Duhalde se comprometió a cambiar el modelo

El presidente Eduardo Duhalde se comprometió a terminar "con el modelo agotado", devolver los depósitos a los ahorristas, reconstruir la autoridad política e institucional, garantizar la paz social y sentar las bases para cambiar el modelo con una "justa distribución de la riqueza".

En su discurso pronunciado tras prestar juramento ante la Asamblea Legislativa, Duhalde anunció que no competirá por una candidatura presidencial para el 2003 y que mantendrá la postura de suspender el pago de la deuda pública porque la Argentina "no está en condiciones de hacerlo en medio de la eclosión social".

En su primer discurso y ante la Asamblea Legislativa que lo proclamó, Duhalde anunció el fin de la convertibilidad y afirmó que "desde mañana estaremos trabajando juntos con las fuerzas políticas, empresariales, laborales y no gubernamentales en la elaboración de un programa de salvación nacional", afirmó. Acompañó su convocatoria a la unidad con una serie de lineamientos generales de su gestión destinada a calmar la ansiedad social.

Así, dijo que "se debe garantizar que quienes hayan robado el dinero de la gente y que quienes no controlaban a los que robaban, vayan presos", y aseguró que "van a ser respetadas las monedas en que hicieron sus depósitos" los ahorristas hoy víctimas del denominado "corralito" que les impide tener acceso libre a sus fondos.

En su mensaje, trazó un duro panorama económico y dijo que "no tenemos crédito externo ni interno. Y están metido en un corralito 65 mil millones de pesos o dólares que los bancos pudieron haber prestado a las empresas, familias o al sector público. Pero hay que garantizar que quienes hayan robado el dinero de la gente y quienes no hayan controlado a los que robaban, vayan presos".

Sus palabras fueron coronadas por un cerrado aplauso de un minuto de la mayoría de los legisladores, de pie, y la ceremonia terminó con los presentes cantando el Himno Nacional.

"La propia esencia de este modelo perverso terminó con la convertibilidad. Arrojó a la indigencia a dos millones de compatriotas, destruyó a la clase media, quebró nuestras industrias y pulverizó el trabajo de los argentinos", agregó.

Duhalde señaló que aspira a "poner de pie y en paz a la Argentina" y remarcó que su administración "se propone alcanzar tres objetivos básicos: reconstruir la autoridad política e institucional, garantizar la paz social, y sentar las bases para el cambio del modelo económico y social".

El jefe de Estado comenzó su discurso dejando en claro que había sido designado "para ocupar la Presidencia de la Nación hasta el 10 de diciembre del 2003, con el firme propósito de cumplir con la palabra empeñada en estas circunstancias que llaman a la responsabilidad y el esfuerzo de todos los argentinos".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password