El juicio a la Corte quedó posiblemente para la próxima semana

Por una semana más quedó postergado el tratamiento del juicio a la Corte Suprema de Justicia en el recinto de Diputados, ya que el radicalismo se resistió a dar quórum. Empero, acordaron con los justicialistas un cuarto intermedio hasta la próxima semana para seguir discutiendo el tema.

La sesión convocada por el justicialismo en Diputados para debatir el juicio a la Corte Suprema, volvió a fracasar por la mañana por tercera vez ya que el oficialismo no pudo reunir quórum por la resistencia de los principales partidos de la oposición a facilitar el número para iniciar el debate. Los diputados del justicialismo lograron sentar en sus bancas a 102 diputados, 85 propios y 18 de partidos provinciales, del cavallismo y otras fuerzas minoritarias.

El presidente de la Cámara, el justicialista Eduardo Camaño, abrió la convocatoria especial poco después de las 11.30 y levantó la sesión por falta de quórum una hora después, cuando el tablero marcaba la presencia de 102 diputados. Sin embargo, el justicialismo apeló a los discursos en minoría para reclamar a la oposición que preste el quórum necesario para dar el debate sobre el cuestionamiento a los nueve miembros de la Corte Suprema.

El menemista pampeano Manuel Baladrón cerró la lista de oradores apelando a "la responsabilidad de los otros bloques para que nos acompañen en otra sesión" y enfatizó que el oficialismo seguirá insistiendo con la convocatoria a sesiones especiales hasta conseguir el quórum de 129 representantes.

Por la tarde, la Cámara de Diputados pasó a cuarto intermedio hasta la semana que viene tras la propuesta del justicialismo de votar una preferencia para debatir el próximo martes el juicio político a la Corte Suprema. La propuesta del oficialismo fue rechazada por el bloque radical bajo amenaza de retirarse de la sesión y hacerla caer por falta de quorum.

El presidente del bloque PJ, Humberto Roggero, aceptó la propuesta radical de "seguir discutiendo" el marco del enjuiciamiento a la Corte, en tanto criticó al ARI de Elisa Carrió por no asistir a la convocatoria.

"Aceptamos la propuesta del radicalismo de seguir discutiendo durante la semana pero insistimos en que los conflictos se enfrentan y que nosotros nunca nos ocultaremos detrás de las cortinas para rehuir el debate" enfatizó Roggero, cargando contra los diputados del ARI que no concurrieron a la sesión.

El primer intento justicialista por incluir la preferencia del juicio a la Corte se motorizó en la reunión de Labor Parlamentaria que fija la agenda de temas a tratar. Allí el PJ expuso su voluntad de incluir la preferencia para dar un cierre legislativo al cuestionamiento a la Corte y la UCR expresó su intención de no acompañar la propuesta del oficialismo, aunque en ningún momento previno que se dejaría la sesión sin quorum.

Sin embargo, el titular de la bancada radical, Horacio Pernasetti, aseguró a esta agencia que "si el PJ propone la preferencia, nos vamos", en alusión a abandonar el recinto para dejar sin quorum la sesión.

Este virtual compás de espera otorga una nueva esperanza en el justicialismo que espera poder revertir la negativa del radicalismo y se puede concretar en un plazo de quince días el debate de la acusación contra la Corte Suprema de Justicia. Los radicales también apuntalarán alguna salida política a este callejón sin salida en que se ha convertido el debate del juicio político al máximo tribunal, porque los acusadores no tienen los dos tercios y aquellos que pugnan por el rechazo tampoco pueden reunir el quórum.

Para el justicialismo la alternativa ideal era aprobar la moción de preferencia, donde tenían en un principio un compromiso del radicalismo para habilitar este debate, pero luego hubo un cambio en la postura de la UCR que anunció tras la reunión de Labor Parlamentaria que no iba a dar quórum para analizar el pedido del PJ.

La propuesta del justicialismo fue motivo de una ardua discusión en el ámbito de la reunión de Labor Parlamentaria -encabezada por el presidente Eduardo Camaño-, donde los presidentes de los bloques definen la agenda que se abordará en la reunión ordinaria del cuerpo.

El primer rechazo al pedido del justicialismo provino del ARI, que anunció no iba a dar quórum a la sesión si se quería instalar este tema, y la misma actitud asumió el Frepaso, y los justicialistas del denominado grupo "Talcahuano".

Los radicales no hicieron el anuncio en la reunión de Labor Parlamentaria, aunque comunicaron a Camaño primero y los periodistas después que no iban a quedarse en la sesión para facilitar que se vote la votación de preferencia.

En ese contexto se realizaron intensas negociaciones entre Camaño, el presidente del bloque radical Horacio Pernasetti, y los justicialistas Manuel Baladrón y Juan Manuel Urtubey, donde se acordó este virtual compás de espera de una semana a la búsqueda de una salida política al controvertido tema de la Corte. Este acuerdo era que el justicialismo iba a hacer su pedido de preferencia -sin discursos altisonantes como sucedió cuando habló Baladrón- y que Pernasetti iba a plantear el cuarto intermedio para dejar el tema para la próxima semana.

En la ocasión, Pernasetti argumentó que una cuestión de estas características debía ser parte de un "consenso político" y pidió que se siga discutiendo este tema para la próxima "para que tenga el marco adecuado de debate que requiere".

En tanto, Roggero anunció que aceptaba el pedido de postergar el debate de la preferencia hasta el miércoles, pero recalcó que "se debía definir para un lado o para otro" la acusación contra los nueve ministros de la Corte Suprema. En el momento que Roggero terminaba su discurso varios radicales se iban sentando en sus bancas con lo cual había quórum y varios miraron hacia el presidente de la Cámara Eduardo Camaño, quien dijo "no soy capaz", en un respeto a los acuerdos enhebrados con los radicales.

A esta altura, los diputados del ARI, del Frepaso, del Frente para el Cambio, y la izquierda no estaban en el recinto de sesiones, mientras que otros peronistas del grupo "Talcahuano", como el santacruceño Sergio Acevedo -presidente de Juicio Político- observaban desde las últimas filas del centro de deliberaciones. De esta manera, terminaba una jornada que se inició a las 11.30.

Ahora habrá que ver como seguirá ubicada en la bancada radical -que es la que tiene la llave en este momento para destrabar el debate- y en la influencia que puedan tener sobre los legisladores algunos gobernadores como Roberto Iglesias, Pablo Verani, Oscar Castillo y José Luis Lizurume.

A todo esto, Alejandro Carrió, abogado del juez de la Corte Suprema Gustavo Bossert, reclamó que "la Cámara de Diputados haga de una vez lo que debe" y sesione para "analizar los cargos que tan livianamente se le dirigieron" al magistrado.

"No es serio que integrantes de un poder del Estado hagan cargos a miembros de otro poder hace muchos meses y se dilate luego el tratamiento del tema, so pretexto de que algunos partidos no tienen asegurado el resultado que buscan", se quejó Carrió, en representación de Bossert.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password