Ibarra se presentó en la Legislatura

El jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, se presentó en la Legislatura porteña sin aviso previo, en una jugada dirigida a frenar la ofensiva opositora lanzada contra su figura, tras la tragedia en el boliche de Once.

Anticipándose a la comprometida sesión de mañana, donde se definirá si lo van a interpelar, el jefe de Gobierno aterrizó en el salón donde sus dos principales colaboradores daban explicaciones sobre el episodio a las autoridades de los distintos bloques. "Vengo a acompañar la presentación del jefe de Gabinete", fue lo primero que dijo Ibarra ante una veintena de legisladores, en referencia a los expedientes vinculados al caso que había aportado Raúl Fernández media hora antes. El funcionario, a cargo interinamente del área de Seguridad, había llegado junto al vicejefe de Gobierno, Jorge Telerman.

En menos de quince minutos, Ibarra hizo saber que se ponía a disposición de la Legislatura para debatir mejoras en las normativas de control de los locales bailables, que consideró "absolutamente necesarias".

Antes de irse, el jefe porteño respondió a la única pregunta. "Estoy dispuesto a venir no una o dos, sino todas las veces que sea necesario", le dijo al arista Fernando Melillo, uno de los que quiere que Ibarra explique la falta de controles en el recinto y públicamente.

Los sectores más duros de la oposición, como el macrismo y la izquierda, prefirieron guardarse el interrogatorio que tienen preparado para el caso de que puedan forzarlo a una interpelación. Para lograrlo, mañana necesitarían reunir los dos tercios de los legisladores, es decir 40 votos. Con la jugada de Ibarra, esa posibilidad parecía alejarse. Y se barajaba la aprobación de un proyecto alternativo, como la creación de una comisión investigadora, que descomprimiría en el corto plazo la presión política sobre Ibarra.

Una rápida lectura del encuentro indica que el jefe de Gobierno, con su presencia, habría logrado aglutinar tropa propia. Sobre todo, terminó por alinear a los kirchneristas, que el martes le habían mandado emisarios a pedirle que se presente espontáneamente, como condición para apoyarlo en la sesión de mañana. Según cálculos de todos los bloques, los seis votos leales a Kirchner serían decisivos para definir si se aprueba la interpelación.

La oposición no llegaría a 35 votos, ya que un sector macrista ligado al PJ habría dado un guiño favorable a Ibarra, tras la anunciada designación de Juan José Alvarez en Seguridad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password