Los anuncios de Ibarra

El jefe del Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, explicó detalladamente los proyectos que tiene previsto para los próximos tres años y medio de gestión, asegurando que la zona sur de la ciudad "es nuestra meta", al dejar inaugurado el nuevo período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura.

Con casi 45 minutos de atraso de la hora prevista para el inicio del acto, Ibarra destacó los puntos fundamentales de su política de gobierno en materia educativa, las facilidades crediticias a los pequeños y medianos empresarios, la construcción de las nuevas redes de subterráneos y la seguridad, a través del equipamiento de la policía y de leyes que ordenen el tránsito.

Ibarra comenzó su discurso resaltando la tarea de su antecesor, el presidente Fernando de la Rúa, al señalar que al asumir el cargo encontró a la ciudad en "buena situación fiscal y financiera, con las cuentas controladas y el gasto ordenado".

El reconocimiento a la administración anterior los trasladó a su gestión en el sentido que "nos permitió plantear un modelo de desarrollo económico y social más integrador y equitativo", y por la elaboración del Plan Trienal de Inversiones destinado al mejoramiento de la ciudad.

Durante casi una hora de exposición ante los legisladores porteños, Ibarra hizo hincapié en la elaboración del Plan Hidráulico, una inversión de más de 50 millones de pesos en obras, algunas en ejecución y otras previstas para los próximos años.

Ibarra explicó que, al momento de asumir su cargo, la ciudad se encontraba "en buena situación fiscal y financiera, con las cuentas ordenadas y el gasto controlado", y de esta forma defendió la gestión del entonces jefe de Gobierno y actual presidente de la Nación, Fernando de la Rúa. "Hemos mejorado la recaudación fiscal y hoy las cuentas de la ciudad presentan superávit operativo. La ciudad fue disminuyendo el peso de su deuda pública. Nos comprometimos a cuidar los dineros públicos y lo estamos cumpliendo", agregó.

Por otra parte, Ibarra dedicó un pasaje de su discurso a la problemática de las inundaciones, sobre las que aseguró que el régimen de lluvias que viene padeciendo la ciudad es "extraordinario".

"Trabajamos para controlar definitivamente las inundaciones", dijo, y enumeró distintas obras destinadas a solucionar este problema, como el Plan Hidráulico, el Programa de Protección contra Inundaciones, y el Fondo de Asistencia a los Vecinos, que cuenta con 7 millones de pesos.

Uno de los pasajes en los que Ibarra se mostró más enérgico fue el de privilegiar la parte sur de la ciudad, ya que a su criterio eso "hará de Buenos Aires una ciudad económicamente más competitiva, territorial y demográficamente más integrada, y socialmente más justa".

"El sur es nuestra meta", afirmó, y además sostuvo que "todas las acciones" de su administración están orientadas a "privilegiar las intervenciones del sector público en el área sur de la ciudad".

Repercusiones

Durante su discurso, Ibarra fue aplaudido en contadas ocasiones, sobre todo cuando anunció los "éxitos" conseguidos en sus siete meses de gestión. Así, puso la educación como "una prioridad" de su gobierno y al plantear la necesidad de evitar "la destrucción del hospital público" se oyeron fuertes aplausos en el recinto.

Jorge Altamira, del Partido Obrero, explicó que su bloque tiene "una obligación de tipo espiritual, porque la gente está podrida con este gobierno".

Por su parte, el diputado de Encuentro por la Ciudad Guillermo Olivieri dijo que el discurso de Ibarra "no generó grandes expectativas porque la Alianza hace un tiempo que hace anuncios y lo que se ve al final son pocos resultados".

Jorge Arguello, otro diputado de Encuentro por la Ciudad, manifestó que "la gestión de Ibarra nunca ha sido más que una sucesión de anuncios que no logran resolver los problemas de una ciudad que no ha mejorado en ningún aspecto".

Otra de las voces que se hicieron oír fue la de Jorge Enríquez, vicepresidente primero de la Legislatura porteña, quien dijo que la gestión de Ibarra se encuentra "en una buena dirección, donde es necesario seguir adelante con las obras a las que nos hemos comprometido".

En tanto, Jorge Mercado, del Interbloque, dijo que "aún no se puede hacer una evaluación real de la gestión de Ibarra" y anticipó que desde el interbloque apoyarán "los proyectos que presente el oficialismo siempre y cuando nos parezcan pertinentes, con las modificaciones que creamos necesarias".

Víctor Santa María, diputado de Nueva Dirigencia, dijo que el discurso de Ibarra "fue una gran mentira, tanto para los legisladores como para el pueblo".

Diputados de Izquierda Unida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se retiraron de la Legislatura Porteña cuando el Jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, pronunciaba el discurso de apertura del cuarto período de sesiones ordinarias en ese recinto de la planta baja.

Los legisladores Vilma Ripoll y Patricio Etchegaray abandonaron la Legislatura ante la presencia de secretarios del gabinete, senadores, diputados y miembros del Tribunal Superior de Justicia, la Defensoría del Pueblo, la Sindicatura, la Procuración General y el Consejo de la Magistratura local, que participaban de la asamblea. Mediante un comunicado de prensa, Ripoll y Etchegaray aseguraron que el funcionario aliancista no cumple los postulados esgrimidos en sus discursos y lo acusaron de no haber llevado "justicia, solidaridad social e igualdad" al ámbito de la Capital Federal, tal como lo aseguró el año pasado durante la apertura de la Legislatura porteña.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password