Hay serias sospechas de intencionalidad

El presidente provisional del Senado, José Luis Gioja, negó ayer que el episodio generado por la presencia de un supuesto legislador "trucho" en el recinto de la Cámara alta pueda trabar el desarrollo del juicio político que se le sigue al ministro de la Corte Suprema Eduardo Moliné O'Connor.

Sin embargo y por lo bajo, en el oficialismo se deslizaba la idea de que lo que se quiso hacer fue "plantar un senador trucho para entorpecer el juicio político a Moliné O'Connor". A juicio de esas fuentes, el insólito suceso tuvo relación con "todas las dilataciones y denuncias" que se vienen sucediendo en la Cámara alta desde que los senadores empezaron a enjuiciar al magistrado.

"Las partes tienen absolutamente garantizado el derecho para defenderse y para acusar", enfatizó Gioja, quien destacó que la presencia del intruso durante la sesión fue detectada "en el momento". De todos modos, el senador justicialista admitió que "de aquí en más va a haber que extremar las medidas de seguridad" para evitar incidentes similares.

Sin embargo, la senadora justicialista Liliana Negre de Alonso expresó sus sospechas de que este episodio haya sido provocado adrede para "introducir una causal de nulidad" en el marco del juicio político que comenzó a sustanciarse en el Senado.

Uno de los legisladores que restó importancia al episodio fue el tucumano por Fuerza Republicana Pablo Walter quien señaló que se trató de "una cuestión de segundos" que no tuvo "ninguna significación política", porque "no estábamos votando en ese momento". De todas maneras, indicó que el Senado deberá, de ahora en más, "ultimar los detalles necesarios para que estas cosas no vuelvan a ocurrir".

En tanto, la senadora de San Luis por el PJ Liliana Negre de Alonso interpretó que la infiltración de esos dos sujetos en el recinto tuvo como objetivo "introducir una causal de nulidad y decir que había un senador trucho" en el tratamiento del juicio político al ministro de la Corte.

Sin embargo, relativizó la importancia del hecho al calificarlo de "un mal rato" que "no tuvo injerencia en el debate porque no hubo votaciones en ese momento, y las que existieron después fueron nominales".

A todo esto, la senadora justicialista Cristina Fernández de Kirchner denunció el hecho durante la sesión y adelantó que desde la Comisión de Asuntos Constitucionales procederá a "citar a las personas" involucradas, al tiempo que no descartó "formular también una denuncia penal".

"Yo quiero poner en antecedentes a la Cámara de Senadores de esta gravísima cuestión", enfatizó la esposa del presidente Néstor Kirchner dirigiéndose al titular del cuerpo, tras denunciar que había personas "sentadas en las bancas sin ser senadores".

Fernández de Kirchner afirmó que "otras personas tomaban fotografías y filmaban a dos personas extrañas sentadas en las bancas con lo cual evidentemente no sería extraño que alguien plantee que había senadores truchos".

Por otro lado, el Senado presentará una denuncia penal contra Bustamante y su compañero Ezequiel Aldana por cometer un delito contra el "orden público". Además, la Cámara alta abrió un sumario administrativo contra el director de Seguridad, comisario Alberto Rodríguez, para determinar la responsabilidad del funcionario en los incidentes ocurridos el jueves a la madrugada.

La suerte que correrá Rodríguez -que declaró ayer- se resolverá a principios de la semana próxima, cuando declaren el "senador trucho" y su cómplice, según aseguró ayer el secretario administrativo del cuerpo, Carlos Machiaroli. También se estudiará la responsabilidad de los encargados de custodiar la puerta de entrada al recinto, por donde ingresaron los dos "intrusos" mientras el diputado Ricardo Falú leía, pasadas las 2 de la madrugada, los fundamentos para destituir a Moliné.

"No creo en las ingenuidades. Hay cosas sugestivas en torno de este proceso", señaló el titular de la bancada justicialista, el rionegrino Miguel Pichetto, tras reunirse con el vicepresidente de la Nación y máximo responsable de la Cámara, Daniel Scioli.

Allegados a Daniel Scioli, comentaron que manifestó que "tiene la obligación de creerle al senador Salvatori", quien reconoció hay su responsabilidad, aunque aclaró que no tuvo ningún tipo de intencionalidad.

Uno de los senadores más identificados con el oficialismo opinó que "Scioli ya tendría que haber hecho la denuncia penal" y consideró que durante la sesión el titular de la Cámara "no manejó bien el incidente".

"Hay muchas cosas extrañas en torno a este juicio político; como que uno de los personajes haya ingresado con un bolso. O que el senador Ricardo Gómez Diez (Renovador de Salta) no lo haya visto, pese a que se sentó al lado suyo", expresó. Y agregó que "es curioso que coincidan varias cosas, como que los argumentos del radicalismo sean los mismos que los de la defensa, o que nos hayan querido plantar un senador trucho".

Pichetto, en tanto, adelantó que "si existen elementos para comprobar algun delito se realizará la denuncia penal" y que hay que analizar "si se puede encuadrar en delitos contra los poderes públicos".

El senador dijo que este caso es muy distinto al del diputado trucho, Juan Kenan, que ocupó una banca en 1992 "pese a que muchos medios intentaron comparar los casos".

"No hubo un intento de ocultamiento, no está emparentada con la posibilidad de nulidad porque al momento de las mismas no había irregularidades en el recinto", puntualizó para diferenciar ambos casos. También señaló que "hay una situación terminal del asesor, una irresponsabilidad en un tema que no es nimio", por lo que no se descarta una sanción.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password