Diputados continúa tratando el presupuesto

La Cámara de Diputados inició el tratamiento del proyecto de Presupuesto 2005, que motivó serios cuestionamientos por parte de la oposición, pero el cuerpo no pudo votar la iniciativa "en general", como pretendía la bancada oficial y la sesión pasó a un cuarto intermedio hasta hoy.

Según acordaron los legisladores, la sesión comenzará esta mañana para continuar el debate en general e intentar votar la propuesta enviada por el Poder Ejecutivo al Parlamento cerca del mediodía.

Tras 10 horas de discusión en la que debían exponer aún 47 legisladores, los diputados decidieron interrumpir la sesión y retomar a las 9 el debate en general y en particular de la iniciativa, que comenzó a ser tratada después del mediodía en el recinto de la Cámara baja.

El debate del proyecto estuvo centrado en una fuerte polémica entre el oficialismo y la oposición por las facultades que se le otorgarán al Jefe de Gabinete para reformular el destino de las partidas. De todos modos, el justicialismo acompañado por sus aliados transversales tenía asegurado casi 120 votos para imponer su voluntad y aprobar el presupuesto y los artículos que establecen atribuciones al gobierno para poder cambiar el gasto corriente por gasto de capital, sin pedir autorización al Congreso nacional.

La bancada del justicialismo debió asegurarse la presencia de todos sus diputados para enfrentar a un variado arco opositor -integrado por radicales, centroderecha, centroizquierda y Adolfo Rodríguez Saá- que podría llegar a reunir más de 80 votos contra el proyecto.

Si bien el debate -que comenzó al mediodía- estuvo centrado en las facultades legislativas que mantendrá el jefe de Gabinete, existen otros temas que generaron polémica en el recinto como la ratificación del decreto 214 de pesificación monetaria y la distribución de las obras públicas.

De todas formas, el oficialismo tenía garantizado la aprobación del presupuesto 2005, que contempla una pauta global de gastos de 77.000 millones de pesos, un aumento de la economía del 4 por ciento, un superávit del 3,9 por ciento y una pauta inflacionaria entre el 7 y el 10 por ciento.

El debate fue abierto por el presidente de la Comisión de Presupuesto, el justicialista jujeño Carlos Snopek, quien destacó que el Presupuesto 2005 "marcará la consolidación, el crecimiento y la transformación de la Argentina" y defendió la delegación de facultades legislativas.

"En esta transición debemos mantener la delegación de facultades legislativas para el Jefe de Gabinete", destacó Snopek, quien ofició de miembro informante del oficialismo y defendió la iniciativa oficial enviada por el Ejecutivo en setiembre pasado.

También, el respaldo al proyecto fue planteado por la diputada nacional del bloque Encuentro, Juliana Marino, quien defendió las facultades delegadas al considerar que permitirá "otorgar herramientas al gobierno para redistribuir gastos y renegociar la deuda".

Desde el radicalismo, el rechazo a la iniciativa fue manifestado por el diputado Miguel Angel Giubergia, quien advirtió que "si en 2002 y 2003 se votó el presupuesto respetando la ley de Administración Financiera, hoy no podemos aceptar que se otorguen estas facultades que ponen en grave riesgo la calidad institucional de la Argentina".

El diputado Alberto Natale, del Interbloque Federal, consideró que el Presupuesto "es una autorización para recaudar todo lo que se recauda y gastar todo lo que alcance" y dijo que con los "superpoderes el jefe de Gabinete puede hacer de goma el presupuesto".

En tanto, el diputado del ARI, Adrián Pérez aseguró que con las facultades al jefe de Gabinete se trata de un presupuesto "de ficción" y consideró que se parece "mucho a las leyes de la década del '90, con muchas obras públicas dirigidas solo a un provincia".

Por su parte, el diputado de Emancipación y Justicia, Claudio Lozano, uno de los impulsores de la movida opositora realizada en el Congreso entre el lunes y martes en rechazo del proyecto, calificó al Presupuesto como "un verdadero dibujo" y sostuvo que "las proyecciones no se condicen con la realidad y tienen inconsistencias profundas. Es un verdadero mamarracho".

A su turno, Alicia Castro, del Frente para el Cambio, se mostró en contra del proyecto y advirtió que la iniciativa "no saca a los argentinos de la pobreza, no universaliza el seguro de desempleo y no adjudica recursos para atender la salud primaria. Este Presupuesto no da de comer a todos los argentinos". La iniciativa fue respaldada por el justicialismo y los diputados de los bloques transversales y contó con el rechazo de un amplio arco opositor integrado por el radicalismo, el ARI, la izquierda, el Interbloque Provincias Unidas de Adolfo Rodríguez Saá y los provinciales de centroderecha.

El diputado nacional Daniel Carbonetto se mostró a favor del contenido del Presupuesto 2005 y anticipó su respaldo a la iniciativa, a la vez que dijo que se trata de un proyecto que "es coherente con la nueva situación macroeconómica del país".

Por otro lado, y entre los discursos más encendidos en contra del proyecto figuró el pronunciado por el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, del Interbloque Provincias Unidas, quien advirtió que "vamos a consolidar un Presupuesto que nos sigue condenando a la desocupación y a la pobreza".

"No debemos otorgarle superpoderes al jefe de gabinete. Si alguna facultad hay que ceder será el Presidente el que tiene la legitimidad de un acto electoral que lo eligió", dijo Rodríguez Saá, quien advirtió que "no estamos discutiendo hoy un plan de gobierno. Hay otra alternativa hay otra forma de hacer las cosas".

Desde el macrismo, el diputado Jorge Vanossi anticipó que votará a favor en general el proyecto pero rechazó el artículo que establece la delegación de facultades, al sostener que ese punto "desmerece a la ley como programa de gobierno". En esa línea, el diputado nacional Federico Pinedo, lamentó la "falta de debate" que, consideró, "ha tenido el Presupuesto" y advirtió que, a través de la delegación de facultades, "le vamos a permitir al gobierno violar las leyes que establecen los límites de cada poder. Esto rompe la confianza".

A la defensa del proyecto del presidente Néstor Kirchner se sumó el frepasista Alejandro Filomeno, dijo que "las facultades especiales son necesarias" porque la Argentina continúa "en emergencia" y subrayó: "Los cuestionamientos son políticos".

Además, el legislador por el Frente Cívico de Tucumán Esteban Jerez.

En contra del proyecto se manifestó además la diputada de la Izquierda Unida, Patricia Walsh, quien dijo que el Presupuesto 2005 "es vergonzoso e ilegítimo" y advirtió que "habrá que rendir cuentas de esto", a la vez que consideró que "hay doble discurso y continuidad de la política económica".

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password