La Cámara de Diputados pidió a la justicia que anule los indultos

A minutos de cumplirse el 28 aniversario del golpe del 76, el justicialismo de la Cámara de Diputados logró aprobar en la Cámara de Diputados un pedido para que la justicia declare nulos los indultos del gobierno de Carlos Menem que beneficiaron a los responsables del terrorismo de Estado.

El PJ debió abrir en soledad la sesión, con la única compañía de partidos de centro derecha y provinciales, porque la mayor parte de la oposición pedía la derogación por ley de los decretos de Menem.

"El camino más lento pero el más eficaz es el de recurrir a la justicia", argumentó el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, el justicialista Juan Manuel Urtubey, al abrir el debate, y consideró que los indultos fueron un "ejercicio abusivo planteado desde la suma del poder público".

La mayoría de la oposición, incluso quienes se califican de kirchneristas, rechazó la propuesta del PJ por considerarla sólo declamativa.

Para ello hay pedida otra sesión especial para hoy, que cuenta con el apoyo de parte de la UCR y los partidos de izquierda, pero que difícilmente logre quórum por la anunciada ausencia de los justicialistas.

"La resolución es inocua, inoportuna, sólo un maquillaje tendiente a dar una señal mediática sin efecto práctico", criticó el radical Leopoldo Moreau durante la sesión, quien tras recordar las elecciones en España advirtió al oficialismo que "el doble discurso, el ocultamiento, se paga".

El inicio de la sesión estuvo rodeado de tensión porque había sido precedida, en el interior del PJ, de un agitado mar de fondo.

Los legisladores santafesinos, cordobeses y entrerrianos del PJ habían mantenido reuniones apartadas para discutir una reacción contra el veto a sus gobernadores, surgido de organismos de derechos humanos -y que consiguió eco en el gobierno- para que no asistan al acto de mañana en la ESMA.

En un giro curioso de la historia, la resolución contra los indultos fue respaldada por los diputados que, hasta hace pocos meses, se reconocían como menemistas de pura cepa.

El debate, que en su mayor parte transcurrió sin sobresaltos, se enturbió cuando el justicialista Gerónimo Vargas Aignasse (Tucumán), acusó a la UCR de "ser cómplices por omisión" del golpe de 1976, consideró que la anulación de los indultos "es una cuestión menor" y afirmó que los peronistas fueron quienes "siempre pusieron el cuerpo" frente a la represión.

"No se trata de ver quien se tira con más cantidad de muertos", contestó el radical Federico Storani (Buenos Aires) y, tras una autocrítica de la ley de Obediencia Debida del gobierno de Raúl Alfonsín, pidió a los justicialistas que retiraran su propuesta y pidieran al presidente Néstor Kirchner que derogara los indultos.

Otro argumento unificó gran parte de los discursos de la centro derecha y de los provinciales: el llamado para incluir en la revisión histórica la denuncia contra todo tipo de terrorismo, no sólo aquel que se valió de la estructura del Estado, como afirmó Mirta Pérez (FREPOBO) y el cavallista Guillermo Cantini.

Las acusaciones mutuas que había abierto Vargas Aignasse se suavizaron cuando el justicialista Ruperto Godoy equilibró con un pedido para que todos "asumamos nuestra responsabilidad".

La misma línea la retomó en el discurso final el jefe de la bancada del PJ, José María Díaz Bancalari, cuando propuso "construir puentes que nos unan" y defendió el proyecto oficial al afirmar que "la justicia es el único órgano que tiene facultad para anular o convalidar los indultos".

Los diputados de los principales bloques de la oposición cuestionaron el proyecto de declaración que impulsó el justicialismo para que el cuerpo se presente ante la Justicia y pida la nulidad de los decretos de indulto.

El bloque de la UCR destacó su respaldo a la declaración de "inconstitucionalidad" de los indultos y destacó que existen "otras soluciones posibles además de un proyecto de declaración" que promovió el PJ. El titular del bloque radical, Horacio Pernasetti planteó la posibilidad de proponer que el presidente Néstor Kirchner dicte un decreto que anule los indultos.

"La UCR cree que hay caminos para resolver este dilema, pero queremos ser parte de una interna del PJ que se propone hacer dos homenajes: uno en le ESMA y otro aquí", insistió Pernasetti en una conferencia de prensa en el Congreso.

En tanto, los bloques de centroizquierda definieron como "una farsa" el proyecto de resolución del PJ de habilitar a la presidencia del cuerpo a iniciar gestiones ante la justicia por la nulidad de los indultos y sostuvieron que el Congreso tiene "facultades para declarar una ley que los anule".

En esa tónica se pronunciaron el bloque del ARI, junto a la Izquierda Unida, el Partido Intransigente y el monobloque Emancipación y Justicia de Claudio Lozano.

La diputada Patricia Walsh (Izquierda Unida) insistió que el Poder Legislativo está en condiciones de "dar una respuesta" al reclamo de la gente con una nulidad total de los decretos que firmó el ex presidente Carlos Menem en vez de realizar una propuesta "meramente declamativa".

"Creemos en la independencia de los poderes, el Congreso está en condiciones de sacar una ley de la Nación. En agosto pasado dimos un ejemplo con la nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Lo que ahora no hay como en aquel momento es una decisión política para hacerlo", se quejó Walsh.

Por su parte, el diputado de CTA, Claudio Lozano, calificó de "fantochada y mamarracho jurídico" la propuesta del PJ que según su opinión, entra en "una contradicción que no vamos a acompañar".

"El parlamento tiene la facultad que le da la Constitución para declarar la nulidad y no como lo que quiere imponer el oficialismo que no solo no tiene elementos jurídicos serios, sino que además puede crear antecedentes peligrosos para la inacción del Congreso", afirmó Lozano durante la conferencia de prensa que se efectuó en el Salón de Pasos Perdidos del Parlamento.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password