Se presentó ante el juez el periodista inglés

El periodista Thomas Catan, autor de una nota en la que se aludía a un supuesto pedido de coimas a los banqueros, ratificó ante el juez federal Claudio Bonadío el contenido de lo publicado por el diario inglés Financial Times.

En declaraciones a la prensa en los tribunales de Comodoro Py 2002, de esta Capital, el periodista británico dijo a sus colegas argentinos que "no reveló la fuente" de su información suministrada por sus interlocutores "ya que es importante tener la libertad de denunciar sin temor a represalias".

El periodista afirmó que el tribunal "le respetó esa determinación" durante las dos horas que duró la audiencia en la que intervino el magistrado, el secretario Nelson Vicente y el fiscal Guillermo Marijuan.

En tanto, uno de los banqueros mencionados como testigos, el vicepresidente de ABA y actual titular del Bank Boston Manuel Sacerdote, admitió haber manifestado su preocupación por el proyecto de ley a los embajadores extranjeros. Sacerdote, no obstante, negó ante el juez federal Claudio Bonadío -a cargo de la causa- tener conocimiento sobre algún pedido de coimas para evitar el avance parlamentario de la norma.

El juez Bonadío citó a partir de hoy a cerca de 40 banqueros, entre quienes se encuentran los titulares del Citibank y del HSBC, para que ratifiquen o desmientan el supuesto pedido de dinero.

La senadora justicialista Malvina Seguí, quien denunció la maniobra ante la Justicia y luego apareció involucrada en las sospechas en forma indirecta, pidió al juez puntualmente que cite al presidente del HSBC, Emilio Cárdenas. El interés de Seguí está vinculado con una versión que indica que el banquero tendría en su poder un video en el que registraron reuniones de dos asesores del Senado vinculados a su despacho, con un presunto pedido de coimas.

Al respecto, el juez Bonadío requirió al titular de la SIDE para que confirme la existencia del polémico video y libró oficios a los embajadores extranjeros para que confirmen la existencia de la reunión con los banqueros y si la misma fue puesta en conocimiento del canciller, Carlos Ruckauf.

A su vez, la senadora Seguí presentará durante la sesión de hoy un pedido de informes para que el canciller Carlos Ruckauf, y el secretario de Seguridad Juan José Alvarez, aclaren si tenían alguna información sobre la existencia del presunto soborno a banqueros para aprobar una ley relacionada con el sector. Molesta por la vinculación que se le realiza por un supuesto pedido de coimas, la senadora anticipó que mañana en el recinto del Senado presentará un pedido para que se aclare de donde surgieron los rumores de que existiría un video en este sentido.

Seguí decidió pedir la aclaración del canciller porque, según un periodista, el ex gobernador bonaerense habría comentado que conocía la versión de que se produjeron irregularidades durante el análisis de la norma.

Con respecto al pedido para que se cite a Juan José Alvarez, la legisladora explicó que lo impulsará por ser éste "un funcionario relacionado con los organismos encargados de la seguridad y la inteligencia".

El pedido de la senadora se realizará en el marco de una cuestión de privilegio en la que narrará y pedirá la aclaración de la situación que la involucra.

Volviendo a Thomas Catan, el periodista dijo que existió una reunión entre banqueros y los embajadores de Estados Unidos en el país, James Walsh, y del Reino Unido, Robin Christopher, en la que los primeros se habrían "quejado" sobre el trámite de diversos proyectos de ley en el Congreso. Pero lo más sustancioso de ese encuentro celebrado el 16 de agosto pasado es que los banqueros, según dijo el periodista, también se habrían quejado de que "gente allegada" al Congreso les había exigido "coimas" a cambio de "frenar" un proyecto de ley que preveía la creación de la Comisión Nacional de Trabajadores Bancarios.

Catan precisó que en esa reunión "no se habló de sumas de dinero" porque se trató -según dijo- de "un primer contacto para ver la predisposición que había por parte de los banqueros" para abonar la eventual coima.

Al ser consultado sobre las identidades de quienes le proporcionaron esos datos, el corresponsal se amparó en el secreto de la fuente y se negó a identificar quiénes le habían dado esa información, aunque precisó que fue debidamente chequeada "con cuatro fuentes".

"Me parece importante que la gente tenga la libertad de denunciar hechos graves sin temor a recibir represalias", justificó Catan.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password