BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 22 de septiembre de 2017
COYUNTURA
Aseguran que cerraron más de 3.500 kioscos en el 2016
El presidente de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina, Néstor Palacios, afirmó que las principales causas son el aumento en los alquileres y la baja en el consumo interno.
21 de marzo de 2017
El presidente de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA), Néstor Palacios, dialogó con parlamentario.com y analizó la situación actual del país, las causas por las que cierran kioscos a diario y el rol social que cumple la cámara que preside.

- ¿Cuál es el rol social que cumple la UKRA?

- La UKRA obtuvo la personería jurídica a partir del 31 de mayo de 1947, con la firma del presidente de ese año que era Juan Domingo Perón, y desde esa época hasta la actualidad los kiosqueros tienen esta cámara. Esta cámara representa a los dueños de los kioscos; en Argentina es cultural el kiosco, y hoy tenemos 100 mil kioscos registrados a nivel nacional. La UKRA estos últimos 4 años venimos articulando la tarea comercial, la relación de las empresas pyme y multinacional con los kiosqueros, y también trabajando en materia social. El kiosco se encuentra en todos los barrios y el kiosquero cumple un rol social importante en la comunidad porque charla todos los días con sus vecinos -los cuales le cuentan su historia de vida, lo que le está pasando económicamente en la actualidad, lo que le pasa a sus parientes-, convirtiéndose así en un transmisor social, y como no escapamos a esto empezamos a articular las relaciones sociales. Estamos trabajando mucho con la violencia de género dándole charlas a las mujeres kiosqueras para que puedan difundir la línea 144 con sus vecinas, también para que comprendan la situación social que se vive con este flagelo y tomamos un rol fundamental para que sea un canal de concientización tanto para adultos y adolescentes. Este trabajo también lo venimos desarrollando con el Día del Niño, hemos realizado en nuestras delegaciones festejos para compartir con los kiosqueros y los vecinos un día agradable. Además estamos impulsando a través del Senado de la Nación el Día Nacional del Kiosquero, el cual surge del decreto firmado por Perón en el 47 y es el documento histórico donde está reflejado el rol del kiosquero; por eso estamos tratando de que los senadores puedan acompañar este proyecto.

- ¿Por qué es importante que los senadores acompañen el proyecto para declarar el Día Nacional del Kiosquero?

- Es importante que lo acompañen porque en cada provincia y municipio hay kioscos en gran cantidad, hay 100 mil kioscos registrados en el país y otros 40 mil que no se incorporaron a la UKRA. Desde esta cámara estamos intentando de que todos los kioscos puedan blanquearse porque eso les va a permitir en un futuro tener una jubilación y una obra social. Es importante que los senadores lo acompañen para poder darle a cada kiosquero el reconocimiento que merece, por ejemplo en Mendoza tenemos casi 4.500 kioscos registrados, en Entre Ríos más de 5 mil kioscos, en Buenos Aires tenemos más de 56 mil kioscos; o sea, es el comercio minorista más desarrollado en Argentina. Nosotros no somos un grupo monopólico, esto quiere decir que cada kiosquero compra en diversos distribuidores y no manejamos los precios como ocurre en los supermercados, cada kiosquero consigue el mejor precio en la distribución y en base a eso coloca su propio precio. Nosotros no somos formadores de precios, acompañamos a cada vecino en la búsqueda de mejores ofertas en los mayoristas. El kiosquero cumple el rol social y empresarial, por eso le pedimos a los senadores que nos acompañen, porque los también van a estar reconociendo a quienes no están en blanco, se van a incorporar a esta cámara que es quien los representa y que busca darle beneficios a quienes la integran.

- Ustedes brindan asesoramiento gratuito para los afiliados a la hora de instalar su comercio. ¿Considera que esta es una medida fundamental para darle asistencia a las personas que han perdido su empleo y buscan una vía alternativa de trabajo?

- Sí, por supuesto. Actualmente el consumo interno en Argentina bajó, muchos trabajadores se han quedado sin un empleo formal y toman la decisión de ponerse un kiosco en la casa, el cual comenzará a ser la fuente de ingreso a su hogar. Cuando se acercan a la cámara le brindamos todo el apoyo posible para que puedan salir a flote, los orientamos en donde comprar, les damos cursos de capacitación para que sepan como instalarlo y como realizar la habilitación municipal, como anotarse en el monotributo. Nuestros profesionales de la UKRA asesoran en esta materia para que puedan agilizar los trámites municipales, tenemos convenios con el municipio de Florencio Varela, pronto vamos a tener con la de Ituzaingó y de Vicente López. Nos acercamos a los municipios para coordinar en conjunto estas habilitaciones para que estos trabajadores -que habitualmente tienen el kiosco como su primer comercio- puedan mantenerlo con el tiempo. Lo que pasa siempre en estos comercios que recién inician es que están 3 o 4 meses y luego cierran, dado que no saben cómo mantener sus productos.

