Mantienen edad de imputabilidad en 18 años en Capital

La Legislatura porteña aprobó por amplia mayoría mantener en 18 años la edad de imputabilidad penal, en el marco del tratamiento en particular de las reformas al Código de Convivencia Urbana.

La decisión fue adoptada hacia las 20.30 después de un debate que incluyó acusaciones diversas entre los bloques y que finalizó con una votación de 44 legisladores a favor y sólo siete en contra. A esa altura ya no quedaban manifestantes fuera de la Legislatura, que fue nuevamente protegida por un fuerte operativo policial y una valla metálica que mantuvo a la protesta lejos del edificio legislativo.

Dentro de la Legislatura, en tanto, la seguridad fue mantenida por un nutrido grupo de la Guardia de Infantería de la Policía Federal, que recorría los pasillos mientras los legisladores discutían las reformas al Código de Convivencia.

Los piqueteros del sector "duro" habían renovado su protesta frente a la Legislatura porteña contra el Código, durante una jornada que volvió a poner de manifiesto las diferencias entre los distintos grupos, más allá de la unidad que manifestaron ante las modificaciones que los legisladores se aprestaban a sancionar. Las columnas piqueteras, poco numerosas en relación con otras manifestaciones, se desconcentraron bajo una intensa llovizna sin esperar el final del debate dentro de la Legislatura, luego de manifestar su desacuerdo frente al vallado instalado en Diagonal Sur, custodiado por una importante cantidad de efectivos policiales que sólo portaban escudos.

El artículo 11 de la norma resultó el más controvertido y el causó mayor disputa dentro de la bancada macrista de Compromiso para el Cambio, que finalmente cedió en su iniciativa por bajar la edad de imputabilidad a 16 años.

De este modo, y con un acuerdo que había sido delineado antes del inicio de la sesión, los opositores a la reducción de la edad de imputabilidad penal -el Frente Grande y el Frente para la Victoria entre ellos- lograron mantener el concepto de fondo de la norma que se modificó en particular.

Pese a la existencia de un acuerdo elaborado en extensas reuniones previas, la sesión comenzó a las 16.30, dos horas y media después del horario acordado originalmente.

Durante ese lapso, la chicharra que convoca a los legisladores a sesionar no dejó de sonar y los rumores de que la reunión no se llevaría a cabo corrieron por cuenta de socialistas y frentistas, quienes con mayor energía cuestionaron la baja en la edad de imputabilidad. Estaba previsto que durante la sesión se analizaran los primeros 50 artículos de los más de 100 que contiene el Código de Convivencia, pero el núcleo del debate estuvo en el artículo 11, referido a la edad de imputabilidad penal.

También generaron polémica el artículo 17, sobre el aumento de penas para los reincidentes, y el 26, que trata la existencia de contravenciones "insignificantes" que a criterio de los legisladores no tiene sentido penar.

Los primeros 10 artículos, de contenido similar al Código reformado, fueron votados por amplia mayoría y sin ningún tipo de debate, superando largamente la mayoría simple requerida para este tipo de normas.

Pero el tratamiento del artículo 11 abrió un fuerte debate entre los distintos bloques sobre la conveniencia -o no- de reducir la inimputabilidad a los 16 años, y muchos cuestionamientos se centraron sobre la figura del macrista Eduardo Borocotó, que pronunció una frase poco feliz, al señalar que "hasta que la medicina pueda manipular para extraer los genes malos, hay que proteger a la sociedad". Los cuestionamientos partieron entonces desde distintas bancadas, y el legislador de Confluencia Ariel Schifrin llegó a comparar el concepto de Borocotó con los experimentos realizados por el médico nazi Joseph Méngüele.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password