Se complica la aprobación del Presupuesto

La anunciada sesión de la Cámara de Diputados para tratar el presupuesto nacional 2002 quedó, a menos de 24 horas del día acordado, en duda ante la nueva demora que sufrieron las negociaciones entre la Nación y las provincias por la coparticipación federal.

No obstante, el presidente Eduardo Duhalde trató anoche, en la Quinta de Olivos, de convencer a legisladores del PJ de la necesidad de destrabar el tratamiento del presupuesto. Así lo confirmaron voceros justicialistas, quienes precisaron que ante la incertidumbre generada por el desplante de varios gobernadores a la reunión con funcionarios del Gobierno nadie está en condiciones de asegurar que se pueda realizar la sesión.

"Es más, como están las cosas en este momento, lo más factible es que todo se pase para la semana próxima", afirmó un legislador peronista cuando caía la tarde, mientras se preparaba para marchar a Olivos para reunirse, junto con el resto del bloque, con el presidente Eduardo Duhalde.

El encuentro, convocado por el primer mandatario, ofició de marco para que más de un centenar de legisladores expongan sus opiniones sobre la marcha de la situación política y económica del país, además de hablar en detalles del presupuesto y la nueva coparticipación federal de impuestos.

Hasta ahora, varios de los integrantes de la bancada que preside el cordobés Humberto Roggero, plantearon sus puntos de vista sobre diversos temas que debe considerar el Parlamento, particularmente sobre el presupuesto 2002. Asimismo los legisladores expusieron ante el presidente Duhalde y sus colaboradores otros aspectos de su gestión en el Congreso de la Nación, uno de los cuales es el juicio político que se instrumenta a los ministros de la Corte Suprema.

Como están las cosas hoy, en el Senado varios legisladores daban por descontado que en lo que queda de la semana no tendrán que tratar el presupuesto, y con esa premisa ya agendaron el regreso a sus provincias para el jueves a la tarde.

En principio, se había acordado que la iniciativa del Ejecutivo, que sufrió decenas de cambios en la comisión que preside Jorge Matzkin, 29 de ellos introducidos por los legisladores de la Unión Cívica Radical, iba a ser llevada al recinto hoy, pero anoche se hablaba con más insistencia de pasar el tratamiento para el jueves.

La ausencia de un acuerdo con los gobernadores dificulta particularmente que el presupuesto pueda ser aprobado en esas condiciones e, incluso, que se lo pueda llevar al recinto el jueves, que es la otra perspectiva sobre la que especulan algunos de los principales responsables de las conducciones de la Cámara baja y del bloque del PJ.

Las dificultades para la aprobación surgen de la propia bancada del PJ, pero también existen dificultades para llegar a un acuerdo del lado de la UCR, ya que sus propios gobernadores como Pablo Verani, José Lizurume y Roberto Iglesias, particularmente, exigen soluciones a la situación de sus pasivos antes de votarse el presupuesto. Cada vez parece estar más cerca un acuerdo en la línea de los reclamos de los mismos, sobre todo en lo relacionado con la pesificación de los pasivos que implica adicionar al gobierno nacional una erogación adicional de unos 16.000 millones de pesos por vías del subsidio que significa hacerla a razón de un tipo de cambio 1 a 1 y de 10.000 millones si se la hace 1 a 1,4.

Todo lo relacionado con la necesidad del Ejecutivo de sancionar el proyecto de presupuesto también fue conversado ayer con algunos diputados, como Eduardo Camaño, presidente de la Cámara baja, y Matzkin, por el titular del Ministerio de Economía, Jorge Remes Lenicov, quién pidió respaldo para su gestión y no agudizar conflictos con grupos económicos.

La cuestión del "corralito" no es ajena a los reclamos de las provincias, como en el caso de la de San Luis, razón por la cual sus legisladores también rechazan los mecanismos de pesificación adoptados, habida cuenta de que la misma poseía 300 millones de dólares depositados en el Banco Nación.

En lo que hace a otras bancadas, como el interbloque encabezado por Elisa Carrió (ARI-Chaco), hay decisión de votar en contra del proyecto, ya que -según señalaron algunos de sus integrantes como Mario Cafiero (ARI-Buenos Aires) y Rafael Romá (ARI-Buenos Aires)- "ninguna de las pautas macroeconómicas es que se basa el presupuesto es mínimamente creíble".

Puntualizaron que no se puede votar un proyecto en el que se habla de una inflación del quince por ciento anual "cuando ya en dos meses llevamos el diez por ciento" y que se trabaja de un tipo de cambio de 1,4 pesos por dólar estadounidense, mientras se espera que "para mitad de año esté en 4,0 pesos" y una recesión del 6,0 que será "enormemente mayor".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password