Alcances de la nueva ley de competitividad

Estos son los puntos principales de la ley de competitividad tal cual fue aprobada hasta ahora:

· Cada vez que se deposite o se extraiga dinero de una cuenta corriente, el banco debitará el monto correspondiente al nuevo impuesto. El porcentaje autorizado por la ley es "hasta 6 por mil". Por ejemplo: se depositan $ 100 en una cuenta corriente. El banco debita 60 centavos de impuesto. Contra esos $ 100, se emiten dos cheques, por 70 y 30 pesos. Por el primero se pagará 42 centavos de impuesto; por el segundo, 18. En total, $1,20 de gravamen.

· El impuesto grava a las extracciones, no sólo a los cheques. Así, si el titular extrae dinero de su cuenta corriente con una tarjeta Banelco o Link, también pagará el impuesto.

· Están exceptuados del impuesto los depósitos y débitos de sueldos, jubilaciones o pensiones que se acrediten por vía bancaria. Una dificultad: cómo determinar si el dinero extraído es el que ingresó por un salario o por otro depósito.

· No pagarán los entes públicos, diplomáticos, fundaciones y cooperativas.

· El Ejecutivo puede eximir a sectores específicos del gravamen. Serían los que hacen uso intenso de los cheques y que tienen márgenes de utilidad reducido. Se podría pensar, por ejemplo, en los supermercados: pagan a sus proveedores con cheques, y depositan en cuentas corrientes sus ingresos. Así, su facturación queda alcanzada con un 1,2%, aunque sus márgenes de ganancia rondan el 2%.

· El dinero del nuevo impuesto no irá directamente al Fisco (tampoco a las provincias, porque no es coparticipable), sino que formará un Fondo de Emergencia Pública. Su destino: garantizar el pago de la deuda pública y la recuperación de la competitividad (léase bajar impuestos), en especial la de las pequeñas y medianas empresas.

· El Ejecutivo podrá disponer que el impuesto se tome, en forma parcial o total, como pago a cuenta de Ganancias, IVA o el monotributo. No está obligado y, de hecho, Domingo Cavallo anunció que "por algunas semanas" esa desgravación no se va a aplicar. Así, se trata de un aumento puro de la carga impositiva.

· El nuevo impuesto regirá hasta el 31 de diciembre del 2002.

· Los bancos no necesitarán autorización del titular de la cuenta corriente para debitar el impuesto: hoy, todo débito de la cuenta requiere conformidad del cliente.

· Se permite un blanqueo amplio para los titulares de cuentas corrientes cerradas por emisión de cheques sin fondo. Ahora el Banco Central no hará más listas de cuentas corrientes clausuradas y serán los bancos los que decidan si vuelven o no a darle chequera a sus clientes.

· Se eliminó la multa por cheques sin fondos. Por eso, ahora el Estado deberá financiar la atención de los discapacitados, a los que iba destinadas esas multas.

· Los legisladores agregaron un artículo de interés para las provincias: el Estado nacional estará obligado cumplir con todos sus compromisos de coparticipación y fondos específicos: allí queda garantizado el Fondo del Tabaco y el subsidio a los combustibles patagónicos.

· Como "compensación" por el costo de liquidar el impuesto, los bancos reciben un premio: todo pago superior a $ 1.000 deberá ser hecho con cheque, tarjeta u otro sistema bancario. Así más gente estará obligada a tener cuenta bancaria.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password