Pesifican uno a uno deudas no bancarias

El Senado aprobó una modificación del criterio para pesificar deudas particulares no contraídas en el sistema bancario. La norma sólo incluye a los que contrajeron préstamos para compra o refacción de viviendas, por lo que quedarían con sus deudas en dólares pasadas a pesos en una relación 1 a 1, cuando la operación de origen no hubiera superado los 100.000 dólares.

La iniciativa ahora debe ser aprobada en Diputados. Abarca préstamos de hasta 100.000 dólares: son los que se contrajeron en escribanías, mutuales o financieras, entre otros.

Esta cláusula alcanza a unos tres millones de personas que tienen préstamos otorgados por escribanías, cooperativas o mutuales que no habían quedado comprendidos en el proceso de pesificación que estableció la ley de emergencia pública.

La norma excluye a aquellos endeudados en créditos personales, por compra de automotores u otras operaciones por canales no directamente bancarios, que deberían cumplir sus compromisos -pactados en dólares- en pesos, pero a una relación de 1,40 peso por dólar.

El proyecto partió del titular del bloque de senadores del PJ, José Luis Gioja quien negoció el tema con el ministro Jorge Remes Lenicov y su secretario de Hacienda Oscar Lamberto, así como con el ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli.

En el Gobierno no veían con buenos ojos la intención original que consistía en pesificar 1 a 1 a todo el espectro de deudas particulares, y se amenazó con vetar una decisión de ese tipo hasta que se acordó establecer el límite del beneficio en los endeudados en créditos para vivienda.

Fuentes vinculadas al senador Gioja aseguraron que al haberse negociado y aceptado ese "corte" entre tipos de deudores (vivienda por un lado, otras deudas por otro lado), y además al contar con mayoría en las cámaras y acompañamiento de la bancada radical, la votación sería fácilmente superada. Con todo, otros senadores del mismo PJ ponían en duda que el paquete hubiera sido completamente cerrado entre Gioja y el Ministerio de Economía.

El artículo en cuestión, concretamente, modifica el primero y segundo párrafo del artículo 6 de la Ley de Emergencia Económica y Reforma del Régimen Cambiario, dictada en el debut de la gestión de Eduardo Duhalde como Presidente. Así, se dispone ahora que el Poder Ejecutivo "reestructurará las deudas con el sector financiero y entre personas físicas o jurídicas comprendidas en los incisos a), b) y f) del presente artículo estableciendo un tipo de cambio de 1 a 1 (peso por dólar) en operaciones pactadas originariamente en hasta 100.000 dólares. El inciso a) alude a créditos para adquirir viviendas (en hasta 100.000 dólares). El b), a refacción o ampliación de hogar (en hasta 30.000 dólares), y el f) a deudas para construir, refaccionar o ampliar viviendas contraídas con cooperativas a mutuales.

En cambio, los deudores con el sistema no bancario comprendidos en los incisos c), d) y e), es decir con créditos "personales", "prendarios para la adquisición de automotores" o correspondientes a micro, pequeña y mediana empresas, en esta reforma quedan fuera del beneficio del 1 a 1.

Según los promotores de la iniciativa, los deudores en escribanías, financieras o entidades no bancarias que no fueron originariamente alcanzadas por la pesificación 1 a 1 de la Ley de Emergencia Económica, suman alrededor de 3 millones de personas, y las deudas totalizarían 30.000 millones de dólares. La mayoría pertenecería al sector de endeudados por temas habitacionales.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password