Se reinstala el juicio político a la Corte

El juicio político a los jueces de la Corte Suprema quedará esta semana reinstalado en la escena política a la luz de la decisión del justicialismo de promover una sesión en la Cámara de Diputados para el 10 de julio a fin de debatir un dictamen acusatorio, que parece condenado a su rechazo porque hasta hoy no reúne los dos tercios para su aprobación.

De este modo, se comenzará a transitar el último tramo de una polémica investigación sobre la conducta de los magistrados que se abrió en los primeros días de febrero cuando estalló un conflicto entre el poder político y los jueces del tribunal por la declaración de inconstitucionalidad del corralito.

Si bien en ese momento los números parecían favorables a acusar de "mal desempeño" a los ministros del alto tribunal, hoy el justicialismo está inclinando la balanza por el rechazo al dictamen contra los jueces Julio Nazareno, Guillermo López, Antonio Boggiano, Eduardo Moliné O'Connor, Adolfo Vázquez, Enrique Petracchi, Gustavo Bossert, Carlos Fayt y Augusto Bellusico. El debate del juicio político quedó reinstalado en la escena pública cuando el radicalismo promovió una sesión especial para el 3 de julio que luego retiró por las críticas que recibió de los impulsores de la acusación, y que ahora el oficialismo y el presidente de la Cámara baja, Eduardo Camaño, que quieren realizar en la segunda semana de julio.

Para lograr su objetivo, Camaño inició contactos con el jefe de la bancada radical, Horacio Pernasetti, y el líder de los provinciales, Alberto Natale, con quienes dialogó sobre el interés del oficialismo de proceder a realizar la sesión el próximo 10 de julio. Ese día se pondrá a discusión la acusación contra los ministros -estructurada en nueve dictámenes que corresponden uno a cada juez- por su conducta en la sentencias del corralito, el desvío de armas, la habilitación de la candidatura a gobernador de Corrientes de Raúl Romero Feris, el rebalanceo telefónico, el caso Moneta, el caso Fayt, y la investigación al ataque a la Embajada de Israel

Sin embargo, el camino para llegar a la sesión del 10 de julio propiciada desde el justicialismo será polémico porque los promotores de la acusación -encabezados por el presidente de la comisión, el santacruceño Sergio Acevedo, los radicales y el ARI- buscarán postergar su debate para evitar que caiga la acusación.

Acevedo confirmó que insistirá en prorrogar su tratamiento y aseguró: "siendo coherente con mi propuesta que deben caducar todos los mandatos, creo que el dictamen debe abordarse con otra composición de la cámara que tenga un mayor grado de legitimidad". El pedido del peronista santacruceño no parece tener eco en la conducción del justicialismo que respalda la propuesta del presidente de la Cámara, Eduardo Camaño, de promover ese debate de la acusación contra los ministros, que tiene escasas chances de prosperar dadas las divisiones dentro del PJ en torno a este tema.

Sucede que el juicio político sólo puede aprobarse con el voto favorable de dos tercios de los diputados presentes en la sesión, y la mayoría del justicialismo -80 de 120-, y de los provinciales se están definiendo en contra del dictamen de la comisión de Juicio Político.

De acuerdo con los números que se barajan en el peronismo el rechazo cosechará 70 u 80 votos que serán aportados por legisladores menemistas, neomenemistas o "sin techo" duhaldistas, algunos reutemistas, y algunos delasotistas, mientras que una veintena acompañará el dictamen, la mayoría pertenecientes al grupo denominado "Talcahuano".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password