Ibarra anunció que los porteños votarán el 8 de junio

Los votantes porteños elegirán el 8 de junio próximo al jefe de Gobierno de la Ciudad, que sucederá a Aníbal Ibarra, además de renovar la mitad de la Legislatura metropolitano, según anunció el propio titular del Ejecutivo capitalino al dejar inaugurado el período de sesiones ordinarias.

"No queda ninguna razón para postergar la convocatoria popular. Señoras y señores: He tomado la decisión que el próximo 8 de junio habrá elecciones en la Ciudad de Buenos Aires", dijo Ibarra, quien justificó su decisión en que, desde su perspectiva, "está comenzando una etapa completamente nueva de la historia argentina, en la que podemos contribuir a que se inicie bajo la invocación de la participación popular".

Al efectuar la convocatoria a los comicios, Ibarra recordó que las próximas elecciones presidenciales "son el resultado de un conjunto de circunstancias extraordinarias como la insatisfacción popular que obligó al actual Gobierno provisional a comprometer su retirada anticipada".

"Pero el mecanismo fue paradójico, porque el Gobierno Nacional llegó hasta aquí precisamente porque prometió retirarse antes. Nuestro gobierno no tenía exactamente el mismo problema. Pero en la medida en que los problemas de legitimidad afectan a toda la política, también nos afectan a nosotros", continuó.

"Siempre dijimos que no nos interesaba perpetuarnos en el cargo. Mucho menos queremos que por falta de audacia terminemos ahogando las enormes oportunidades abiertas con la crisis. El ciclo crítico se está cerrando", agregó el dirigente frepasista. En ese contexto, Ibarra le reclamó a la Legislatura el "urgentísimo tratamiento" de una "reforma política" a nivel porteño que permita "avanzar en la mayor participación popular".

Diputados de izquierda repudiaron la presencia del jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra retirándose cuando éste se disponía abrir un nuevo periodo de sesiones ordinarias de la Legislatura. El rechazo que más llamó la atención fue el del legislador socialista Abel Alexis Latendorf, quien dejó sobre su banca juguetes que consistían en un revolver, una ametralladora, balas, cartuchos de gas lacrimógeno, mientras que en el respaldo de su banca colocó un corazón de cartulina rosa con la leyenda Padelai. Antes de abandonar el recinto, Latendorf tomó un palo, lo colocó sobre su banca y encima puso una gorra de policía.

Acompañaron a Latendrof en su retirada por los diputados de Izquierda Unida, Vilma Ripoll, Patricio Echegaray y la representante del Partido Humnista, Lia Méndez.

Ibarra recordó que en "poquísimo tiempo habrá elecciones presidenciales en la Argentina", y en ese sentido sostuvo: "El ciclo crítico se está cerrando y comienza, es evidente, una etapa completamente nueva de la historia argentina".

"Podemos contribuir a que se inicie bajo la invocación de la participación de la ciudadanía", agregó y aseguró "no queda ninguna razón para postergar la convocatoria popular".

Ibarra dijo que en abril de 2002 su gobierno presentó a la Legislatura un proyecto de ley electoral "cuyos fundamentos pricipales consistían en la eliminación de las listas sábana, el fortalecimiento entre representantes y representados, entre vecinos y candidatos". En este orden indicó "queremos fortalecer la responsabilidad de los candidatos frente a los ciudadanos, asegurar la intervención política de las minorías, asegurar el acceso de candidatos independientes y eliminar el monopolio de la oferta electoral de los partidos políticos".

"Por ello es que le pido a esta Legislatura el urgentísimo tratamiento de la ley de reforma del sistema electoral y les pido además que ese tratamiento contenga los principios antes mencionados", precisó Ibarra.

El jefe de Gobierno durante su discurso que duró más de una hora y cuarto hizo un pormenorizado 'racconto' de su gestión durante el año 2002, que dijo "estuvo signada por la crisis a nivel nacional" y señaló que esta situación obligó a su gobierno a "decidir entre alternativas de hierro".

"En todos los casos, siempre, ante cada alternativa elegimos en defensa del interés general, según criterios de justicia y equidad social", reseñó.

En este orden aseguró que "entre realizar obras de infraestructura y construir escuelas elegimos construir escuelas, entre reducir los impuestos o aumentar los servicios sociales, elegimos aumentar los servicios sociales".

"Entre aumentar impuestos a todo el mundo o a los que más tienen elegimos aumentar a los que más tienen", dijo Ibarra.

Asimismo aseguró que en el campo de la educación "hemos cifrado nuestras expectativas estratégicas" y en esta línea anunció que el año escolar se iniciará el lunes próximo con "siete escuelas públicas nuevas".

"La ciudad inició el año 2002 con la caída del 45 por ciento de su recaudación tributaria. Y a pesar de esta amenazadora circunstancia, ninguno de los servicios sociales básicos dejó de prestarse", aseguró.

Además, el frepasista sostuvo que "el funcionamiento del Banco Ciudad fue ejemplar" ya que "en plena crisis, la caída de los depósitos estuvo por debajo de la media del sistema bancario".

"El Ciudad fue el primer banco del país en ofrecer la devolución anticipada de los depósitos acorralados a los pequeños y medianos ahorristas, contrastando fuertemente con la actitud adoptada por la mayoría de los bancos privados y extranjeros", agregó.

Finalmente, Ibarra señaló que "la crisis económica afectó seriamente nuestra política de obras públicas" aunque destacó que "la ciudad no detuvo obras estratégicas, como por ejemplo la de subterráneos".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password