los únicos que benefician realmente son los amigos del poder. No tiene ningún tipo de utilidad para los vecinos”, concluyó.

En este mismo sentido se expresó el socialista Adrián Camps, quien aseveró que “este predio debería destinarse a la construcción a las escuelas, cabe destacar que Puerto Madero es un barrio deshabitado” e insistió en que “cuando se puede construir una escuela, eligen seguir especulando con negocios inmobiliarios”.

El presidente de PS , Roy Cortina, indicó que “estamos tratando un proyecto que intenta avanzar con una obra estratégica, porque tiene que ver con generar mecanismos para descongestionar el tránsito y que ha sido preocupación de campaña para muchos espacios políticos” y agregó que “nos parece que como espacio ganado a lo verde y recreativo es interesante, por eso no podemos votar en contra de este proyecto, por eso nosotros vamos a abstenernos”.

La obra

De esta manera, la nueva traza vía tendrá una extensión de 1,9 kilómetros y estará formada por dos tramos: uno que se extenderá entre Carlos Pellegrini / Cerrito y el nuevo Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC) y tendrá tres carriles en sentido hacia la Provincia y entre tres y cuatro (según el tramo), mano al centro. En medio de ambas manos, y para generar menos contaminación visual y auditiva, habrá un gran cantero central con plantas.

El segundo tramo se iniciará en el CEC, donde la avenida comenzará a tomar altura para convertirse en un viaducto y girará hacia el norte, pasando por encima de las vías del ferrocarril hasta empalmar con la autopista Illia existente, 300 metros antes de llegar al peaje Retiro.

En este sentido, la nueva vía supondrá una mejora sustancial en los acceso a la Ciudad ya que quienes transitaban la Illia desde el norte, que hasta ahora sólo cuentan con una bajada antes de llegar al centro, tendrán una vez finalizada la obra salidas en avenida Callao, Rodríguez Peña y Libertad, lo que evitará que se formen los denominados “cuellos de botella”, haciendo más fluido el ingreso y conectando mejor el microcentro con el norte de la Ciudad.

"La obra resulta necesaria a los efectos de ordenar y coordinar el tránsito vehicular y el transporte en general –público, privado y de carga– del área central de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y construir vías rápidas de acceso y circunvalación de la misma aumentando la conectividad con su Área Metropolitana", explican los fundamentos de la iniciativa del Jefe de Gobierno.

Asimismo, proyecto permitirá reforzar desde el punto de vista urbanístico y patrimonial la integración de Puerto Madero con el resto de la Ciudad, así como el eje histórico constituido por la avenida De Mayo, Plaza de Mayo, Muro de la Antigua Aduana, Dique 3 y Puente de la Mujer.