Lorenzetti fue aprobado como juez de la Corte

El abogado santafesino Ricardo Lorenzetti fue designado ministro de la Corte Suprema de Justicia por el Senado, cargo que asumirá antes de Navidad, apenas el presidente Néstor Kirchner firme su decreto de nombramiento.

El pliego del jurista santafesino fue aprobado por amplia mayoría en la Cámara Alta, con lo cual se descuenta que el Presidente firmará el decreto en las próximas horas y Lorenzetti juraría el próximo 22 de diciembre, según la fecha que ya baraja la Corte Suprema.

Lorenzetti se convirtió así el en el cuarto magistrado que llega al Máximo Tribunal de la mano del presidente Néstor Kirchner, por 50 votos a favor, uno en contra del radical José Zavalía (Santiago del Estero) y dos abstenciones de los tucumanos Ricardo Bussi y Delia Pinchetti.

Con Lorenzetti y su futura colega Carmen Argibay, que tiene previsto jurar en su cargo el 3 de febrero, la Corte recuperará los nueve miembros que tuvo desde la ampliación del máximo tribunal durante el gobierno de Carlos Menem, pero sin la bautizada "mayoría automática" que acompañó con sus fallos al menemismo.

El último integrante de esa mayoría cuestionada que se mantiene en la Corte es Antonio Boggiano, cuyo dictamen de acusación para un juicio político puede tratarse está tarde en la Cámara de Diputados.

Desde febrero la Corte acelerará fallos trascendentes esperados hace meses, principalmente un nuevo pronunciamiento sobre la pesificación que defina qué debe hacerse con depósitos menores a 70 mil dólares.

El del abogado santafesino fue el cuarto pliego aprobado por el Senado desde la asunción del presidente Néstor Kirchner, cuando se emprendió la renovación de la Corte Suprema de Justicia.

La designación de Lorenzetti, quien nunca ocupó un cargo en el Poder Judicial, se votó casi sin debate, luego de que el oficialismo impusiera su número para tratar la nominación sobre tablas.

Antes de empezar, el jefe del bloque del PJ, Miguel Angel Pichetto, pidió aprobar el pliego sin debate: "Vamos a votar, vamos a votar", dijo, apenas el oficialismo ganó la votación para tratar el nombramiento sin cumplir los plazos reglamentarios.

No obstante, la oposición solicitó debatir la designación de Lorenzetti, quien se convertirá -una vez que el Poder Ejecutivo firme el decreto de designación- en el segundo juez del interior del país, junto con Juan Carlos Maqueda, que llega a la Corte Suprema.

Maqueda, quien ingresó a la Corte a fines de 2002, es oriundo de Córdoba, mientras Lorenzetti nació en la ciudad santafesina de Rafaela.

El debate lo abrió el titular de la Comisión de Acuerdos, el justicialista Jorge Yoma, quien defendió la designación del jurista y resaltó "el proceso e renovación de la Corte Suprema que llevó adelante el Gobierno".

"El nombramiento de Lorenzetti forma parte de un proceso de renovación exitoso de la Corte Suprema emprendido por el actual Gobierno que significó una mejora indudable de la calidad institucional", destacó el riojano. También elogió la carrera de Lorenzetti el jefe del bloque radical, Mario Losada (Misiones), y resaltó además su condición de provinciano: "Tenemos una gran alegría de que llegue a la Corte Suprema un hombre del interior del país", dijo.

Losada señaló, asimismo, que la incorporación del académico va a ser para la justicia "un aliciente y un aporte para la búsqueda de transparencia e independencia de los poderes".

Lorenzetti ejerció la abogacía en el ámbito privado por 26 años al frente de uno de los estudios jurídicos más prestigiosos de Santa Fe, antes de convertirse en juez del Máximo Tribunal.

Desde la llegada de Kirchner al poder, el Senado aprobó el nombramiento de cuatro magistrados: Eugenio Zaffaroni, Elena Higton de Nolasco, Carmen Argibay (que aún no juró en el cargo) y el propio Lorenzetti.

Otro senador que tuvo palabras elogiosas para con Lorenzetti fue Pichetto, quien resaltó su carácter de abogado matriculado y su procedencia del interior.

Pichetto, además, defendió la labor del cuerpo y destacó que con esta designación "se completa una tarea desde el Senado apuntalando una decisión del Presidente para jerarquizas la justicia". Por otro lado, el jefe del bloque realizó una defensa del carácter político que debería tener, a su juicio, la Corte Suprema: "El Máximo Tribunal no es neutro, es un tribunal político que tiene que ir a la par de los cambios y transformaciones de la sociedad" afirmó.

"El Alto Tribunal no puede estar anclado en el pasado, con ideas viejas. Tiene que visualizar los temas de Estado, y no por eso va a tener subordinación al poder político" amplió.

En este sentido, la Corte Suprema tiene que resolver varios temas relacionados directamente con el plan económico del Gobierno, como es la ratificación de la pesificación de los depósitos en dólares, convertidos compulsivamente en pesos después de la devaluación de la moneda.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password