De la Rúa ratificó su denuncia sobre un complot para voltearlo

El ex presidente Fernando de la Rúa aseguró ante la Justicia que "existió un plan" para sacarlo "del poder" en diciembre pasado, y centralizó sus acusaciones en la dirigencia política y sindical de la provincia de Buenos Aires.

En su declaración ante el juez federal Norberto Oyarbide, De la Rúa reveló que hubo "reuniones" en las que se anticipó lo que iba a pasar "entre el 17 y el 20 de diciembre", su último día en el poder.

Los abogados defensores Miguel Almeyra y Zenón Ceballos precisaron que durante las dos horas y media que duró la declaración, De la Rúa "respondió todas y cada una de las preguntas del juez y el fiscal" Carlos Stornelli. Si bien el ex presidente "no hizo imputaciones puntuales", mencionó los nombres del canciller Carlos Ruckauf, el senador Luis Barrionuevo y el sindicalista Hugo Moyano como quienes habrían hecho "comentarios que revelaban su cabal conocimiento de la génesis" de los hechos que terminaron con su renuncia.

Los letrados dijeron que De la Rúa sostuvo que había "quienes conocían planteos para obstaculizar la gestión de gobierno" y, entre ellos, citó a los dirigentes Hugo Anzorreguy, Nicolás Gallo, Ricardo Lopez Murphy, Patricia Bullrich y Rafael Pascual y al periodista Horacio Verbitsky. Según los dichos del ex mandatario, se habría concretado una reunión entre el ex jefe de Gabinete Crysthian Colombo y el actual embajador Diego Guelar, en la que se planteó "la necesidad de integrar a Ruckauf en el gabinete nacional y de intervenir la provincia de Buenos Aires".

Los abogados también revelaron que De la Rúa afirmó que "un ex ministro de Justicia bonaerense, actual legislador" -en lo que pareció una obvia referencia a Jorge Casanovas- mantuvo "reuniones con jueces de esta Capital en las que anticipó con precisión fotográfica" los hechos de violencia que luego sucedieron.

Fernando de la Rúa admitió que dirigentes de la Alianza le pidieron en medio de la compleja situación de diciembre pasado que presentara la renuncia y citó entre estos al senador Carlos Maestro, al jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, y al diputado Leopoldo Moreau.

Los abogados Zenón Ceballos y Miguel Almeyra reconocieron que los nombres del ex presidente Carlos Menem, del canciller Carlos Ruckauf y de los sindicalistas Hugo Moyano y Luis Barrionuevo también "estuvieron presentes" en la declaración. No obstante, ambos letrados fueron coincidentes en sostener que el ex presidente "no hizo imputación a persona alguna" y aludió a personas que "habían participado de reuniones" o que "reclamaban un giro de 180 grados" en la política económica y en la toma de decisiones.

Los nombres de los entrerrianos Sergio Montiel y Jorge Busti también quedaron volcados en las actas de la audiencia, a partir de que el ex jefe del Estado afirmó que el gobernador mesopotámico aseguró que el dirigente justicialista "no era ajeno a este tipo de comentarios".

El ex mandatario llegó a los tribunales de Comodoro Py 2002, en el porteño barrio de Retiro, exactamente a las 10, la hora para la que estaba citado. Recién comenzó a declarar, sin embargo, casi una hora después, que fue lo que le llevó una "reunión protocolar" que mantuvo en el primer piso del edificio. Se trató de un encuentro con la presidenta de la Cámara Nacional de Casación Penal (cuerpo que tiene a su cargo la "superintendencia" de ese edificio), Ana María Capoluppo de Durañona y Vedia.

Los ex ministros Federico Storani, Graciela Fernández Meijide y Ricardo López Murphy, el ex jefe del Gabinete, Crysthian Colombo, y el ex titular de la Cámara de Diputados Rafael Pascual serán convocados como testigos por el juez federal Norberto Oyarbide en la causa en la que se investiga si existió un complot para derrocar a Fernando de la Rúa.

La extensa nómina -que no está cerrada y se irá ampliando a medida que avance la investigación- también incluye al titular del bloque radical en el Senado, Carlos Maestro; a la diputada Elisa Carrió y al actual embajador Diego Guelar.

Fuentes tribunalicias señalaron que el juez preguntará al diplomático por una presunta reunión que habría tenido con Colombo, en la que se habría hablado de la necesidad de incorporar al gabinete al ahora canciller Carlos Ruckauf y de decretar la intervención de la provincia de Buenos Aires.

Respecto de la legisladora que ejerce la conducción de Alternativa para una República de Iguales, Oyarbide quiere preguntarle sobre los elementos en los que se basó para asegurar que se trató de "violencia provocada" y que existieron "zonas liberadas".

El ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, el diputado radical Leopoldo Moreau, el ex secretario general de la Presidencia -durante la breve gestión de Adolfo Rodríguez Saá- Luis Lusquiños y el periodista Horacio Verbitsky también integran la lista que Oyarbide tiene "in pectore".

Hasta los dirigentes "piqueteros" Luis D'Elia y Juan Carlos Alderete figuran como potenciales testigos ya que -en notas periodísticas- afirmaron que existieron "pandillas" que protagonizaron saqueos en las horas previas a la dimisión del entonces presidente.

La ex ministra de Trabajo Patricia Bullrich se sumó a las denuncias de diversos integrantes del Gobierno de Fernando de la Rúa sobre la existencia de una supuesta conspiración tendiente a derrocar al ex presidente radical. Bullrich dejó abierta esa posibilidad al considerar que la actitud que diversos actores sociales tuvieron con la administración delarruísta no fue continuada con el actual Gobierno. "Las mismas cosas que ciertos actores sociales realizaban no las hubieran hecho si el Gobierno hubiera sido éste", afirmó la ex funcionaria.

Bullrich sumó en sus sospechas a las cúpulas sindicales, al recordar que "el Gobierno anterior soportó ocho paros generales y una cantidad impresionante de movilizaciones".

Por su lado, el gobernador bonaerense, Felipe Solá, aseveró que la dimisión del ex presidente Fernando De la Rúa se debió a su "profunda incapacidad" y no a un "golpe", como alegó ante la justicia el ex mandatario.

"Ahora yo espero que esa incapacidad no se convierta en cobardía" dijo Solá en declaraciones a un canal de cable, al cuestionar que el ex presidente alegue en su defensa la existencia de un presunto complot para desalojarlo del poder. El mandatario bonaerense sostuvo que De la Rúa "no tiene ningún elemento importante" para avalar su denuncia, y que lo que trata de hacer es "justificarse".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password