- Teniendo en cuenta el contexto que atraviesa nuestro país, ¿cómo se vieron afectados los kioscos?

- En el contexto nacional, por la baja de su consumo interno, nos afecto sobre todo a los comercios que nos encontramos en los grandes centros urbanos. En primer instancia, nos vimos perjudicados en la materia de alquileres, ya que no bajaron sino que aumentaron los montos, el cual se suma a los incrementos en los servicios como luz, gas y agua ; todo esto hizo que muchos kiosqueros no pudieran recaudar en monto necesario para poder pagar los alquileres, tomando así la decisión de cerrar el local y transportar todo su mobiliario a su casa o garaje. Es ahí cuando surgen los kioscos ventana o garaje, tal y como lo definimos nosotros, y a los cuales les damos una mano para que puedan seguir trabajando y manteniendo a su familia. Esperamos que el consumo interno se reactive, la situación es crítica y nos afecto un montón, pero esperamos que mejore para el bien de todos: el kiosquero, el pueblo y el Gobierno. Si la situación no mejora vamos a terminar con muchos desempleados y no es bueno para el conjunto.

- En el último periodo, ¿Cuántos comercios se cerraron?

- Hemos tenido unos 3.500 kioscos que han cerrado, estamos evaluando que cantidad se han sumado hasta abril. Nosotros le hemos enviado una carta al ministro Aranguren pidiéndole tarifas especiales para los pequeños comerciantes, y lo hemos charlado con la CAME. Estamos esperando la publicación de estas tarifas nuevas que anuncio Aranguren, que pueda tomar una decisión para que se conserven la mayor cantidad posible de puestos de trabajo en materia de pyme.

- Están buscando aumentar la ganancia por las recargas de la SUBE, ¿Cuáles son los motivos por los cuales necesitan incrementar el monto? ¿Considera que la medida puede perjudicar a los usuarios?

- Ahí hay un tema muy particular con Nación Servicios, ya que ellos les otorgan a pequeñas empresas el servicio que son quienes lo dejan luego en los negocios. Nuestro proyecto desde la UKRA es que cada kiosquero tenga una cuenta en Banco Nación y que la rentabilidad se le otorgue directamente al kiosquero; es decir, dejar el intermediario, ya que estos son quienes se llevan la rentabilidad de los kiosqueros. Por eso, nosotros no fomentamos el cobro de adicionales pero la realidad es que estas empresas tercerizadoras se quedan con la rentabilidad nuestra y eso termina perjudicando al pueblo. La SUBE es un servicio útil y efectivo, pero Nación Servicios tiene que tomar una decisión y sino lo presentaremos en la cámara de senadores y diputados como un proyecto de ley para que se pueda regularizar esta situación. No tiene que tener ningún costo adicional para el vecino la recarga, pero la realidad es que el kiosquero también tiene que tener su rentabilidad, en muchos municipios no nos dan ni siquiera el 1%. Esto ocurre por la decidía que hay de los funcionarios públicos de Nación Servicios.

- ¿Cómo evalúa usted la gestión del presidente de la Nación Mauricio Macri?

- A nivel nacional, en materia económica estamos viendo que no hay consumo interno, que hay desocupación; todo esto lo vemos porque los que hacían changas en nuestros barrios hoy ya no las tienen, y cuando se acercan a comprar en nuestro kiosco solamente efectúan la compra de lo justo y necesario para ir subsistiendo en el día. Muchas veces la gente viene a pedir fiado azúcar, yerba y pan, esa es la realidad que está viviendo hoy en día el pueblo argentino. Nosotros tenemos la fe y la esperanza de que esto pueda cambiar, de que el consumo interno en la Argentina pueda caminar, que haya más trabajo y que podamos sostener los 100 mil kioscos a nivel nacional. Esperamos que las tarifas populares que son tan necesarias para nuestros vecinos lleguen a buen puerto, que no se lleve todo el salario el pago de impuestos, y que disminuya la desocupación. Si no hay trabajo, no hay consumo interno, y donde no hay consumo hay desocupación, así que esperamos que este Gobierno pueda tomar nuevamente el timón para evitar que se repita esta cadena.