Comenzó a escucharse la acusación contra Moliné

Con la lectura de la acusación, el Senado inició el proceso de juicio político contra el juez de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Moliné O'Connor, tras un áspero debate por cuestiones de forma que absorvieron buena parte de la jornada.

Durante el acto de presentación formal ante la Cámara alta, el presidente de la Comisión de Juicio político, el diputado Ricardo Falú (PJ-Tucumán), destacó que "la acusación se estudió durante tres meses" y que en ese lapso "se recorrió un camino plegado de dificultades y de agravios" y que su objetivo es "destituir a Moliné".

Antes de la lectura de la acusación, la Cámara alta rechazó el pedido de excusación presentado por el senador radical Raúl Baglini (Mendoza), mientras que el cuerpo también descartó la recusación presentada por la defensa de Moliné contra Fernández de Kirchner.

En medio de un debate tenso, con acusaciones cruzadas que hizo por momentos peligrar la sesión, el PJ hizo valer su amplia mayoría y aprobó el rechazo de la excusación del senador radical, que ya tenía dictamen favorable de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

En contra de la excusación de Bagilini se manifestaron la UCR y todos los legisladores provinciales, mientras que el riojano Eduardo Menem se abstuvo de participar en la votación, luego de un debate que duró más de cuatro horas.

La oposición del oficialismo al pedido de Baglini fue el principal motivo por el cual la UCR no bajó la semana pasada al recinto e hizo fracasar la sesión, que finalmente comenzó hoy con los radicales sentados en sus bancas. La senadora Liliana Negre de Alonso (PJ-San Luis) fue la encargada de defender el despacho de mayoría que rechazó la excusación presentada por Baglini por tener, como abogado, causas pendientes de resolución en la Corte Suprema.

"La doctrina y la jurisprudencia es unánime y dice que la excusación es para el interesado y no para el abogado que representa a la parte", indicó Negre de Alonso. Además, la senadora por San Luis destacó que "la actitud de la Comisión al rechazar la excusación fue un voto de confianza a la actitud del senador que reconoce su honorabilidad".

Sin embargo, la puntana remarcó que "no están dadas las condiciones legales y constitucionales para dar lugar a la excusación" presentada por su par radical.

En nombre del bloque radical, habló el propio Baglini, quien denunció que su pedido de excusación fue rechazado por el PJ sin "un juicio objetivo" y sin analizar los fundamentos de su presentación.

Baglini denunció que el oficialismo, con su decisión, lo obligará a "trabajar de ñoqui", porque deberá "abstenerse" en cada decisión que tome el cuerpo durante el enjuiciamiento a Moliné.

También Baglini ocupó su tiempo en el recinto para hacer un puntilloso análisis del pasado y denunció que "hay un partido que respeta a la Corte que le toca y que resistió la ampliación irregular" en referencia al accionar de la UCR.

Después, el senador radical atacó al PJ y señaló que "otros sectores políticos quisieron tener una Corte adicta, y ampliaron la Corte en una sesión que ha sido calificada de irregular".

Los senadores ocuparon la primera hora y media del debate para manifestar malestar por los dichos del diputado Ricardo Falú, para enrostrarse actitudes del pasado en relación a la formación de la Corte y para revisar la historia del peronismo y el radicalismo en los últimos años de la historia.

El rechazo de la recusación a Fernández de Kirchner, en tanto, se aprobó por amplia mayoría aunque nuevamente sin los votos de los radicales que previamente plantearon la vuelta a comisión.

La solicitud de recusación se fundamentaba en que la senadora mantenía "interés" y "parentezco" con el presidente de la Nación; y que esto era incompatible debido a que "el Poder Ejecutivo impulsó el juicio político". Sin rodeos, Pichetto calificó a los argumentos como "frágiles y pueriles" y los desestimó "absolutamente porque el motivo de que sea esposa del presidente es frágil".

"Los nuevos casos, están basados en recortes periodísticos y en dichos de terceros; por lo que nada agregan y no son para nada consistentes", agregó.

En medio del debate, el senador Pardo calificó de estar "gaga" al bonaerense Antonio Cafiero. "Gagá" fue el calificativo que utilizó Pardo para refutar las acusaciones de Cafiero, que en ese momento estaba defendiendo su denuncia sobre supuestos sobornos en el Senado cuando se trató la ley de flexibilización laboral en 2000.

Pero el encargado de traer a colación el incidente que culminó en la renuncia del ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez no fue Cafiero, sino el senador radical José Luis Zavalía.

"Sobre el viejo Senado se creó una grave sospecha de corrupción, esta imputación se basó en un anónimo y en las habladurías de algunos que decían: 'Me han dicho, pero no me han dicho'", arrancó el santiagueño en referencia a la denuncia de Cafiero. El bonaerense, acusó el golpe y respondió que no se puede comparar este debate con los sobornos y volvió a ratificar su denuncia, aunque aclaró que "no tenía pruebas".

Pero la bomba estaba en el aire y estalló cuando Pardo, uno de los senadores denunciados de cobrar supuestos sobornos, se sintió aludido y saltó: "Yo no cobré nada" y sin mediar explicaciones calificó de "gaga" al senador bonaerense, que para esa altura estaba entre sorprendido y perplejo.

Pero no conforme con esto, Pardo comentó: "Todavía en Mendoza la gente se pregunta dónde esta el piano de la gobernación", dejando entrever que el mismo se lo "llevo" Cafiero cuando fue interventor en la provincia cuyana en los 70.

Luego de esto, sólo la mediación de algunos senadores hizo que todo vuelva a la normalidad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password