Media sanción para la modificación a la ley de quiebras

La Cámara alta dio media sanción la reforma de la ley de quiebras que impulsó el Gobierno, la cual suspende por 180 días las ejecuciones hipotecarias y prendarias y se prorrogarán, por igual plazo, los procesos concursales y los pedidos de quiebra.

Se espera que los diputados le den sanción definitiva esta tarde.

El proyecto fue aprobado en general antes de la medianoche, con el voto afirmativo de 56 de los 57 senadores presentes. La votación en particular se realizó en horas de la madrugada, luego de ser consensuado por los bloques del PJ y la UCR.

La ley deberá volver a Diputados en revisión, ya que los senadores tomaron como base un proyecto aprobado en esa Cámara, en el que se disponía el aplazamiento de embargos y ejecuciones financieras. La iniciativa había sido promovida por Oscar Lamberto, antes de asumir como secretario de Hacienda.

La norma contempla la situación de las empresas endeudadas, tanto pymes como las de mayor tamaño. Una de las modificaciones que concitaron mayor debate fue la derogación del sistema de "cram down", por el que empresas endeudadas podían ser absorbidas por un tercero.

El apoyo del radicalismo se consiguió con la eliminación del artículo 4, que fijaba la capitalización compulsiva de las deudas, fuertemente resistida por los bancos. Así lo destacó el titular de esa bancada, Carlos Maestro (Chubut), cuando dijo que "al no insistir (el oficialismo) con el instituto de la capitalización estamos andando el camino correcto", y comprometió el apoyo de la UCR para debatir en 60 días un proyecto de ley que busque una salida para las empresas en quiebras.

Además, las fuerzas mayoritarias se comprometieron a dictar en el corto plazo una nueva ley que mejore las alternativas para las firmas concursadas. En ese marco se analizará el mecanismo de capitalización -que no fue incluido en esta ley-, mediante el que las empresas pagarían deudas transfiriendo acciones.

Así lo confirmó el justicialista Miguel Angel Pichetto (Río Negro), quien fue el que abrió el debate diciendo que "es hora de que el Congreso ponga equilibrio entre los bancos y el sector productivo". Por otro lado, dijo que "con esta ley queremos preservar lo poco que queda del empresariado nacional".

La titular de la Comisión de Legislación General, Liliana Negre, defendió la iniciativa "por la emergencia que vive el país". "El espíritu que nos anima es la protección de la empresa y de las fuentes de trabajo y, dentro de esta situación, dictar una norma que permita una solución transitoria", agregó. Pero el radical Raúl Baglini (Mendoza) se abstuvo y criticó el proyecto. Para él, la defensa de la industria nacional debe hacerse "en situaciones de desbalance entre deudor y acreedor, no cuando hay situación de igualdad" y "la falta de cohesión en el pago de las deudas hace que el crédito desaparezca".

Puntos principales de la norma

· Prohibición de transferir divisas al exterior hasta que se reprogramen y normalicen los pagos de la deuda externa pública y privada. Se exceptúan el comercio exterior y casos puntuales autorizados por el Banco Central.

· Reprogramación de las deudas de privados con entidades financieras, contemplando quitas, tasas y esperas, en un plazo de 90 días.

· Ampliación a 180 días del período de exclusividad para que el deudor formule propuestas de acuerdo preventivo a sus acreedores.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password