Respaldo y última oportunidad para Duhalde

El presidente Eduardo Duhalde consiguió reunir el respaldo político suficiente para encarar una nueva y decisiva etapa de Gobierno, al cosechar las explícitas adhesiones y compromisos del principal espectro político del país, que reunió en la residencia de Olivos.

Sin embargo, a Duhalde también le quedó claro que este respaldo significó, al mismo tiempo, la "última oportunidad" para poder encausar la grave crisis y evitar las posturas que alientan un anticipo de las elecciones.

Empero, Duhalde sostuvo que "se siente respaldado" por los gobernadores y legisladores y otros sectores de la sociedad y aseguró que "entre todos vamos a llevar al país a aguas mansas para llegar a las elecciones del año próximo, hasta elegir otro presidente".

Al hablar en el encuentro que mantuvo en la residencia de Olivos con gobernadores, legisladores del justicialismo, el radicalismo y otros partidos, Duhalde admitió que "pasamos momentos de muchas crisis" aunque manifestó su confianza en que se superará "esta etapa de incertidumbre económica".

El Presidente sostuvo además que los ministros y todo el gobierno nacional "van a poner un gran empeño y van a trabajar "para implementar" lo más rápidamente posible" los 14 puntos acordados con los gobernadores el miércoles pasado.

Según revelaron fuentes oficiales, Duhalde aseguró en el encuentro que también sentía "el apoyo" de los legisladores para resolver lo más rápido posible tres temas que, consideró, imprescindibles para salir adelante de la crisis.

En ese sentido, destacó la necesidad de concluir a corto plazo con las modificaciones a la ley de Quiebras y de Subversión Económica y los acuerdos bilaterales con las provincias destinados fundamentalmente a reducir los gastos.

"Los gobernadores bajaron a Buenos Aires a buscar soluciones y están aquí a fin de implementarlas", destacó Duhalde.

El discurso del flamante ministro de Economía, Roberto Lavagna, transmitió una sensación de moderado optimismo entre los legisladores que lo escuchaban ayer, en Olivos. Avalaron los lineamientos generales que planteó el funcionario y aceptaron trabajar rápidamente en las leyes más urgentes, aunque guardarán sus reservas hasta conocer, en definitiva, cómo será el futuro plan económico.

Legisladores del justicialismo, de la UCR y del Frepaso acordaron, ni bien comience esta semana, trabajar en cuatro iniciativas clave, dos de las cuales constituyen pedidos expresos del FMI: la derogación de la figura de subversión económica y de modificación de la ley de quiebras. Las dos restantes, en cambio, son de interés prioritario de los legisladores. Una de ellas propone modificar el índice que indexa las deudas y los depósitos mediante el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), impuesto por decreto presidencial y que comenzará a regir en agosto próximo. La otra iniciativa se propone buscar una solución -mediante un nuevo plan Bonex- a los depósitos encerrados en el llamado corralito financiero.

Los legisladores del PJ arribaron a Olivos con ánimo cauto, expectantes por conocer qué perfil económico se propone aplicar el flamante ministro. El acuerdo de catorce puntos que el miércoles último habían suscripto el presidente Eduardo Duhalde y la mayoría de los gobernadores no los había dejado nada satisfechos; el expreso alineamiento con el FMI que allí se expresaba hizo temer a los legisladores que la partida de Jorge Remes Lenicov no hubiera servido de nada. "Al final, no hay cambio de rumbo. Es más de lo mismo", rezongaban. Pero las palabras de Lavagna los tranquilizó, al menos un poco.

Cuando el ministro enfatizó que la política económica del país debe encauzarse hacia un camino intermedio entre las posturas extremas que proclaman el alineamiento incondicional con el FMI y la ruptura definitiva con este organismo, los legisladores inmediatamente asintieron, complacidos.

"Lavagna dejó una buena imagen porque planteó la necesidad de que la Argentina impulse un proyecto que apuntale la producción y el trabajo", enfatizó el jefe del bloque de diputados justicialistas, Humberto Roggero. "Fue un discurso muy criterioso el de Lavagna, ya que enfatizó que la Argentina no puede aislarse del mundo, pero tampoco desentenderse del problema social del país", enfatizó, por su parte, Marcelo López Arias, vicepresidente de la bancada de senadores justicialistas.

También en la UCR y en el Frepaso se escucharon voces optimistas. "Lavagna planteó que los planes sociales no constituyen un apéndice del plan económico, sino que lo integran. Ese es un eje novedoso e interesante", destacó Horacio Pernasetti, jefe de la bancada de diputados.

Darío Alessandro, que lidera el bloque frepasista, también se retiró satisfecho. "La semana próxima comenzaremos a trabajar", enfatizó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password