El acercamiento de Kirchner a la UCR

Encumbrados dirigentes radicales opinaron del cambio presidencial al ponderar públicamente al partido centenario y a habilitar el diálogo con este sector.

El diputado radical Leopoldo Moreau subrayó el "valor" de la reivindicación a los partidos políticos que realizó públicamente el presidente Néstor Kirchner, y se pronunció a favor de generar "un diálogo horizontal" que abarque a los distintos sectores sociales.

"El país necesita de un diálogo horizontal que abarque no sólo al radicalismo, sino a todas las fuerzas políticas de la Argentina y a todas las fuerzas sociales y productivas", enfatizó Moreau, quien consideró que es "imprescindible" un mayor contacto del Gobierno con la oposición.

El legislador subrayó que "hay que rescatar la política en la Argentina, porque al país le ha ido muy mal cuando la política ha sido suprimida o desplazada".

"Los problemas que afrontamos son tremendamente complejos de superar y sólo se hace con el esfuerzo del conjunto. Si se pudieran elaborar políticas de Estado que nos permitieran encararlos juntos, mejor", señaló Moreau.

El diputado radical se pronunció de esa manera al evaluar la posibilidad de que se generen nuevos contactos entre el oficialismo y la oposición, a partir de una serie de gestos desde el Gobierno hacia el radicalismo.

En el homenaje por el centenario del nacimiento de Ricardo Balbín, Néstor Kirchner pronunció un discurso reivindicando al PJ a la UCR y al sentido de la política en la sociedad. El gesto marcó un nuevo acercamiento del presidente de la Nación con la Unión Cívica Radical. El diálogo se reanudará institucionalmente cuando el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, convoque a su despacho al líder del comité nacional de la UCR, Angel Rozas, luego del 10 del mes próximo, cuando éste regrese de una gira por EE.UU.

Mientras tanto, el miércoles último, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, convocó al presidente del Comité Nacional de la UCR, Angel Rozas, a una reunión que se realizará en la Casa Rosada en el marco de una "ronda de diálogo" con distintos sectores políticos que prevé abrir el Gobierno nacional.

Desde la UCR, el líder partidario Raúl Alfonsín aseguró que se registra un giro en la actitud del Gobierno hacia su partido y convocó a que el PJ y el radicalismo intercambien "ideas".

"Valoro profundamente el gesto que tuvo el Presidente", destacó Moreau, y agregó que "el país no necesita de oficialismos que pretendan oposiciones débiles, porque eso demuestra la falta de fortaleza de los oficialismos".

En este marco, el vicepresidente del Comité Nacional, Ricardo Colombi, definió como "muy positivo y saludable" el acercamiento de Kirchner pero juzgó que esas conversaciones deberían incluir también "a todos los sectores políticos para lograr una mejor convivencia en el país".

"Este diálogo debe darse independientemente de las críticas o las observaciones constructivas que se puedan hacer para mejorar la situación del país", subrayó Colombi, gobernador de Corrientes.

Para el vicepresidente segundo del Comité Nacional, Juan Mínguez, "el gesto de Alfonsín estuvo en sintonía con la apertura que mostró Kirchner en el último tiempo".

"(El diálogo) es posible alrededor de cuestiones de Estado que están por encima de los intereses partidarios", reflexionó Mínguez y marcó, en ese contexto, la posición de "primera minoría institucional" de la UCR, "con seis gobernadores y más de 500 intendentes". El diputado encuadró el cambio de actitud del gobierno hacia la UCR en el "fracaso de la transversalidad y la consecuente autocrítica". No obstante, pronosticó que "los próximos pasos demostrarán si se trató de una cuestión sólo declarativa".

El demorado proyecto de una nueva Ley de Coparticipación y la Ley de Responsabilidad Fiscal son las normas que el gobierno necesita para responder a las exigencias del FMI. El tratamiento de estas iniciativas en el Parlamento resultan decisivas en la negociación que el país tiene abierta con ese organismo. Se supone además que la aprobación de esas normas debe llegar acompañada de un consenso real y no producto de tironeos y negociaciones turbias y por eso también parece de peso, quizá más a largo plazo, el apoyo de las seis gobernaciones radicales, algo que tampoco resulta indiferente al gobierno.

La primera manifestación concreta del llamado al diálogo gubernamental es sin duda la entrevista que mantendrán en las próximas semanas el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el titular de la UCR, Angel Rozas, de gira por Estados Unidos.

"Hay aspectos positivos y negativos. No quiero hacer un balance todavía; es pronto", resumió el diputado Leopoldo Moreau, quien agradeció el gesto del Presidente de participar de los tributos a Balbín y retomó parte del reclamo de Alfonsín: "Es evidente que Argentina necesita un diálogo horizontal, sobre todo cuando se vive una crisis".

Lamentó que "cuando se habla de consenso algunos enseguida intentan sacar ventajas" y reafirmó su anhelo de que se "fortalezcan las instituciones" y se reemplacen "los agravios por la política".

Por su parte, el senador Mario Losada se manifestó en absoluta sintonía con el ex presidente radical y bromeó con el hecho de que "la novedad debería ser que no hubiera diálogo político".

"Esto es bueno (la exhortación de Alfonsín al gobierno); esto distiende a la sociedad y es favorable para el sistema de Argentina. Me anoto en la parte positiva porque peor sería que se siguiera en la fase de no diálogo", manifestó.

"De ninguna manera un diálogo significa unirse al Gobierno", enfatizó Losada, al tiempo que advirtió que "el radicalismo es un partido de la oposición porque la sociedad ahí lo ubicó".

El legislador misionero consideró, en declaraciones a Radio América formuladas esta mañana, que "en un país democrático, que dialoguen los sectores políticos y sociales es hasta una cuestión de absoluta lógica". Además, Losada subrayó que la UCR busca actuar "desde la construcción" y señaló que "más que ser oposición, hay que ser alternativa".

Pro su parte, el diputado radical Federico Storani advirtió que el gesto del presidente Néstor Kirchner hacia el radicalismo, "hasta ahora es puramente simbólico" y opinó que se debe a la baja en sus niveles de popularidad, por lo que, dijo, para el jefe del Estado "la necesidad tiene cara de hereje". De esta manera, Storani relativizó la mano que le tendió ayer Kirchner al radicalismo durante el acto de homenaje a Ricardo Balbín, en La Plata.

"La necesidad tiene cara de hereje, porque hay una baja muy importante de la popularidad. (Para Kirchner), fue muy duro el golpe por la salida de (el ex ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo) Beliz, como culminación de un proceso que venía en descenso", consideró Storani.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password