Kirchner deberá manejarse con este Congreso 6 meses

El presidente electo Néstor Kirchner deberá gobernar durante seis meses con la actual composición de ambas cámaras del Congreso Nacional, en las que predomina un bloque justicialista de 100 diputados y otro de senadores de 36 integrantes.

La composición de ambos cuerpos recién se modificará el 10 de diciembre próximo, cuando se renueven -tras sucesivas elecciones en las provincias- un tercio de las 72 bancas de senadores y la mitad de los 257 diputados. Pero desde que asuma el 25 de mayo próximo hasta el 10 de diciembre deberá lidiar con un Parlamento en el cual cuenta como propios a los diez diputados del Grupo Talcahuano -encabezados por el santacruceño Sergio Acevedo- y al puñado de senadores con los cuales Cristina Fernández de Kirchner, su esposa, mantiene buen diálogo.

Cuando asuman los nuevos legisladores que surjan de la ronda de elecciones parlamentarias que se iniciará en junio en todas las provincias, Kirchner podrá contar con el refuerzo de algunos de los triunfadores que se sumen a sus filas. Hasta entonces, el principal apoyo con el que contará el nuevo presidente serán sin duda los legisladores duhaldistas "puros", unos 30 en la Cámara baja -encabezadas por el presidente del cuerpo, Eduardo Camaño- y un reducido grupo en el Senado.

La primera cuestión que deberá resolver Kirchner en el Congreso, será seguramente la presidencia del bloque de diputados justicialistas, conducido desde la renuncia de su ex presidente, Humberto Roggero, por un triunvirato integrado por el duhaldista José Diaz Bancalari, el menemista Manuel Baladrón y el santafesino Jorge Obeid.

Si bien la cabeza visible de Kirchner en la Cámara de Diputados es Acevedo, algunas versiones indicaron que podría convertirse en sucesor del gobernador de Santa Cruz, con lo cual se alejaría del Parlamento. Además, no sería tampoco la figura con mayor consenso para el cargo. Sus compañeros del Grupo Talcahuano impulsan a Acevedo como titular del bloque justicialista, pero las denuncias realizadas por este sector sobre sobresueldos de los legisladores genera ciertas resistencias internas. De todos modos, la mayoría de los legisladores peronistas entiende que la cuestión será zanjada con la decisión que adopte el propio Kirchner, la cual seguramente inclinará la balanza interna en favor del elegido.

Aunque derrotado electoral y políticamente, Menem cuenta aún en la Cámara de Diputados con los 20 legisladores del bloque Azul y Blanco, conducidos por el cordobés Oscar González y con algunos gobernadores que le siguen siendo fieles y pueden influir sobre los senadores menemistas encabezados por Eduardo Menem. Algunas trascendidos recogidos en La Rioja indicaron la posibilidad de que la senadora Ada Maza renuncie a su banca para permitir que el propio Carlos Menem ocupe ese lugar. Sin embargo, trascendió que el eventual enroque sería cuestionado porque alteraría el cupo femenino, que establece que un tercio de los escaños de cada provincia debe ser ocupada por una mujer.

Tras la deserción de Menem, se abre además el interrogante sobre si Juan Carlos Romero mantendrá su alianza con el riojano, lo cual puede influir sobre el alineamiento de los dos senadores justicialistas salteños, Marcelo López Arias y Sonia Escudero.

En tanto, Cristina Fernández de Kirchner asegura que no disputará la gobernación de Santa Cruz y se mantendrá en cambio en su banca, más allá de que su esposo sea el nuevo presidente de la Nación. La santacruceña preside la estratégica Comisión de Asuntos Constitucionales, la cual -a falta del cuerpo constitucional específico- debe analizar los eventuales decretos de necesidad y urgencia que produzca el Poder Ejecutivo.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password