El diputado cavallista Francos dejó su banca

Con una mezcla de audacia y oportunismo, el diputado cavallista Guillermo Francos renunció a su banca por “cansancio moral” y exhibió la decisión como “un gesto de repudio al sistema político” frente a las sospechas de sobornos en el Congreso.

En la dimisión que le elevó al presidente de la cámara baja, Rafael Pascual, el diputado Francos destaca también “el bochorno de las coimas pagadas a legisladores en el proceso de sanción de la ley de patentes”, que – señala – fue denunciado por su partido y el líder de Acción por la República, Domingo Cavallo.

­“Los acontecimientos políticos que han conmovido a la Nación, sumiendo en la sospecha y el desprestigio a la actividad política, con gravísimo deterioro de la dignidad de los poderes de la República, han producido en mi ánimo un estado semejante al que aquel gran presidente de la Corte Suprema, Alfredo Orgaz, al renunciar a su cargo, describió como cansancio moral”, afirmó el legislador.

En ese sentido, Francos advirtió “la necesidad de una profunda renovación política en la Argentina, que no se satisface con actitudes tibias o sacando las castañas del fuego”.

­“Siento que mi patria está en una pendiente de decadencia en todos los órdenes. La veo perdiendo cualidades distintivas que la hacían ser por sus valores, por su cultura, por su estructura social, por su poderosa economía y por sus usos y costumbres, algo así como un faro de civilización que iluminaba a Latinoamérica y generaba respeto en el mundo”, agregó­

­En el texto de la renuncia, Francos destacó que la posibilidad de que Argentina sea respetada en el concierto mundial “no será posible con estructuras políticas corruptas, sospechadas de venalidad y sumergidas en el descrédito”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password