Regímenes para regularizar deudas porteñas

La Legislatura porteña votó una ley para poner en práctica un Régimen de Presentación Espontánea para regularizar "obligaciones omitidas" y otro de Regularización de Deudas Exteriorizadas e Impagas, "por única vez y por 180 días", que abarcará todos los impuestos que percibe el gobierno de la ciudad.

En ambos casos, la ley faculta al Ejecutivo de la Ciudad a disponer que los regímenes tendrán vigencia "por única vez, por un plazo que no podrá exceder los 180 días" y alcanzarán a todas las contribuciones. En el texto se aclara que "se considera presentación espontánea, la denuncia de toda obligación tributaria no exteriorizada".

De este modo, los dos regímenes alcanzarán a las contribuciones de Alumbrado, Barrido y Limpieza; Territorial y de Pavimentos y Aceras, Patentes de vehículos, adicional Ley Nacional 23.514, Contribución por Publicidad, Ingresos Brutos y los Gravámenes por el Uso y la Ocupación de la superficie, espacio aéreo y el subsuelo de la vía pública.

El jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Raúl Fernández, ponderó la sanción de la Legislatura señalando que "es muy importante la sanción de esta nueva ley para la Legislatura, ya que además de ser impulsada por el gobierno porteño le permitirá a los deudores hacer una presentación espontánea para pagar. Es importante porque nos permite recaudar más y mejor".

Por la Presentación Espontánea los efectos de esta ley tendrán tres consecuencias: se condonarán los intereses de resarcimiento, si la presentación se produce antes de una inspección; se reducirán los intereses de resarcimiento cuando la inspección haya sido iniciada; y habrá condonación de las multas materiales y formales, a excepción de las ya estén juzgadas administrativamente.

Para las Obligaciones Exteriorizadas e Impagas serán: a) la reducción de los intereses de resarcimiento por todos los períodos fiscales involucrados. b) la condonación total de los intereses punitorios. c) la condonación total de posibles multas materiales y/o formales. En ambos regímenes estarán excluidos los agentes de recaudación, por los gravámenes retenidos o percibidos y no depositados; los contribuyentes o responsables en estado de quiebra judicialmente declarado, los contribuyentes o responsables querellados o denunciados por el Fisco porteño a causa de incumplimiento tributario, como los denunciados por terceros.

Para el caso del Régimen de Obligaciones Exteriorizadas e Impagas, los contribuyentes que tengan "causa judicial por ejecución fiscal" sólo podrán beneficiarse con esta ley siempre que la " deuda supere la suma de 1.500 pesos de capital e intereses" y además que desista de toda acción judicial que tenga iniciada contra organismos oficiales, a excepción del Banco Ciudad.

La legisladora Vilma Ibarra, que preside la comisión de Hacienda se encargó de fundamentar el proyecto, acotando que "la Ciudad aún no sabe si percibirá de la Nación los 60 millones de pesos que restan de la Coparticipación Federal, más los fondos de Incentivo Docente y de Enseñanza Terciaria".

Vilma Ibarra también estuvo ayer en el ojo de la tormenta, al ser vinculada con el proyecto que en realidad impulsó el radical Héctor Constanzo para aumentar la alícuota de Ingresos Brutos para bancos, aseguradoras, inmobiliarias y la venta mayorista de tabaco, entre otras actividades.

El vicepresidente segundo de la Legislatura porteña, Jorge Srur, consideró que el jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, pretende subir impuestos para "no bajar la fiesta de los gastos improductivos y mantener la ineficiencia de su gobierno".

"En la más profunda recesión de los últimos 70 años, en momentos en que las tasas de interés están por las nubes y la economía no puede arrancar, en vez de plantearse bajar gastos improductivos y reducir los impuestos a las pymes, Ibarra decide aumentarlos y ayudar a la profundización de la recesión y el desempleo", dijo.

En el mismo sentido, el vicepresidente primero de la Legislatura, el radical Jorge Enríquez, había considerado que "frente a una recesión lo que se debe hacer es eliminar gastos ociosos y no subir impuestos". Cada año, el sector bancario paga alrededor de 300 millones de pesos por ingresos brutos y, según estimaciones, el aumento en la alícuota incrementará la recaudación en otros 35 millones.

El proyecto prevé la modificación del artículo 52 de la Ley Tarifaria número 540, elevando de 4,9 a 5,5 por ciento la alícuota de Ingresos Brutos para diversas actividades. Entre las actividades afectadas figuran las bancarias; entidades financieras en general; compañías de capitalización y ahorro; compañías de seguros de retiro o prestar dinero contra hipotecas o garantías.

Por su parte, el legislador Héctor Constanzo, rechazó la posibilidad de que se puedan producir despidos y pidió que "paguen los que más tienen".

"Siempre estamos en lo mismo, no aumentamos impuestos porque pueden echar gente y así pasa lo que está pasando en el país. No sé si van a despedir gente, ¿Alguien se piensa que los bancos van a echar gente porque se aumenta la tasa del impuesto a los Ingresos Brutos en menos del 1 por ciento?", agregó el legislador en declaraciones a radio 10.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password