Ante el embate de Diputados, renunció Julio Nazareno

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Julio Nazareno, renunció a su cargo, ante el avance del juicio político en el Congreso, donde no sólo se le había agregado cargos sino también se había fijado fecha para el tratamiento en el recinto.

Uno de los abogados de Nazareno, Gregorio Badeni, dijo que “la renuncia se debe al fastidio por las violaciones al derecho de defensa de la Comisión de Juicio Político”. Nazareno se había quejado del poco tiempo -cinco días hábiles- que había tenido para preparar su descargo de los primeros 16 cargos en su contra.

Badeni volvió sobre el tema como fundamento de la renuncia: “Nosotros pedimos una prórroga y por el contrario nos dieron diez cargos nuevos”, explicó. Además, el propio abogado se encargó de dejar en claro que el paso al costado no tiene retorno. “Las renuncias de gente de bien son indeclinables”, enfatizó.

Además el defensor de Nazareno acusó al ministro del alto tribunal Juan Carlos Maqueda, nacido en Córdoba, de haber cobrado el polémico plus por desarraigo “hasta hace tres días”, y justificó el cobro que recibía Nazareno al asegurar que “su domicilio legal es en La Rioja”, aunque vive en Capital Federal.

Formalmente, la renuncia de Nazareno a su cargo acaba con el juicio político aún antes de su nacimiento. Los diputados este jueves habían sumado seis nuevos cargos -unos 22 en total, aunque había más de un centenar de denuncias- y el dictamen de acusación iba a ser presentado el próximo jueves. El tratamiento en el recinto iba a ocurrir el 10 de julio.

Como corresponde, Nazareno le elevó su dimisión al ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Gustavo Beliz, uno de los promotores del asedio que tuvo el riojano para que dejara el puesto en el máximo tribunal desde que asumió el presidente Néstor Kirchner.

Nazareno basó su renuncia en denunciar “la violación de la garantía de defensa en el juicio” político que le sigue el Congreso y también en razones personales. Los legisladores acusan al ex juez de “mal desempeño en sus funciones” por favorecer a una empresa contratista del Estado, anular una sentencia contra la ex empresa automotriz Sevel (gerenciada por el grupo Macri) por contrabando de vehículos y por polémicas declaraciones y presunto prejuzgamiento, entre otras causas.

Cabe recordar que Julio Nazareno tiene 66 años, está casado y tiene 4 hijos. Es riojano de nacimiento, pero está legalmente establecido en Catamarca. Allí posee una finca, Chumbicha, donde tiene una planta de producción de cítricos. En 1990, se convirtió en juez de la Corte Suprema, nombrado por Carlos Menem, y desde hace nueve ocupa su presidencia. Para su primer período ganó la votación por amplio margen, pero en su tercera elección para el cargo recibió duras críticas cuando, en una apretada compulsa, se votó a sí mismo.

Si bien el renunciante titular del Tribunal ya tiene su jubilación tramitada, parece que no será tranquila. Probablemente, la disputa del riojano con el gobierno de Kirchner no termine con el aborto en el Congreso. El ministro de Justicia, Gustavo Beliz, alertado por la inminencia de la renuncia, había advertido en los últimos días que el Ejecutivo tenía elementos como para acusar a Nazareno en la justicia penal.

Ahora, el Gobierno logra una victoria de alcances insospechados. No sólo obtiene una vacante en la Corte, sino que cambia el equilibrio de fuerzas en el Tribunal. La 'mayoría automática' que reinaba en la Corte desde hacía casi 13 años pasa a ser historia a partir de este viernes.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password