La elección de Graciela Camaño agudizó la interna kirchnerista en Diputados

La última jugada del Frente para la Victoria, que concedió la vicepresidencia tercera de la Cámara de Diputados a los ex duhaldistas del Peronismo Federal, generó "cierta molestia" en el bloque kirchnerista y agudizó la interna oficialista en la Cámara baja.

El acuerdo entre la bancada que lidera Agustín Rossi y la que controla José María Díaz Bancalari, que permitió designara a Graciela Camaño como vicepresidenta tercera, "causó molestia" -según confió una fuente del bloque kirchnerista- entre muchos legisladores, porque se enteraron de la decisión "cuando estaban sentados en el recinto". Esa disconformidad se palpó a la hora de la votación, porque la candidatura de Graciela Camaño -esposa del sindicalista Luis Barrionuevo- recibió 114 votos favorables, 41 en contra y 48 abstenciones.

Habitualmente las autoridades de la Cámara baja se deciden por unanimidad y con acuerdo de todos los bloques, por lo que esa votación mostró en forma palmaria el descontento que provocó entre oficialistas y opositores la designación de Camaño. Tras la votación, el oficialismo se quedó con tres de los cuatro lugares de la conducción de la Cámara de Diputados: el presidente es Alberto Balestrini, la vice primera es Patricia Vaca Narvaja y el vice segundo es Fortunato Cambarieri.

Pero esa decisión no fue acompañada por los kirchneristas Isabel Artola y Rafael Bielsa, quienes se abstuvieron, ni por los transversales Ricardo Colombi (Frente de Todos de Corrientes), Norma Morandini (Partido Nuevo de Córdoba) y Cristian Oliva (Frente Cívico de Santiago del Estero).

Más allá de esa situación coyuntural, en el bloque oficialista sobrevuela una interna entre un sector de kirchneristas bonaerenses de "paladar negro" y el jefe de la bancada, el santafesino Agustín Rossi.

En el medio hay un grupo de unos 35 diputados peronistas provinciales que sostienen a Rossi y evitan todo tipo de confrontación.

Entre los kirchneristas que se resisten a la conducción de Rossi -elegido directamente por Kirchner- se encuentran Carlos Kunkel, Dante Dovena y Carlos "Cuto" Moreno, quienes "no confían en la capacidad" del santafesino, explicó la fuente consultada. Sin embargo, Kirchner lo "premió" con la conducción de la bancada porque aceptó competir en el complejo escenario electoral de Santa Fe, donde el kirchnerismo no quiso quedar atado a la estructura de Carlos Reutemann, pero igualmente cayó ante el socialista Hermes Binner.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password