“Este premio me alienta a seguir trabajando”

El diputado Marcelo Godoy afirmó que haber sido elegido el legislador más laborioso de 2005 le da un nuevo impulso para el próximo período de sesiones.

Por Julio El Ali

El día caluroso y el clima de trabajo que se percibe en el despacho del diputado macrista Marcelo Godoy se suman para crear un ambiente algo agobiador, apenas mitigado por el aire acondicionado. No obstante, el presidente de la Comisión Investigadora de la Sala Acusadora, titular de la Comisión de Educación, vicepresidente de la Comisión de Defensa del Consumidor y Usuarios y vocal de Ecología se hizo un espacio en su agenda para recibir a Parlamentario

Para cualquier legislador, ser elegido el diputado más laborioso del año por sus propios colegas, asesores y periodistas es un grato reconocimiento y un motivo de especial orgullo. Sin embargo, en esta oportunidad el premio tiene una característica muy particular, porque este año estuvo signado por el dolor provocado por el incendio del boliche República, Cromañón. En este contexto, Godoy indicó: “Este premio que me entrega Parlamentario es un poco de aire fresco para seguir trabajando en la función pública que, obviamente, me enorgullece”, y aprovechó para analizar junto a Parlamentario los principales temas del año que está por concluir, la agenda 2006 y su futuro político.

– ¿Por qué cree usted que obtuvo el primer lugar en la compulsa?

– En realidad me sorprendió haber obtenido tantos votos. Seguramente el trabajo hecho al frente de la Comisión Investigadora y los temas educativos han sido fundamentales para elegirme. Sin embargo, no podría haber hecho todo sin el apoyo de muchos legisladores, que sin importar el bloque que fuera me ayudaron muchísimo y colaboraron en todo, siendo ellos pieza fundamental. En la Comisión Investigadora trabajé con diputados de diferentes ideologías, que son excelentes personas, y se realizó una buena tarea.

– ¿Qué experiencias vivió por haber presidido esa comisión?

– Fueron muchas y muy dolorosas, ya que nunca vi tanta pena y desesperación como la que tenían las madres que han perdidos a sus hijos en la tragedia. Jamás presencié un dolor semejante, y algún día habrá que reconocerle a Gabriela Michetti la tarea de contención que realizó con los padres.

– Pero comenzó a presidir la comisión antes de la tragedia de Cromañón.

– Así es, la comisión la presido desde el juicio al Consejo de la Magistratura. Luego se sumó el juicio a la síndico y, por último, al jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra. Por lo tanto, durante veinte días tuve los ocho juicios a la vez. Era una cosa de locos.

Encima, cuando se forma la Comisión Investigadora al no ser una comisión permanente no tenía oficina, no tenía empleados, no tenía nada estructurado y todo se tuvo que armar. Pero no todo lo hice sólo y tengo que agradecer a los pilares de esta construcción, Ariel Schifrin, Martín Borrelli, Jorge Enríquez, Alvaro González, Miguel Talento, Jorge San Martino, Daniel Betti y otros más. El juicio político -por primera vez- a un jefe de Gobierno es una tarea muy difícil y, como si fuera poco, tenía a cargo otra comisión.

– También es presidente de la Comisión de Educación, ¿cuál es el balance de este año referido a la educación en la ciudad de Buenos Aires?

– Fue un año muy difícil porque quedó en evidencia que la estructura escolar no está en condiciones en las que debería estar. Hubo tomas de colegios por el deterioro de los edificios, que se transformaron en lugares peligrosos.

– Se cayeron pedazos de techo sobre los alumnos, ¿se podría haber evitado?

– El proyecto de Escuela Segura que presenté en agosto de 2004 contemplaba la situación en que se encuentran los establecimientos escolares. Sin embargo, el Poder Ejecutivo me la vetó y después de Cromañón la acató. Lo mismo pasó con la ley del Transporte Escolar. Está muy claro en el caso del Otto Krause, el primer colegio industrial, que no puede funcionar en las condiciones en que se encuentra, una escuela histórica.

– Ahora bien, ¿cómo ve el nivel de la educación en la ciudad?

– Comparado con otros distritos estamos bien porque tenemos una buena educación pública, pero estamos muy lejos de lo que podría estar la ciudad con el superávit fiscal que tiene. Existe una gran diferencia entre los alumnos del Norte con los del Sur, la deficiencia se encuentra en el Sur, donde se deberá realizar una fuerte inversión e imponer la doble escolaridad para compensar las diferencias sociales, porque la única herramienta de compensación social es la educación, ya que todo lo demás son parches como el Plan Trabajar o los subsidios.

-¿Por qué en el Sur?

– Porque allí es donde están los mayores niveles de chicos con necesidades básicas insatisfechas y con los indicadores socioeconómicos más bajos. La escuela es la que permite sacar a los niños de la calle y les otorga una valiosa herramienta para un futuro mejor. Por eso deberíamos hacer una fuerte política de compensación social a través del sistema educativo, porque además es lo que más rinde, ya que una persona capacitada puede conseguir un buen trabajo y puede ser libre. Un individuo que vive de un plan asistencial vive atado al asistencialismo manejado por la necesidad de un político y de los punteros políticos. Por esto mismo, la escuela debe ser integradora con actividades recreativas para acercar a la familia. Debe recuperar la familia porteña.

