El Gobierno acusa a los fiscales

El Gobierno acusó a los fiscales que impulsan la investigación de presuntas coimas en el Senado de "politizar y buscar un rédito mediático" con la causa y defendió la actuación del Poder Ejecutivo frente a los informes que requirió la Justicia.

El presidente Fernando de la Rúa se encargó personalmente de mostrar una importante pila de carpetas conteniendo los informes que cada una de las áreas de Gobierno presentó ante la Oficina Anticorrupción y que, a su vez, fue remitido a la Justicia. El jefe de Estado recordó que la decisión de presentar los informes ante la Oficina fue dada durante una reunión de Gabinete, cuando Carlos "Chacho" Alvarez todavía era vicepresidente de la Nación.

"No puede ser que digan que no hemos hecho nada cuando personalmente dispuse que se conozca toda la información vinculada al Gobierno y hasta levantamos secretos para la Justicia", recordó.

En la conferencia de prensa ofrecida en la Casa de Gobierno, De la Rúa exhortó además a que se agoten las instancias de investigación, se esclarezcan los hechos y aporten datos y pruebas aquellos que los tengan, para que haya "certidumbre definitiva, política y judicial, que contribuya al mejoramiento de la política argentina".

"Que no quede flotando un manto de sospecha sino que haya certidumbre sobre la verdad definitiva, judicial y política", enfatizó el presidente quien eligió cerrar con este tema la conferencia de prensa a la que convocó esta tarde en la Casa Rosada. Cuando se había cerrado la ronda de consultas, De la Rúa, se puso de pie y él mismo puso sobre la mesa un voluminoso expediente que fue labrado por la Oficina Anticorrupción (OA) y que contiene las actuaciones de ese organismo en torno a la denuncia por supuestos sobornos en el Senado y que "fuera remitida al juez" de la causa, Carlos Liporaci.

El presidente dijo, a modo de cierre, que "faltan muchas medidas para tomar" al manifestarse a favor de que se tomen "careos, citaciones y alguna otra información más que sea necesaria" para dilucidar la investigación en al que están involucrados legisladores y funcionarios del gobierno nacional.

"Lo que precisamos los argentinos en este momento es que se agoten las instancias de investigación, se esclarezcan los hechos y aporten las pruebas aquellos que las tengan", señaló.

En tanto, el ministro del Interior, Federico Storani, criticó duramente al fiscal de la causa, Eduardo Freiler, a quien acusó de "poco serio" porque dijo que "la gente en su mayoría ha dictaminado que acá algo pasó". Se preguntó a sí mismo "para qué existen los fiscales y los jueces si nos vamos a guiar por el juicio de la gente" y recordó que este mismo magistrado había dicho en su momento por Radio 10 "que los fondos (para pagar los sobornos) podían provenir de los ATN" que maneja el Ministerio del Interior. En particular, definió a Freiler como "poco serio".

"Es muy negativo politizar y tratar de utilizar esto -la investigación- de manera mediática para obtener rédito político", sentenció el ministro, al tiempo que responsabilizó al fiscal Freiler de realizar "acusaciones al voleo, genéricas, que instalan un manto de sospecha".

El fiscal Federal Eduardo Freiler explicó que apeló la "falta de mérito" que el juez Carlos Liporaci le dictó a los once senadores involucrados en el supuesto pago de coimas, porque "existe un grado de sospecha suficiente para ordenar el procesamiento de algunos de ellos".

"El dictamen del juez Carlos Liporaci no fue un sobreseimiento, no obstante la fiscalía apeló la falta de mérito porque entendemos que existe grado de sospecha suficiente para poder ordenar el procesamiento de algunos de los señores senadores imputados", señaló Freiler.

Freiler dijo que existe "la opinión generalizada de que hay cierta probabilidad de que esta causa no avance, o no pase nada". En este sentido, el fiscal que junto a su par Federico Delgado, apeló la falta de mérito dictada por Liporaci, aseguró que desde la fiscalía se va tratar "por todos los medios de llegar a la verdad o la mayor porción de verdad posible en esta causa porque que ha sido una de las grandes causas institucionales de la Argentina de los últimos tiempos".

En la misma línea, Freiler sostuvo que "la mera sospecha de que hubo sobornos no puede haber desencadenado la renuncia del vicepresidente, de dos presidentes de bloque de la Cámara de Senadores, dos altos administrativos de esa Cámara, un ministro, y un secretario de Estado, hay elementos suficientes para seguir ahondando en esta investigación", enfatizó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password