Fernández defendió la política del Gobierno

El jefe de Gabinete Alberto Fernández remarcó hoy ante el Senado que la posición del gobierno ante los movimientos piqueteros pasa por "apostar al tiempo y no al garrote" y que el problema de la seguridad es una "sensación, potenciada mediáticamente".

En su informe bimestral ante el Senado, Fernández recordó que la clase media que hoy se queja por las protestas de los piqueteros "hace dos años los aplaudía" y descartó la posibilidad de adoptar las medidas represivas "que muchos empezaron a recomendar".

"Dos gobiernos debieron terminar antes sus mandatos por imperio de la represión social. Por eso, entre la opción del garrote y del tiempo, apostamos al tiempo", señaló el jefe de Gabinete.

Además, el funcionario aseguró que, luego de un año de Gobierno, "lo que queda en pie son sectores vinculados a la izquierda que descreen en el modelo democrático y confrontan con el Estado".

"El Polo Obrero es el brazo piquetero del Partido Obrero. El otro es un individuo que recorre los canales de televisión para pedir asambleas para que lo hagan presidente", agregó, en referencia al líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells.

También indicó que "los argentinos no quieren darle una víctima a los piqueteros para que potencien sus fuerzas" y que "la senda correcta no es la senda de la solución repentina".

"Nosotros estamos muy atentos a todo lo que pasa, sabemos lo que estamos haciendo. Alguno puede decir que es mejor pegar un garrotazo. Pero los argentinos no quieren mas muertos", señaló el funcionario.

Fernández defendió el diálogo que tiene el gobierno con los sectores piqueteros "llamados blandos" y dijo que el Poder Ejecutivo "debe hablar con todos, desde los empresarios hasta los excluidos". Además, justificó este acercamiento al afirmar que "muchos sectores que estaban en la calle dejaron de estar".

En relación a la muerte de Martín Cisneros en La Boca, el jefe de Gabinete fijó la posición oficial respecto de la toma de la comisaría 24 por parte de militantes de la Federación Tierra y Vivienda (FTV). "No fue gente sólo vinculada a D'Elía, sino que también hubo gente del barrio que reaccionó. El informe dice que hubo 23 mujeres y 19 hombres, lo que resulta un dato significativo; por lo que se ve que el problema no es tan lineal", comentó.

Para completar su exposición sobre este tema, dijo que "la presencia de D'Elía sirvió para aplacar ánimos" y "para contener la situación que se estaba dando". El funcionario debió oír criticas de la UCR, los partidos provinciales y de los senadores oficialistas Eduardo Menem (La Rioja) y Sonia Escudero (Salta).

Desde la bancada radical, incluso, el senador Gerardo Morales pidió la renuncia del ministro de Seguridad y Justicia, Gustavo Beliz, por haber "fracasado" en su intento de bajar los índices delictivos. Sin embargo, Fernández defendió la política de seguridad del Poder Ejecutivo y aseguró que "hubo muchos logros en estos tiempos", y puso como ejemplo que "bajo significativamente" el delito en la Ciudad de Buenos Aires.

Sobre la problemática de la seguridad evaluó que "los argentinos tienen una sensación de inseguridad por los hechos y por la potenciación de esos hechos", al tiempo que destacó que "hay una merma significativa de los hechos delictivos, aunque es imposible decírselo a los porteños, que todos los días ven en los diarios que han matado a alguien".

"Es un tema que está muy potenciado mediáticamente. El gobierno nacional está convencido de que está tomando las medidas necesarias para cambiar estas cosas", agregó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password