El PJ espera sumar más diputados en los próximos comicios

El justicialismo buscará en las elecciones legislativas de octubre próximo consolidar su mayoría legislativa y hasta sumar algunos diputados más para ampliar la base de votos que necesita el oficialismo a la hora de debatir proyectos claves para el gobierno.

La intención del oficialismo es salir del "corsé" que implica tener un número demasiado ajustado para reunir quórum, situación que en las últimas sesiones lo obligó a recurrir a varios de sus aliados de otros bloques para sancionar iniciativas impulsadas por el gobierno nacional.

En estas elecciones, que serán unificadas el 23 de octubre -de acuerdo a una ley aprobada recientemente por el Congreso- se producirá la renovación parcial de la Cámara de Diputados, es decir un total de 130 legisladores.

La compulsa aparece como un desafío tanto para el oficialismo -que atravesará un importante test electoral- como para la oposición, ya que se renovarán las bancas obtenidas en el 2001, en plena crisis, cuando hubo un alto porcentaje de voto en blanco.

La confianza en sus chances del justicialismo se basan en que enfrentará a una oposición que no logra unificarse detrás de una propuesta conjunta y, más todavía, se encuentra lejos de mantener cohesión en su estrategia frente al gobierno nacional.

De este modo, el bloque que preside José María Díaz Bancalari que hoy tiene 129 diputados -y que pondrá en juego un total de 54 bancas- pretende repetir la elección de 2003, cuando consiguió 71 escaños.

En los alineamientos internos, vale el dato de que el menemismo pondrá en juego las bancas de sus principales referentes y que lo propio ocurrirá con los integrantes del denominado Grupo Talcahuano, que concluirán su mandato este año.

A quienes sí mantendrá de su lado el PJ es a sus aliados de los denominados bloques "transversales": los del bloque Encuentro, que encabeza Juliana Marino; los de Convergencia, que lidera Miguel Bonasso, y los cordobeses que responden a Luis Juez.

Por su parte, la UCR se conformaría con renovar las 24 bancas que arriesgará (de las 46 que tiene actualmente) y confía en mantener el dominio en 5 de las 6 provincias que gobierna, y a hacer una buena elección en Santiago del Estero, donde el 27 de febrero se elige gobernador.

En tanto, y si se mantiene la conformación actual de 19 diputados, el Interbloque Federal deberá poner en juego la mitad de sus bancas, mientras que el bloque Provincias Unidas que lidera Adolfo Rodríguez Saá -integrado por 15 legisladores- renovará 5 escaños.

El ARI, por su parte, pone en juego 4 de sus 10 actuales legisladores y pretende hacer una buena elección en la Capital con Elisa Carrió al tope de la lista de diputados nacionales, de modo de compensar el poco peso de la fuerza en el interior del país.

La centroizquierda podría presentarse con lista propia con el denominado Grupo Rosario donde confluyen la CTA, el socialismo (que renueva 5 de las 6 bancas que tiene) y algunos radicales como Margarita Stolbizer, aunque sus dirigentes descartan por ahora que vayan a armar un frente electoral para los próximos comicios.

Otro de los diputados que renueva su banca y que podría integrar ese espacio es Mario Cafiero, que fue electo por el ARI pero, tras exponer sus diferencias con Carrió a fines del año pasado, decidió alejarse de esa fuerza y formar un bloque propio que denominó Soberanía Popular.

Por su parte, la Izquierda Unida, que pondrá en juego la única banca que tiene y que ocupa Patricia Walsh, podría sumarse finalmente a ese sector, a pesar de las diferencias internas que genera esa propuesta en el seno de esa fuerza.

Finalmente, Autodeterminación y Libertad -que también renovará el escaño de Luis Zamora-, ya adelantó que no confluirá en ese espacio y se volverá a presentar en los próximos comicios para buscar un nuevo mandato pero sin establecer acuerdos electorales.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password