Reivindicación del trabajo

El recinto del Senado fue el ámbito propicio para la entrega de una nueva edición de los Premios Parlamentario, con los que se reconoció la tarea de los legisladores bonaerenses más laboriosos.

El lugar donde todas las semanas se discuten proyectos y se sancionan leyes fue el sitio ideal para realizar la undécima entrega de los Premios Parlamentario para los diputados y senadores que más se destacaron por su trabajo a lo largo de 2005, según el voto de los propios legisladores, asesores y periodistas especializados.

La ceremonia se realizó en el recinto del Senado de la provincia de Buenos Aires, presidida por la vicegobernadora y presidenta de ese Cuerpo, Graciela Giannettasio. Como hecho inédito, se entregaron los máximos galardones a dos legisladores de la octava sección electoral y hoy vicepresidentes de sus respectivas cámaras, el diputado Carlos Bonicatto y el senador Juan José Amondarain, quienes fueron escoltados respectivamente por los justicialistas Osvaldo Mércuri y Nora Estrada.

Los mayores aplausos fueron para dos dirigentes que se encuentran entre las filas del Frente para la Victoria. Amondarain logra obtener el primer premio por segundo año consecutivo, ya que también fue el ganador de la réplica del Congreso Nacional en la pasada edición. Bonicatto, por su parte, aunque en varias ocasiones estuvo seleccionado entre los mejores, es la primera vez que se alza con el premio mayor.

La entrega de los premios se desarrolló en un recinto colmado por legisladores, autoridades y público en general, en un acto que no estuvo exento de tensiones a la hora de los discursos entre aquellos que se encuentran en las filas de la oposición y quienes representan al oficialismo provincial y nacional.

Sin duda, el hecho de que Giannettasio haya compartido el acto con los seleccionados fue el gesto político más significativo, pues saludó a todos los que fueron reconocidos por su labor a lo largo del año pasado. La vicegobernadora comparte el criterio que impulsó a Parlamentario a distinguir a los legisladores más laboriosos, pues si bien la gran mayoría cumple con sus compromisos ante la sociedad, algunos son merecedores de un reconocimiento especial, lo que refleja la ya tradicional encuesta que realiza anualmente este semanario.

Los discursos de los premiados tuvieron como denominador común la necesidad de defender la calidad institucional en general, y del Poder Legislativo en particular.

Una idea que creció

Como es tradicional, los directores del Semanario Parlamentario, Oscar Benini y José Di Mauro, dirigieron unas palabras en la apertura del acto. Di Mauro optó por reseñar la manera como fue creciendo la idea de premiar a los legisladores más laboriosos, allá por 1992, y cómo la entrega de premios a los diputados y senadores bonaerenses comenzó a ser parte en principio de la fiesta en el Congreso de la Nación, para convertirse al segundo año en un evento propio, realizado en la propia Legislatura provincial.

“Este año -puntualizó Di Mauro-, es otro el ámbito donde celebramos esto que hemos dado en llamar ‘una fiesta de la democracia’, es la Honorable Cámara de Senadores y estamos muy agradecidos por la deferencia y atención de las autoridades del mismo, por abrir el recinto a este evento”.

Por último, Di Mauro destacó que el Premio Parlamentario “meritúa la dignidad de esta vocación tan castigada por muchos sectores como es la política. Criticada, vale decirlo, muchas veces con razón, pero también tantas otras veces en forma interesada e intencionada”, y luego les pidió a los galardonados que sean dignos de esa distinción.

Oscar Benini, el otro director del semanario, recordó que desde hace varios años Parlamentario viene apostando por una mejor calidad institucional. “Y en ese sentido, creemos que los Premios Parlamentario son un aporte, ya que no sólo resaltan la labor legislativa de los diputados y senadores, sino que configuran una eslabón más para acercar a los políticos, en este caso los legisladores, con la sociedad”, destacó.

Añadió que “la sociedad reclama que los legisladores ejerzan su verdadero rol y no se dejen absorber por internismos improductivos y menos aún estar supeditados a las influencias de otros poderes”, en tanto reclamó “fortalecer el sistema republicano de gobierno, hoy lamentablemente tergiversado en las políticas institucionales que se implementan. El Parlamento debe cumplir la función que la Carta Magna le adjudica”.

