El PJ rechazó pedidos de interpelación

El oficialismo de la Cámara de Diputados logró rechazar un pedido de interpelación que propiciaban varios bloques opositores al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Justicia, Gustavo Beliz, para que informen sobre los hechos ocurridos que tuvieron como protagonista en los últimos días a militantes piqueteros.

En una controvertida votación, los diputados rechazaron por 113 votos contra 83 y 5 abstenciones los proyectos presentados por el radicalismo, el Interbloque Federal y el macrismo que solicitaban el tratamiento sobre tablas de las iniciativas que pedían la interpelación de Fernández y Beliz. Los planteos fueron rechazados por el bloque oficialista a través de la diputada justicialista Graciela Camaño, quien fundamentó la postura del PJ de no debatir esos proyectos en el recinto debido a que no contaban con dictamen y propuso girarlos a comisión para que habiliten su tratamiento.

Esto provocó que la bancada radical decidiera retirarse del recinto luego de la votación sobre tablas para habilitar el pedido y empañó posteriormente el homenaje que el PJ había diseñado en memoria del ex presidente Juan Domingo Perón.

La decisión de irse del recinto de los radicales aumentó aún más el clima de discusión que se había instalado en la sesión cuando se produjo un fuerte cruce entre los diputados del PJ, que contó con la colaboración del bloque socialista y los legisladores de la UCR.

Después de entonar el Himno Nacional, al promediar la sesión, el titular de la bancada radical, Horacio Pernasetti anunció el retiro de su gente al señalar que esa decisión era el "mejor homenaje a Perón y a la política". Sólo la diputada bonaerense, Margarita Stolbizer, vicepresidente del bloque, se quedó en su banca, aunque esta actitud de rebeldía, que fue aplaudida por los justicialistas, duró pocos minutos.

El pedido de interpelación había sido presentado sobre tablas por el radicalismo, bloque que pidió la comparencia de los dos ministros, al igual que el Interbloque Federal; mientras los macristas sólo reclamaron por el titular de la cartera de Justicia. Esta iniciativa fue apoyada por el ARI, y los bloques de centroizquierda, mientras el socialismo, a través de su presidente Jorge Rivas, condenó la propuesta de estos bloques al considerar que "hacían el juego de la derecha que pide sangre".

Su apoyo sorpresivo al PJ desató la ira de los radicales, que hicieron la primera amenaza de irse, una situación que luego se materializó. Los radicales, a través del cordobés Luis Molinari Romero, reclamó como parte de los fundamentos del pedido de interpelación la necesidad de escuchar "qué concepto tiene el gobierno sobre el cumplimiento de la ley".

"El radicalismo no viene aquí a pedir que los ministros vengan para ser 'apaleados', queremos escucharlos. El radicalismo no viene a pedir gatillo fácil, ni palos, sólo pedidos que se encause el conflicto", expuso Romero.

En tanto, la diputada justicialista Graciela Camaño se quejó que los opositores sólo buscaban fomentar este pedido en el recinto "un ámbito más mediático que las comisiones que son de trabajo".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password