– Usted aludió al superávit fiscal. Entonces, ¿cuál será el presupuesto para Educación en 2006?

– Convengamos que los vecinos de la ciudad son quienes más cumplen con los impuestos, lo que permite aumentar el Presupuesto para la Educación en un 39%. Sin embargo, está faltando gestión y un acuerdo entre las fuerzas políticas sobre el camino del sistema educativo, porque es muy importante invertir, pero está faltando un plan que asegure que el dinero invertido cumpla con sus objetivos y no se pierda en un barril sin fondo.

– ¿Qué relación existe entre la Educación y la Ecología?

– Sin dudas que la única posibilidad de progreso es la Educación. Pero, a su vez, para que exista un equilibrio ecológico se comienza por la educación porque los valores sobre el cuidado del medio ambiente no nos lo da la naturaleza y surge de la comprensión de los problemas ambiéntales y asumir una responsabilidad ciudadana.

Próximos desafíos

-¿Cuál será la agenda para el año que viene?

– No seré más el presidente de la Comisión de Educación y pasaré a ser vocal, y estaré abocado a la construcción de una ley General de Educación y con algunos proyectos vinculados a modernizar el Estatuto del Docente.

– ¿Qué pasará con la educación sexual?

– La educación sexual será tratada en estas últimas sesiones en comisión, aunque no sé si llegará al cuerpo. Luego de un empate, que no permitió sancionar ninguna de los dos proyectos de ley, se presentaron 25 mil firmas de ciudadanos que quieren una audiencia pública, según me informó el diputado Santiago De Estrada. También tengo entendido que la legisladora Ana Suppa presentó un proyecto donde pide una consulta popular sobre la educación sexual, lo que no veo mal ante tal empate que se da en la Legislatura. Pero con seguridad el tema será tratado el año próximo.

– ¿Y respecto de la ecología?

– Para el año que viene el tema será armar un sistema de seguridad y control para frenar los incendios intencionales en la Reserva Ecológica. También generar más espacios verdes en la ciudad. Otro de los mayores problemas que se deberá tratar es la deposición de residuos. El lugar donde se depositarán los residuos es clave desde el momento en que debemos bajar la contaminación ambiental, porque si no en pocos años la ciudad se convertirá en un basural. Solamente depende de un cambio de actitud y un mayor compromiso con nuestro hábitat.

Futuro político

– ¿Cómo será el futuro político en la Legislatura?

– Nosotros hemos hecho una excelente elección ganando a la fuerza nacional, y seremos 22 miembros en el interbloque PRO, siguiendo con los mismos presidentes de bloque y casi con seguridad De Estrada mantendrá la vicepresidencia primera.

– ¿Cuál será la función de los legisladores respecto de 2007?

– Asentaremos las bases para que en 2007 nos volvamos a presentar con un plan de gobierno para la ciudad, que necesita más gestión y mejor distribución de los ingresos. Es decir, un salto de calidad en la gestión.

– ¿Cuál es el futuro político de Mauricio Macri?

– La imagen política de Macri es muy buena, la aceptación en la gente es altísima y lo he comprobado en un viaje a Mendoza, donde lo apoyan mucho más que en la ciudad. Por lo tanto, es un dirigente de alcance nacional sin ningún tipo de dudas, aunque en esto de la política como ciencia y arte a la vez está en una etapa de crecimiento.

– ¿Cuál es su relación con el líder del PRO?

– Tengo una relación muy buena y si bien yo no formo parte de su gente más cercana, soy afiliado al partido y él me apoyó mucho. La verdad es que me siento muy cómodo con él porque es un hombre muy sereno, reflexivo, tiene muy buen carácter y un trato cordial con buenas intenciones. Macri tiene un proyecto de país, un plan de gobierno con una visión de la Argentina en los primeros lugares del mundo sin vencer a otros partidos, porque sobre todo está la Republica Argentina, mucho más democrática en unión y libertad.

– Pero los dirigentes políticos deberían dar el ejemplo…

– Por supuesto, la dirigencia tiene que comprender que hay un país y no es una cuestión de internas partidarias. Uno debe estar comprometido con la función publica y respetar a quienes lo eligieron, porque en definitiva somos representantes del pueblo soberano. No podemos ser enemigos por pensar diferente y ser rivales en una elección. Tampoco puede ser que los manifestantes, que tienen derecho a protestar, rompan los comercios de otros argentinos iguales que ellos. Al sentimiento de una Nación es a lo que apunta Mauricio.

– Entonces, Macri será Presidente de la Nación en 2007…

– No se puede asegurar algo así, porque depende de la voluntad del pueblo que acepte el plan de gobierno que proponemos, lo que es imposible de predecir.

Lost Password