Para finalizar, Benini remarcó que Semanario Parlamentario alienta constantemente la independencia de poderes, como así también la interrelación entre los diversos sectores sociales, económicos y culturales con este cuerpo legislativo, “porque creemos firmemente que la información es un derecho inalienable de toda la sociedad”.

Los elegidos

Por primera vez en la historia de los Premios Parlamentario los principales reconocimientos son para dos legisladores de una misma ciudad. Dos dirigentes que, aun con características diferentes, los caminos de la política juntó en un proyecto político que llevó a Julio Alak a ocupar por primera vez la intendencia de la ciudad de La Plata. Bonicatto, con un marcado perfil técnico, y el senador Amondarain, que en los últimos tiempos supo cabalgar en las principales disputas políticas que se sucedieron en la Cámara alta. Ambos resultaron justos merecedores de este reconocimiento, que constituye una valiosa contribución para su prestigio.

El segundo lugar entre los senadores en esta edición de los Premios Parlamentario correspondió a la justicialista con mandato cumplido Nora Estrada. La legisladora marplatense reivindicó a la política “como única herramienta transformadora de la sociedad, desde cualquier espacio de militancia que nos toque, y desde allí luchar todos juntos para poder construir un proyecto colectivo que nos abarque, donde la igualdad de trato y oportunidades no sea una utopía difícil de alcanzar, donde la equidad, justicia y una sociedad igualitaria sea el sueño y el mejor legado para nuestros hijos y nietos”.

En la Cámara baja, idéntica distinción correspondió a quien fuera su presidente durante 2005, Osvaldo Mércuri, quien comenzó su quinto mandato como diputado. “No me canso de repetir, vaya donde vaya, que me siento honrado de pertenecer a esta Legislatura porque trabaja permanentemente en beneficio del pueblo de la provincia de Buenos Aires”, dijo el hombre oriundo de Lomas de Zamora.

También expresó su agradecimiento a Parlamentario, y subrayó que “no en cualquier lugar del mundo se premia la labor del hombre político. La tarea de la política es la tarea humana, que tiene que ver con las personas, con las sociedades, con las contingencias, con las crisis y con la apertura democrática, plural; pero también de unidad en el trabajo permanente por el bien común. En eso trabajamos los legisladores”.

“Tenemos que cumplir con los sueños pero también tenemos que cumplir con las realidades que nos pide nuestro pueblo”, enfatizó Mércuri.

El tercer lugar en la Cámara alta correspondió a quien en reiteradas ocasiones fuera también ganadora, la senadora radical Graciela De Leo. La legisladora de Tres Arroyos destacó la labor del Senado en el pasado año y manifestó que “da lugar a cierto orgullo porque ha trabajado con permanencia en los diversos temas”.

Además, remarcó que “cuando llegamos a estos lugares, llegamos con varios sueños colectivos que todos los que trabajamos en política suscribimos, pero también con aquellos que tienen que ver con la cotidianidad. Tenemos algunos logros y otros que todavía nos quedan por hacer. Particularmente creo que todavía queda mucho por hacer en la construcción democrática; democracia, república y pluralismo, valores para construir una sociedad mucho más inclusiva”.

Quien cuatro años consecutivos logró el primer lugar en la premiación, el diputado radical Gustavo Ferrari, también recibió una distinción en esta oportunidad. Ferrari sostuvo que “quienes representan a la ciudadanía no necesitan de premios para trabajar”, pero de todas manera consideró que “es lindo, ayuda, y es bueno el reconocimiento”. Además, no dejó pasar la oportunidad para expresar que “se puede seguir avanzando en la calidad institucional, que en definitiva va a servir para consolidar este sistema democrático que tanto nos costó conseguir, y que, a veces, tanto nos cuesta percibir, o por lo menos a buena parte de la sociedad, lo importante que es”.

Fue distinguida también con el Premio Parlamentario, alguien que nunca le esquivó a los debates públicos y sostener posiciones polémicas, y jugó siempre -a través de iniciativas legislativas- su posición. Se trata de la senadora provincial del PJ Mónica Litza, quien tuvo palabras de agradecimiento para sus pares, empleados y periodistas. Dijo que hacía suyas las expresiones vertidas con anterioridad, y realizó un especial agradecimiento por su “presencia permanente” a los cronistas de Parlamentario y de lo importante que “para la sociedad” resulta esa presencia.

