Nuevo dictamen contra Moliné

La Comisión de Juicio Político de la Cámara baja aprobó un nuevo dictamen acusatorio contra el ministro de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Moliné O'Connor por presunto mal desempeño de sus funciones, que, de ser aprobado por el cuerpo en su conjunto, podría sumarse al dictamen sobre el que se desarrolla el juicio político en el Senado.

En el marco de una reunión de este cuerpo asesor, los diputados aprobaron un nuevo dictamen de mayoría contra el juez en el marco de la causa por la supuesta presión que habría ejercido sobre tres secretarios del alto tribunal que el año pasado testimoniaron ante la comisión en el marco del frustrado proceso contra los entonces nueve miembros del tribunal.

Mientras tanto, el presidente de la Comisión de Juicio Político de Diputados, Ricardo Falú, advirtió que "algunos senadores podrían volver a pactos espurios a espaldas de la sociedad", debido al fracaso de la sesión que debía iniciar el proceso contra el ministro de la Corte Suprema Eduardo Moliné O'Connor.

El legislador tucumano dijo que la falta de quórum que en la víspera impidió que se llevara a cabo la sesión en el Senado, pudo ser producto de "una cuestión reglamentaria" o de la "vuelta de pactos espurios".

"Dejo abiertas las puertas a la buena fe, para pensar que se trata simplemente de una cuestión reglamentaria, que en cualquier caso es injustificable para no haber escuchado la acusación" contra Moliné, dijo Falú en declaraciones radiales.

Lo cierto es que el fracaso de la sesión del Senado que iba a dar inicio al juicio político al ministro de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Moliné O'Connor alentó sospechas sobre los motivos de radicales, menemistas y provinciales para no dar quórum, pero el oficialismo confía en que la próxima semana podrá comenzar el juicio.

La explicación formal de la bancada radical fue que sus legisladores no bajaron al recinto, con excepción de Rodolfo Terragno y Juan Carlos Passo, porque la Comisión de Asuntos Constitucionales rechazó el martes el pedido para excusarse que presentó el mendocino Raúl Baglini, porque tiene un litigio abierto con el máximo tribunal.

"Mi escaso entendimiento no llega a comprender que por una cuestión tan minúscula se haya detenido una trámite tan trascendente como el juicio político contra un ministro de la Corte", aseveró el legislador, quien señaló que, por ese motivo, prefería abrir dos vías para la interpretación de lo sucedido, una de ellas sostenida por la "buena fe" y otra por la "sospecha".

Pese a esto, estarían el próximo miércoles para iniciar el proceso de enjuiciamiento, sobre todo porque varios senadores radicales que ayer respondieron a la decisión del bloque, no quieren demorar la posibilidad de avanzar en la cuestión de fondo: juzgar a uno de los ministros propuestos por el ex presidente Carlos Menem a partir de la ampliación de la Corte.

"No alcanzo a interpretar que una cuestión reglamentaria absolutamente menor, fácil de resolver, produzca esta insólita situación, que es una desconsideración a la Cámara de Diputados, convocada a un acto solemne y formal del que fue dejado de lado el aspecto troncal que es el juicio político y su sustancia, que es desnudar el `modus operandi` de la corrupción en la Argentina", sostuvo Falú.

El presidente de la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja, junto con el diputado radical Carlos Iparraguirre y la frentista Nilda Garré iban a ser los encargados de fundamentar la acusación por presunto mal desempeño de sus funciones contra Moliné O'Connor al desarrollar los cargos formulados en su contra en el marco de los llamados Meller, Macri y Magariños.

"Como acusador estaré celosamente atento porque, si avizoramos alguna situación en este sentido alzaremos fuertemente nuestra voz para que se comprenda que hay un nuevo proyecto nacional que no admite negociación alguna", advirtió Falú, quien consignó que la comisión acusadora está "ávida" de que "de una buena vez se dejen de discutir cuestiones periféricas".

Más allá del manto de sospecha que sugirió el diputado sobre la postura de quienes boicotearon la sesión de ayer, lo cierto es que varias fuentes parlamentarias no descartaron la posibilidad de que exista una suerte de "pacto" entre distintos sectores para buscar "la impunidad del ministro" y, por otro lado, la supuesta intención de la UCR de incidir en la eventual postulación de un nuevo juez si se concreta la destitución de Moliné OïConnor. El ministro del Interior, Aníbal Fernández, rechazó que el Poder Ejecutivo hubiera sufrido "un revés" político por el fracaso de la sesión del Senado en la que se iba a tratar el juicio político al ministro de la Corte Suprema Eduardo Moliné O'Connor.

"No creo que el Gobierno haya tenido ningún revés. En definitiva, los que están teniendo un revés son los argentinos y no el gobierno, en este caso", enfatizó Fernández.

El funcionario reconoció de todos modos que la "preocupación por parte del Gobierno" se centra en que el Senado apunte a "resolver estas cosas como corresponden".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password