Fernández habló de la necesidad de contar con un Estado inteligente

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dijo en su informe ante el Congreso Nacional, realizado en el Senado, que el gobierno aspira a crear un "Estado inteligente que promueva políticas activas cuando haga falta" y que "aparezca para marcar las reglas de juego".

"Tengo la certeza de que se está abriendo un tiempo nuevo: estoy seguro que la Argentina que viene se construye entre todos; porque repugna vivir en una sociedad donde el ingreso queda en manos de muy pocos y el hambre abarca a la mayoría", enfatizó el funcionario.

"No nos interesa el Estado mínimo, ni el Estado ausente, gobernamos con la lógica de reconstruir un Estado inteligente, que vuelva a poner el equilibrio en aquellos lugares donde no participaba", sostuvo Fernández en el recinto de la Cámara alta.

En su primer informe de gestión ante el Parlamento, Fernández indicó que "el mes de diciembre de 2001 marcó un hito en la política argentina" para dar por finalizado el modelo de país que se llevó adelante hasta ese momento. También destacó la "seriedad" de las decisiones tomadas por el presidente en materia económica, y destacó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha comenzado a ver de "otro modo" al país.

En cuanto a los avances en las negociaciones con el FMI, el ministro indicó en su discurso que "se percibe un escenario altamente positivo para la negociación de un acuerdo a mediano plazo".

Con respecto a la relación con el Congreso, Fernández resaltó que "la política no tiene sentido si no trabajamos codo a codo el Ejecutivo con el Parlamento".

"Siento que estamos enfrentando una oportunidad única de volver a reconciliar a la política con la gente; en una sociedad que ha llegado a ser totalmente injusta y con poca transparencia", señaló, siguiendo los lineamientos del discurso que había elaborado, aunque evitando la lectura.

Fernández consideró que "el presidente Kirchner ha entendido mejor que nadie esta necesidad de cambio, porque quizás sea la última oportunidad que tenemos para hacerlo".

"La política no tiene sentido si no somos capaces de mejorar la vida de cada uno de nuestros ciudadanos, porque no soportamos más vivir en una sociedad que premia a los que no cumplen", apuntó.

El ministro dijo que "no se soporta más que la función pública esté en un marco de sospecha", que "los años 80 representaron una desaparición desde lo económico y los 90 una desaparición del Estado".

"El mercado no nos ayuda a resolver las desigualdades, y junto con este problema llegamos a esta situación con el Estado ausente producto de la política de la década del 90', a la que consideramos como una década perdida", apuntó.

Tras destacar el trabajo que encaró el gobierno en las provincias de Santa Fe -por el tema de las inundaciones-, Entre Ríos y San Juan -por la crisis educativa- dijo que "no se puede vivir más en una Argentina que perdió la posibilidad de ascender en la escala social".

En relación a la problemática laboral señaló que se va a "garantizar a cada argentino que no tiene trabajo la posibilidad de trabajar", que "el problema del trabajo es un tema que agobia" y que mientras llegan las soluciones de fondo el gobierno hará "lo posible para que cada argentino no pierda el trabajo, por lo que se mantendrá la doble indemnización en caso de despido". Dijo que el gobierno "está organizando y desarrollando un plan de obra pública importante" y que "se busca garantizar la infraestructura y el trabajo a partir de la ejecución de rutas, caminos y viviendas".

En ese sentido, anticipó que "se terminarán de construir 19.416 viviendas que se encuentran inconclusas", en una inversión que demandará unos "270 millones de pesos, con su consecuente efecto multiplicador, porque se mueven muchas industrias".

"Esto nos va a habilitar 58 mil puestos de trabajo; pero es el comienzo de un proceso de inversión que va a abrir más puestos de trabajo", expresó.

En relación a la soberanía sobre las Islas Malvinas dijo que Argentina "no renunciará en nada sobre los derechos que el país tiene sobre estas tierras".

Desde el radicalismo, tanto Raúl Baglini como José Zavalía cuestionaron el pasado político del jefe de Gabinete y reclamaron más agilidad en la comunicación entre el Poder Ejecutivo y el Parlamento en lo estrictamente referido al informe mensual.

Rodolfo Terragno dijo que el informe le resultó "decepcionante" por conocer las exigencia que representa elaborarlo, desde su condición de jefe de Gabinete durante el gobierno del aliancista Fernando De la Rúa.

Al responderle a Baglini, Fernández dijo que no hizo nada "para ver quién es más culpable", sino que apuntó "a la búsqueda de una solución superadora".

"Tomo el compromiso de corregir los informes, pero también hay cosas que corregir en Senado y en Diputados, aunque es virtualmente imposible contestar en tan poco tiempo tantas preguntas y respuestas", explicó. "Aspiro a trabajar junto a ustedes y no a un informe mensual: me llevo como deuda ver el modo en que se corrigen estos temas burocráticos, pero mientras tanto apelo a que busquemos un método cotidiano de trabajo", sostuvo.

Más allá de las críticas de estos senadores radicales, el presidente de la bancada, Carlos Maestro, destacó "la coherencia entre el discurso de Kirchner durante su asunción y el brindado hoy por el jefe de Gabinete".

Maestro advirtió al Poder Ejecutivo que "ya paso el tiempo electoral y que ahora hay que trabajar y que no debe ocuparse de los tiempos electorales de la provincias" en clara alusión al apoyo que le está brindando el gobierno nacional a los candidatos del PJ en las elecciones provinciales. Por su parte, el senador Baglini fue más duro en sus criticas y le reclamó al jefe de Gabinete que "el gobierno cree los espacios necesarios para escuchar al parlamento" y le pidió al Poder Ejecutivo que "se deje ayudar".

En relación a la condena que hizo el funcionario de la década del 90 en su discurso, Baglini le recordó al ex diputado porteño que "ingresó a la política de la mano de alguien al que ahora estamos criticando", en relación a su antiguo vinculo con Domingo Cavallo. Además, el senador mendocino se quejó por las respuesta que le dio la Jefatura de Gabinete a las preguntas que formuló por escrito.

"De las preguntas que formulé solo se respondieron algunas y no se contestó sobre la estrategia de la deuda, que van a hacer con el PAMI y como se a reestructurar el Estado", advirtió el legislador radical.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password