Como no podía ser de otra manera, el diputado provincial de la UCR Luis Bruni también tuvo su reconocimiento por su labor el pasado año en la Cámara baja, al igual que en la anterior edición de los Premios Parlamentario. Más allá de los agradecimientos, el legislador se sinceró al reconocer lo que definió como una sensación extraña: “hoy se nos distingue por nuestra labor, pero por otro lado percibo, como la sociedad en general, la baja productividad que tienen los cuerpos colegiados, y creo que esto es una asignatura pendiente sobre la cual todos tenemos que poner el esfuerzo, para lograr que los ámbitos legislativos se jerarquicen”. Asimismo, reclamó una “agenda propia para la Legislatura, independiente del Poder Ejecutivo”.

A su turno, el senador justicialista Eduardo Amalvy, un dirigente comprometido con la búsqueda de soluciones sustentables a las problemáticas que padecen los habitantes de las barriadas del Gran Buenos Aires, dijo que el premio que recibió lo obliga “a redoblar esfuerzos, a trabajar mucho más en aquello para lo cual hemos sido elegidos, para lo cual el pueblo nos ha dado su confianza”, y deseó “mucha suerte” a sus colegas para este año, porque la vamos a necesitar y mucho”.

Por segunda vez consecutiva se le otorgó el Premio Parlamentario a la diputada Mirta Cure, que integra el bloque del Frente para la Victoria, quien reconoció la importancia de la distinción y sostuvo “que nada se hace solo”. También agradeció a “la gente de Junín que trabaja allá y a la gente de La Plata, que trabaja acá”., y además tuvo palabras afectuosas para “los amigos que llevo en el corazón”, algunos de los cuales estaban presente.

También recibió su diploma el senador radical Andrés Antedoménico, actual presidente de la Comisión de Asuntos Municipales, quien sostuvo que para “un militante de un pueblo pequeño -San Antonio de Areco- y gracias a mi partido, es un profundo orgullo” haber sido premiado. Luego se atrevió a mencionar una asignatura pendiente, al señalar que “esto renueva el compromiso, y por lo tanto esperamos que este año podamos avanzar en las reformas políticas que se reclaman y de las que tanto se ha hablado”.

En tanto, el titular de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Nicolás Dalesio, un legislador que siempre se mostró interesado por mejorar, cambiar e imprimir una dinámica distinta a su labor, afirmó que siempre trata de “honrar el lugar donde el pueblo me colocó. Soy un laburante, es lo que hago todos los días, también lo hace mi equipo y a ellos se los dedico”, aseveró el legislador de Trenque Lauquen.

También fue distinguida por su labor la diputada oriunda de Olavarría Alicia Tabarés, quien agradeció a sus colegas, periodistas y empleados que “nos han votado, ya que este hecho refuerza, lo que siempre decimos nosotros en el ámbito político, que estos premios de alguna manera legalizan esta lucha por las convicciones y no por los intereses personales”. A continuación recordó a Juan Pablo II, quien decía que “la política es la más noble de las profesiones, si nos dedicamos a servir a los demás”.

A su turno, la diputada justicialista Graciela Rego expresó su agradecimiento a sus colegas, y lo hizo extensivo “a los trabajadores del Semanario Parlamentario, que semana a semana, y desde hace ya muchos años contribuyen a hacer público temas de gran interés para la población y, por sobre todas las cosas, reflejan y controlan el trabajo nuestro, que fuimos elegidos por el pueblo de la Provincia para representarlos en la Legislatura.

Además, mencionó también a sus colaboradores directos, y señaló que sin ellos no hubiera recibido este reconocimiento.

Digno es de destacar una vez más la presencia hasta el final del acto -conducido por el locutor del Senado Lucio Pazos- de la titular del Senado, Graciela Giannettasio. Un acto que concluyó, como es costumbre, con la fotografía de rigor de todos los premiados, quienes lucieron la sonrisa propia de quienes sienten la satisfacción del deber cumplido.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password