Carrió negó que vaya a ser candidata

La radical disidente Elisa Carrió descartó virtualmente su postulación como senadora por Capital Federal en el tramo final del acto en el que difundió el informe de la comisión investigadora de lavado de dinero, durante el cual alzó su dedo acusador, se emocionó hasta las lágrimas y fue ovacionada por un público entusiasta que colmó el Salón de Pasos Perdidos del Congreso Nacional.

"Es mentira que tenga un interés político. Lo hago por la verdad. En unos días lo van a saber: gorda periférica en el Senado no queda bien", dijo Carrió, rodeada por los tres miembros de la comisión que la acompañaron con su firma -el demócrata mendocino Gustavo Gutiérrez y los frepasistas Graciela Ocaña y José Vitar- y por dirigentes políticos y sociales.

Apenas terminada la conferencia de prensa, en rigor un trascendente acto político, reiteró que "es muy difícil" que presente su candidatura a senadora nacional.

El escenario del cual hablaba la diputada chaqueña -que reivindicó su condición de radical y su amor por Raúl Alfonsín- fue una muestra de la transversalidad con la que se alimenta la coalición Argentinos por una República de Iguales (ARI): frepasistas como Fernando Melillo y Eduardo Jozami, peronistas como Mario Cafiero y Rafael "Balito" Romá, madres de Plaza de Mayo y otros dirigentes sociales acompañaron a Carrió.

Con tono admonitorio, la legisladora apostrofó a grupos económicos y mencionó a figuras políticas como el ministro Domingo Cavallo; el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo; el ex secretario general de la Presidencia Alberto Kohan y los senadores Eduardo Menem y Omar Vaquir, y sostuvo que los dos últimos -en 1981- recibieron en Buenos Aires al magnate Gayth Pharaon, acusado de operaciones de narcolavado.

"A nosotros nos protege el pueblo, si no lo dábamos hoy (al informe), no lo podíamos dar nunca más", afirmó Carrió. "Todos saben que nos pueden matar y ahora le pido al gobierno que nos de la seguridad necesaria".

La legisladora destacó el apoyo recibido del ex presidente Alfonsín, quien, según relató, le dijo "Lilita, sin límites" y la exhortó a investigar "no importa lo que digan". También agradeció el respaldo de los titulares del Banco Nación, Enrique Olivera, y del Banco Central, Roque Maccarone, así como el que le brindó el presidente de la Cámara de Diputados, Rafael Pascual.

Extendió el agradecimiento a numerosos jueces y destacó en particular la colaboración de María Servini de Cubría, al tiempo que subrayó la "falta total de colaboración" de los magistrados Juan José Galeano y Claudio Bonadío.

Si bien la estrella central de la noche fue Carrió, el menor de los Cafiero se despachó con un detallado y aplaudido informe sobre la génesis de la deuda externa, a la que consideró el huevo de la serpiente.

La referencia a una presunta cuenta del ministro Cavallo en Bahamas fue recibida por una ovación, respondida por el legislador con una ratificación de identidad similar a la realizada por Carrió, al señalar: "Soy peronista y no voy a dejar de serlo. Y reivindico a todos mis compañeros que trabajaron en la investigación de la deuda".

Un rato antes, en varios pasajes de su discurso -que interrumpió para darles la palabra a su colegas Gutiérrez, Cafiero y Ocaña- "Lilita" dejó traslucir su agotamiento por las extenuantes jornadas de 15 a 18 horas de trabajo y hasta señaló que no dormía "hace prácticamente 72 horas".

También sugirió que recibió presiones para no investigar a fondo y dijo que muchos de sus colegas que no firmaron lo hicieron por temor. Y para el final dejó una definición: "A partir de mañana muchos me van a querer matar, pero no les tengo miedo. La verdad nos protege".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password