Pou quiere que le manden las preguntas 48 horas antes

La comisión bicameral que estudia la responsabilidad del presidente del Banco Central, Pedro Pou, en operaciones de lavado de dinero decidió convocarlo para que de su testimonio mañana, en la que sería la última jornada de consultas antes de elevar su informe al presidente de la Nación. Sin embago trascendió que el funcionario reclama un plazo de 48 horas para concurrir ante ese grupo y pide conocer las preguntas por anticipado.

Tras una nueva jornada en la que se escucharon testimonios, los cinco senadores que integran la comisión bicameral decidieron que mañana Pou haga el descargo correspondiente por su supuesta responsabilidad en la quiebra de bancos y en operaciones de lavado de dinero. Según expresó el senador Mario Losada (UCR-Misiones) al término de la reunión, "Pou puede decidir no presentarse ante la comisión y nosotros no tenemos poder ni atribuciones para hacerlo venir a declarar".

La presencia de Pou, estaba prevista para el viernes a las 11 pero su exigencia de contar en forma anticipada con las preguntas y con 48 horas de plazo seguramente demorará su concurrencia hasta los primeros días de la semana próxima. La respuesta de Pou se produjo a través de un escrito enviado a la comisión a través de un abogado del Banco Central, 24 horas después de que Losada, le cursara una comunicación invitándolo a concurrir a la comisión.

Losada confirmó el cruce de misivas pero no reveló el contenido de las mismas.

Los informantes, en tanto, dijeron que el escrito de Pou, hace referencia a ciertas dificultades para ejercer su derecho a defensa ya que desconoce los aspectos de su tarea que son objeto de evaluación por parte de los legisladores.

Ayer, desde las 10.10 y hasta pasadas las 17 testificaron ante la comisión dos ex funcionarios, un funcionario y dos integrantes de la comisión interna de la entidad. La ronda de consultas, que se inició ayer con tres testimonios, continuará hoy con las declaraciones de los seis directores que integran la cúpula de conducción del Banco Central.

Si bien los legisladores cumplirán con la formalidad de escuchar a Pou, es casi un hecho que el dictamen será elevado a la Presidencia de la Nación entre el lunes y el martes próximos.

A todo esto, más de 160 diputados aprobaron en la víspera por unanimidad solicitarle el Senado de los Estados Unidos que remita a la Cámara baja la información recogida por el subcomité de investigaciones que reveló la existencia de presuntas operaciones de lavado de dinero en la Argentina.

El pedido quedó plasmado en un proyecto de resolución propuesto por el diputado justicialista Arturo Lafalla, que encomienda al presidente del cuerpo, Rafael Pascual, que obtenga "a la brevedad" una copia autenticada de la documentación utilizada en las investigaciones sobre el Citibank de Nueva York.

Más allá de la predisposición manifestada por todas las bancadas, el debate dejó al descubierto una fuerte diferencia de matices entre el oficialismo y la oposición, en relación con el alcance y publicidad que debería darse a las investigaciones.

El cavallismo y el PJ no compartieron en un todo los argumentos de Elisa Carrió, a pesar de que dieron su apoyo a la creación de la comisión investigadora y al pedido de informes al Senado norteamericano. El titular del bloque de Acción por la República, Alfredo Castañón, se quejó porque el parlamento de los Estados Unidos no tomó medidas contra la Reserva de Nueva York, una suerte de Banco Central del sistema financiero de esa ciudad, a pesar de haber centrado su informe en las irregularidades del Citibank.

Por su parte, el justicialista cordobés Humberto Roggero reclamó que la investigación se realice "con equilibrio y en la búsqueda de la verdad", y pidió que se evite la "espectacularidad mediática" en el desarrollo de las pesquisas.

El presidente del bloque de diputados de la Alianza, Darío Alessandro, juzgó "imprescindible" que el Congreso de la Nación "cuente con la documentacion conocida por los medios de prensa" y dé "el tratamiento institucional serio que corresponde a este hecho".

"Es el conjunto del Congreso y de la Cámara de Diputados el que debe dar el marco institucional para que investigación tenga la máxima seriedad", aseveró el legislador oficialista, quien, de este modo, expresó el respaldo de su bloque a las propuestas de Di Cola y Lafalla.

Por su parte, la diputada aliancista Elisa Carrió, quien aportó junto al mendocino Gustavo Gutiérrez datos a la investigación desarrollada por el Senado de los Estados Unidos, agradeció "profundamente" el pronunciamiento del cuerpo porque implica un "respaldo" al trabajo realizado por ambos. En este sentido, señaló que si bien ella y Gutiérrez solicitaron al Senado estadounidense que le remita el contenido completo del informe sobre operaciones de lavado de dinero, ese pedido "no tiene la misma jerarquía" si es realizado en forma orgánica por el conjunto de la Cámara.

Por otro lado, Carrió indicó que la investigación encarada por el Senado de los Estados Unidos no tiende a "buscar corruptos dentro del Estado y de los partidos, si no que el fundamento de la investigación está en determinar el origen de la mayor corrupción de los países de América Latina, que no es pública sino privada".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password