Limitación a campañas y fondos reservados

Luego de idas y venidas, tiras y aflojes, e interminables negociaciones entre bloques, las ambiciosas transformaciones que senadores y diputados aspiraban a incorporar a la Ley Orgánica de los Partidos Políticos y a la Ley Nacional Electoral se verán reflejadas simplemente en un acortamiento de las campañas.

De tal manera, la limitación en la duración de la campaña proselitista será el único aspecto de la reforma política en condiciones de ser aplicado en las elecciones de octubre, ya que la eliminación de las listas sábana quedará como cuenta pendiente de análisis en el Congreso.

De hecho, para que los cambios puedan regir en los comicios del 14 de octubre -en los que se pondrán en juego la totalidad de las bancas del Senado y la mitad de las de Diputados- deben terminar de ser tratados primero en el Senado y, luego, ser analizados por la Cámara baja a más tardar antes de fin de julio.

En otro orden, la Cámara de Diputados aprobaría esta semana un proyecto que crea una comisión bicameral que se encargaría de controlar y supervisar la administración de los gastos reservados y las partidas presupuestarias de carácter secreto o acceso limitado.

En cuanto a la reforma política, hasta el momento existe un solo proyecto que integra el paquete de reforma política que ya cuenta con media sanción de la Cámara alta y que a partir de esta semana -según adelantaron fuentes parlamentarias- comenzará a ser estudiado en Diputados, en el marco de la Comisión de Asuntos Constitucionales. "La idea es sacarlo lo más rápido posible", aseveró la diputada Elisa Carrió, presidenta de la comisión que analizará esta iniciativa que prevé, entre otros aspectos, el acotamiento de la duración de las campañas presidenciales a 90 días y el de las legislativas -como la de octubre- a 60 días.

De los cuatro proyectos que integran la reforma política abordada por el Senado en sesiones que comenzaron a desarrollarse el 23 de mayo pasado, sólo esta iniciativa logró por el momento su aprobación y se encuentra, en consecuencia, con más chances de llegar a ser aplicable para los próximos comicios.

Sin embargo, la Cámara alta buscará esta semana avanzar en algunos aspectos más de la reforma, aunque ya con la certeza de que dejará afuera de la actual discusión la eliminación de las listas sábanas, dado que los bloques no logran ponerse de acuerdo en qué alternativa de reemplazo resultaría más viable.

En este sentido, el titular de la bloque radical, Jorge Agúndez, consignó que si bien "es una decisión política del cuerpo eliminar las listas sábana", lo cierto es que "existen distintas variantes de reemplazo que merecen un estudio en profundidad", por lo cual podrá pensarse en un cambio "recién para el 2003".

En cuanto a los gastos reservados, el presidente del bloque de la Alianza, el frepasista Darío Alessandro y el vicepresidente Horacio Pernasetti, señalaron que la intención del oficialismo es debatir el dictamen el próximo miércoles, ya que quedó pendiente su tratamiento en la última sesión. En un principio se iba a aprobar junto al paquete de leyes que se sanciona sin debate, pero luego la Alianza impulsó que se debata en una forma separada debido a la necesidad de incorporar cambios sustanciales al proyecto, ya que en uno de los artículos dejaba abierta la posibilidad de derogar toda la legislación de carácter reservada.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, el radical mendocino Raúl Baglini reconoció que "hay un grueso error" en el dictamen porque el artículo 7 hace desaparecer el "concepto de reserva", y dijo que esta equivocación se saldará con la modificación que se propondrá en la discusión en particular.

Baglini dijo que si no se hace ese cambio se podría entender que esos gastos podrán ser publicados por Internet, lo que no existe en un ningún Estado ya que todos tienen especial cuidado en mantener la reserva sobre los gastos en Defensa y Seguridad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password