El Senado aprobó las facultades especiales sin modificaciones

En el marco de un extenso debate que se extendió por 12 horas, el Senado se convirtió esta madrugada en ley el proyecto que otorga superpoderes al ministro de Economía, Domingo Cavallo.

Fue una larga sesión en la que abundaron los discursos de apoyo a las nuevas medidas, tanto de parte de los radicales como de la oposición justicialista.

Las excepciones en las filas del peronismo fueron el entrerriano Hector Maya, los puntanos Hector Torino y Alicia Negri, además del santacruceño Daniel Varizat. En definitiva, la norma fue aprobada por 50 votos contra 4.

A partir de la aprobación, y por el término de once meses, Cavallo podrá subir o bajar impuestos, derogar leyes e impulsar una profunda reforma en la estructura del Estado.

Los senadores analizan el proyecto que el martes a las 23 sancionó la Cámara de Diputados tras dos días de tratamiento, en un trámite que se demora debido al alto número de legisladores anotados para pronunciar discursos. A un promedio de treinta minutos por discurso, se prevé que la sesión que comenzó a las 15.40 se extienda hasta pasada la medianoche, debido a que la nómina de senadores que piensan exponer en el recinto suma más de cuarenta.

En nombre del oficialismo, el cordobés radical Luis Molinari Romero abrió la sesión expresando que "la delegación de funciones que está prevista en el artículo 76 de la Constitución Nacional no es la suma de poder público ni es el otorgamiento de las facultades extraordinarias, sino delegación de ciertas normativas en el Poder Ejecutivo".

La voz del bloque mayoritario en materia de interpretación constitucional la llevó el riojano Eduardo Menem quien explicó que "esta sanción no tiene nada de novedosa: no vamos hoy a perder la virginidad en materia de delegación de facultades; las venimos perdiendo hace mucho tiempo".

"No votamos esta ley para hacerle un favor al gobierno, no lo hacemos para que la opinión pública hable bien de nosotros, lo hacemos porque tenemos la íntima convicción de que la necesita el gobierno nacional", precisó.

El autonomista correntino José Antonio Romero Feris dijo que "no podemos vivir siempre bajo el argumento de la emergencia; es hora que los poderes del Estado aprendan a gobernar a partir de actitudes de coordinación y edificación de consenso".

El radical Leopoldo Moreau dijo que "se le dió al gobierno lo que necesita para la emergencia, pero no se le dieron los superpoderes que pedían en el proyecto original".

Roberto Ulloa, del Partido Renovador de Salta, expresó su punto de vista destacando los pro y los contra del proyecto, aunque manifestó que votará afirmativamente en general y en particular.

Por el peronismo, el chubutense Osvaldo Sala, el puntano Héctor Torino y el pampeano Carlos Verna, hicieron hincapié en cuestiones más técnicas, sobre todo este último desde su condición de presidente de la comisión de Presupuesto, lo que lo llevará a ser uno de los integrantes de la comisión bicameral que fiscalizará los poderes especiales que se le otorgarán al Poder Ejecutivo.

El formoseño radical, Alberto Maglietti, destacó la decisión del presidente Fernando de la Rúa "porque dio una muestra de extraordinaria capacidad y valentía al designar a Cavallo como ministro de Economía cuando era mala palabra en el partido y cuando ninguno de nosotros estaba dispuesto a avalar esta designación".

Las facultades con las que contará de ahora en más Cavallo son amplísimas, a pesar de la gran cantidad de modificaciones que se le introdujeron al texto original redactado por el equipo económico. El ministro sólo sufrió un único traspié al eliminarse en Diputados el inciso f de la primera parte de artículo 1, que lo facultaba a poner como garantía de operaciones de crédito público recursos y bienes del Estado.

Cavallo contará con un amplio margen de maniobra para, entre otras cosas, lanzar una nueva reforma del Estado, modificar o eliminar normas legislativas y crear o suprimir exenciones impositivas.

El titular del Palacio de hacienda quedó facultado, además, para "crear tasas o recursos no tributarios con afectación específica para el desarrollo del proyecto de infraestructura", que el Gobierno considera fundamental para impulsar un shock de reactivación económica. Otra limitación que sufrió el proyecto de Cavallo fue que quedó fuera de la extensa lista de los superpoderes la posibilidad de disponer el rediseño del PAMI, que varios diputados y senadores denunciaron como propósito.

Cavallo tendrá otro límite preciso: no podrá privatizar o ceder en concesión empresas públicas, universidades, entidades financieras oficiales como el Banco Nación, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y entes binacionales, como la represa de Yacyretá.

Entre las atribuciones legislativas que fueron delegadas en el Poder Ejecutivo figura, en tanto, la posibilidad de eliminar las exenciones impositivas que tienen los medios de comunicación, diarios, libros y revistas editados en el país, una cuestión que fue motivo de una apretada votación en ambas cámaras.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password