Se agrava la crisis entre Chacho y la UCR

La relación entre el vicepresidente Carlos Alvarez y los senadores radicales en particular, y la UCR en general, se sigue resquebrajando, según pudo percibirse ayer en el Senado de la Nación, en cuyos corrillos los dirigentes radicales mascullan una bronca incontenible hacia el presidente del Cuerpo.

La situación de crisis empeoró a partir de las constantes declaraciones del líder frepasista en contra de los miembros de la Cámara alta y su insistencia por renovar anticipadamente el Senado. En ese marco Alvarez exige la cabeza del presidente provisional, el mendocino José Genoud, quien ya ha aclarado que no está dispuesto a presentar su renuncia al cargo, dejando la decisión definitiva en manos del presidente de la Nación, Fernando de la Rúa.

En tal sentido todas las fuentes consultadas coincidieron en asegurar que Genoud mantendrá ese cargo, por cuanto las huestes radicales no están dispuestas bajo ningún punto de vista a ceder una pieza más del tablero. Recordemos que ya la semana pasada tuvo que dimitir el presidente de la bancada, el riojano Raúl Galván, y eso sería lo máximo a lo que los senadores radicales están dispuestos a otorgar. Es así que pese a que Genoud no concita la absoluta adhesión de parte de los restantes 19 miembros de su bloque, mantendría el puesto en el marco de esta pulseada que se vive dentro de la Alianza.

En corrillos del Congreso se mencionaban ayer varias alternativas con respecto a lo que vaya a suceder con Carlos Alvarez. La mayoría incluía el alejamiento del vicepresidente, ya sea del cargo, o de la sociedad con la UCR, aunque existe una teoría que lo señala manteniéndose dentro de la Alianza, pero hundiendo el bisturí hasta el fondo.

Ninguna de las alternativas lo daba al líder frepasista morigerando sus ataques y acomodando su discurso para recomponer la relación con los senadores.

Fuentes radicales consultadas aseguraron ayer que todas las expectativas están puestas en el retorno del presidente De la Rúa, previsto para mañana. En tal sentido aseguraron que la comitiva presidencial siguió muy atentamente las alternativas de la contienda dialéctica que el vicepresidente mantiene con la Cámara alta que a partir de la próxima semana deberá volver a presidir.

Y no cayeron para nada bien las expresiones vertidas por Alvarez, sobre todo las que hicieron referencia a que no se podía mantener el “inmovilismo” ante la situación del Senado. Es que en el entorno presidencial muestran señales de hipersensibilidad cuando se menciona la palabra “inmovilidad”, que muchos atribuyen al Presidente. Atento a ello, en su diaria andanada Carlos Alvarez direccionó ayer sus ataques hacia los senadores, mencionándolos sin eufemismos. Cuestión de que no quedaran dudas de que no estaba criticando a De la Rúa.

Una nueva instancia del alejamiento casi definitivo marcado entre la UCR y el FrePaSo en la Cámara alta se marcó ayer, cuando al comienzo de la sesión se tuvo que analizar la designación del radical Luis León como vicepresidente del Cuerpo. Es que se trataba simplemente de una cuestión de protocolo, ya que es norma y costumbre que el resto de los senadores apoye esas decisiones partidarias. Pero cuando le tocó fundamentar su voto al único frepasista, Pedro del Piero, este aclaró que no tenía nada contra León, pero por cuestiones personales que no podía mencionar, se abstendría.

Al cabo, debió votar en forma positiva, pues el resto del Cuerpo no le permitió abstenerse, pero el aire podía cortarse cuando anunció su actitud y todas las críticas radicales volvieron a dirigirse hacia el jefe de Del Piero, Carlos Alvarez.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password